Europa inquieta Europa inquieta

Bienvenidos a lo que Kurt Tucholsky llamaba el manicomio multicolor.

Entradas etiquetadas como ‘ultraderecha’

Le Pen logra formar grupo propio en la Eurocámara: más dinero, influencia y visibilidad para los eurófobos

Un año después de las elecciones al Parlamento Europeo, la ultraderecha continental, liderada por la francesa Marine Le Pen, anuncia que ha logrado formar grupo parlamentario propio. Una mala noticia para los europeos. Por cinco razones.

La primera es que un grupo parlamentario propio en el PE (son necesarios eurodiputados de 7 países, por eso se ha dilatado tanto en el tiempo) da derecho, según emana de la legislación comunitaria, a recibir cerca de 3 millones de euros al año de financiación para llevar a cabo actividades de comunicación y contratación de personal, entre otras.

Los líderes de los partidos que forman el nuevo grupo en el PE (Imagen: Euronews)

Los líderes de los partidos que forman el nuevo grupo en el PE (Foto: Euronews)

Segundo, porque con este dinero y la visibilidad que da un grupo propio en Bruselas y Estrasburgo, la relevancia mediática de las ocurrencias del Frente Nacional (y los otros partidos de otros seis países de la UE que componen la formación, orwellianamente autodenominados Europa de las Naciones y las Libertades) se multiplicará exponencialmente.

Tercero, porque como varios estudios académicos han demostrado en el pasado (hace ya tiempo os hablé de uno), cuando los eurófobos logran hacen piña nunca es para bien del conjunto de la Unión, sino para torpedear el normal funcionamiento de la Eurocámara y entorpecer el debate político, normalmente muy fructífero. Suelen ser, y no motivos para pensar que no vaya a ser así esta vez, poco resolutivos y descaradamente propagandistas.

Cuarto, porque los periodistas y yo me pongo el primero abusaremos sin querer de nuestros prejuicios, otorgaremos más espacio a las salidas de tono y las propuestas ultras (son mediáticamente más jugosas de colocar) con lo que estaremos indirectamente potenciando su presencia en el día a día.

Y quinto, porque como han alertado ya ONG que luchan contra el racismo y la xenofobia, como European Network Against Racism, esta nueva coalición parlamentaria puede con su altavoz extender la intolerancia hasta el punto de generar un estado de ánimo contrario a las políticas que tratan de frenar las desigualdades.

PD: Uno de los grandes peligros, a mi modo de ver, de los partidos eurófobos europeos es la facilidad que tienen para retorcer el lenguaje. Ayer mismo, el líder holandés Geert Wilders celebró el pacto, en el que su partido también estará, diciendo que “la liberación había comenzado”. Es esa retórica, que no respeta el pasado y emborrona el presente, la que veremos mucho en los años que restan de legislatura.

Las caras de la ultraderecha en la Unión Europea (II): de Timo Soini a Gábor Vona

Post reincidente dedicado a los líderes de la ultraderecha europea. En el primero incluí a los dirigentes con más presencia mediática, de partidos más influyentes y de países que son pesos pesados dentro de la UE. Ahora traigo a rostros más desconocidos, sobre todo en España, pero tan decisivos o más en sus respectivos países que los anteriores. Este segundo grupo presenta características menos homogéneas, aunque la cercanía generacional, la amplia presencia parlamentaria y el elevado carisma están también presentes.

TIMO SOINI (Verdaderos finlandeses, Finlandia)

Timo Soini

Su especialidad es introducir palos en las ruedas para tratar de impedir los rescates financieros de países socios con problemas. Desde que su partido, los Verdaderos finlandeses, entrara en 2011 como tercera fuerza en el Parlamento, Timo Soini se ha convertido en un defensor a ultranza de la austeridad y un crítico inclemente de los países del ‘cinturón del ajo’, entre los que se encuentra España. Soini (Rauna, 1962), militar con rango de cabo, con estudios de ciencias sociales y larga trayectoria política en su país, combina un estilo desenfadado con un verbo radical y abiertamente xenófobo. Es católico y durante dos años perteneció a la corte de euroescépticos que habitó (y habita aún) el Europarlamento. Durante años militó en el Partido Rural Finlandés. Cuando este se disolvió Soini y un grupo de fieles fundaron los Verdaderos finlandeses sobre la base de un nacionalismo excluyente e insolidario.

