BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Objetivo: que me despidan

No me importa que me llames vago o irresponsable: quiero que me echen de mi trabajo (recepcionista de noche en un hotel de 5 estrellas) y vivir del dinero del paro.

Necesito estar en el paro para poder pasar el día escribiendo, mejorando mi escritura… si lo que quiero es ser escritor ¿Qué hago trabajando de recepcionista?… no quiero que me pase como al resto de la gente: se olvidan de sus sueños y, desde que tienen ocasión, se meten a trabajar en una oficina que odian ¿Qué hubiera pasado si Paul Mccartney, cuando no era nadie, no hubiera dejado aquel aburrido trabajo de vendedor de electrodomésticos para irse de gira con John Lennon y George Harrison?… quizá nunca consiga ver cumplido mi sueño: pero soy inmensamente feliz intentándolo, como Charlie Parker en aquel relato de Cortazar.

En la recepción del hotel, hago todo lo que puedo para que me echen: llego tarde, con el uniforme arrugadísimo y con barba, oliendo mal, sin bañarme… robo, descaradamente, material de oficina (folios y recambios de tinta para mi impresora, por Dios, que caros son los recambios de Hp) me como el jamón de bellota

y demás comida gourmet que guardan en el frigorífico especial para los servicios de habitaciones, trato a los clientes sin educación: a uno que me llama, de madrugada, quejándose porque tiene la suite llena de mosquitos le digo:

-Aguante, joder ¿Qué es usted? ¿Un hombre o una niña?

Pero no me echan, mi jefa me lo explica:

-Es muy difícil encontrar a alguien que quiera trabajar en la noche y que sea responsable.

¿Responsable?…grgrgr…. desesperado, dejo de hacer mi trabajo (las auditorias y las contabilidades) me entretengo chateando por Internet hasta que, sobre la una de la mañana, el hotel queda desierto, entonces, me acuesto sobre los cómodos sillones de la recepción: duermo profundamente mientras las cámaras de seguridad me graban… pero ni siquiera así me echan.

Estoy asustado (y maldito), el tiempo pasa. He firmado, con el hotel, un contrato de 6 meses, con 2 de prueba: ya llevo trabajando 1 mes y 17 días… si no consigo que me echen pronto, voy a tener que quedarme trabajando allí. Odio trabajar: sólo los imbéciles trabajan o hacen cosas que no les gustan… no, no me hables de responsabilidad: la responsabilidad es una excusa para los cobardes y los débiles. Si te has cargado de responsabilidades que no te gustan no es porque hayas madurado, sino porque eres un imbécil que se ha dejado influir por su entorno: por su madre, por su padre, por su novia, por la sociedad de consumo, por tus amigos… todavía estás a tiempo para escapar: Bukowski, cuando tenía 50 años, dejó su trabajo de cartero para ponerse a escribir. Murió escritor y millonario (aunque sigue viviendo por las librerías y por las botellas de vino).

Recurro un truco que nunca falla: le digo a mi jefa que quiero ser escritor (me mira como quien mira a un gilipollas soñador) y le doy la dirección de mi página web: www.micabeza.com… la gente de bien, cuando entra en esa página, se asusta: es mi diario cuasi pornográfico, irreverente de cuando trabajé, durante casi tres años, en una discoteca turística. Un diario (influenciado por Henry Miller y la prosa satánica de Baudelaire) que estoy escribiendo, con la esperanza de poder auto editarlo… tengo que conseguir que me echen, no puedo fallar esta vez: ¡TENGO QUE ESCRIBIR! ¡QUIERO SER ESCRITOR DE ÉXITO! …entro en el despacho del director del hotel, me bajo los pantalones, me saco unas fotos en calzoncillos, y sin calzoncillos, sobre su elegante mesa… mañana, desde que llegue a casa, cuelgo las fotos en mi página web:

¡¡¡Soy Spiderman!!!

Sí. Al día siguiente, me llaman a casa por la mañana. Estoy despedido.

Los comentarios están cerrados.