CORNELIU VADIM TUDOR (Gran Rumanía, Rumanía)

Corneliu Tudor

De todos los reseñados, Tudor es el líder ultraderechista de mayor edad (nació en 1949 en Bucarest). Hasta este pasado julio fue el jefe indiscutible de un partido profundamente tradicional y filonazi asentado en Rumanía desde hace varias décadas. Tudor, que ejerció de poetrastro cantando las gestas desmesuradas y ridículas de Ceaucescu, ha devenido en un xenófobo y un antisemita en la más pura tradición del fascismo de entreguerras. De familia trabajadora, sociólogo de carrera, este defensor de la causa rumana más allá de sus fronteras tiene en un mismo altar a dios y a la patria. Fue comunista antes que neofascista (en su caso los extremos sí se tocan) y senador en su país. Es, además, miembro de la Eurocámara, como otros muchos dirigentes de extrema derecha del continente.

KRISTIAN THULESEN DAHL (Partido del Pueblo Danés, Dinamarca)

dahl

Dahl comparte la misma obsesión que otros muchos dirigentes afines de extrema derecha del norte de Europa: la religión musulmana y sus practicantes. Nacido en Brædstrup en 1966, Dahl es un licenciado en Derecho, con varios másters, y fue cofundador del partido del que es presidente desde 2012. Aunque el Partido del Pueblo Danés ha sufrido una leve pérdida de apoyo, sigue siendo la tercera fuerza política en el país. Su caballo de batalla es el muticulturalismo y sus pilares la monarquía, la Iglesia y la familia. El discurso de Dahl es proteccionista respecto a la herencia cultural danesa y, pese a que presenta modos menos rudos que el otros dirigentes de su cuerda, también hace apología del aislacionismo respecto a la Unión Europea.

GÁBOR VONA (Movimiento por una Hungría mejor, Hungría)

gabor vona

Jobbik, como se conoce al Movimiento por una Hungría mejor, es la tercera fuerza política del país. Fundado hace una década, su auge tiene menos que ver con la crisis económica que con razones puramente racistas. El líder y principal ideológo del partido es Gávor Vona (Gyöngyös, 1978), un político joven, académicamente preparado –es licenciado en Historia y Psicología y fue profesor durante un periodo breve de tiempo– y con una imagen moderna a la que acompaña una actitud netamente provocadora. En 2010, durante la sesión inaugural del Parlamento, Vona vistió una camiseta de la Guardia Húngara, una fuerza paramilitar de corte fascista, como explica el blog Crónicas húngaras, prohibida tanto por el Gobierno del país como por Estrasburgo. En las entrevistas, como en esta para un medio ruso, Vona saca a relucir su ideario antiimperialista y anticapitalista. Jobbik, más que otros partidos hermanos en el continente, no oculta su antisemitismo (acusan a los judíos de estar detrás de la especulación inmobiliaria en el país) ni su profundo odio hacia los gitanos.

Las caras de la ultraderecha en la Unión Europea (I): De Marine Le Pen a Nick Griffin

Todos, o casi todos, son hombres. Todos, o casi todos, tienen formación universitaria. Todos, o casi todos, pertenecen a la misma generación (en sentido ortegiano, al menos).  Los rostros de la extrema derecha europea, ese mal sueño recurrente, comparten una serie de características personales que, unidas a las semejanzas ideológicas –ultranacionalismo, xenofobia, antieuropeísmo– conforman un estereotipo muy reconocible.

Las diferencias entre ellos, que también existen, se resumen en cómo instrumentalizan el populismo, a quiénes convierten en chivos expiatorios (a veces son gitanos, otras musulmanes y algunas más judíos) y cuál es su posición en el espectro del pensamiento económico (estatistas, anticapitalistas o neoliberales).

He partido la baraja en dos. Para hoy he reunido a cinco líderes de ultraderecha de países cercanos o de peso reconocible dentro de la UE. No he buceado en una bibliografía extensa y ofrezco información fácilmente accesible en español o inglés. Se trata de una labor de recopilación y acumulación –gracias, Google, por ofrecerme un simulacro de sabiduría– que permite ver en perspectiva qué conexiones biográficas existen entre ellos.

El próxima día, en un post continuación de este, traeré a otros cinco líderes de partidos ultras, con representación parlamentaria (por eso no he incluido a ninguno de España o Portugal, países que no son obviamente ajenos a estos movimientos), de estados del Este y del Norte de Europa.

NIKOLAOS MIJALOLIAKOS (Amanecer dorado, Grecia)

nikolaos3

Actualmente en prisión, como el resto de la cúpula, el líder del partido neonazi Amanecer Dorado –una formación extremista a la vieja usanza, con escuadrones de matones callejeros y que realiza una interesada labor social de base en los barrios pobres para captar miembros– es un viejo conocido de la política griega. Nació en Atenas en 1957. Se involucró en la órbita derechista siendo poco más que un adolescente. Se radicalizó tras la invasión turca de Chipre y llegó a pasar varias temporadas en prisión, así como en el Ejército. Tras un par de tentativas previas, ingresó en Amanecer dorado en la década de 1980 y ahora, cuando el partido ha llegado al Parlamento griego, es su máximo líder. A Mijaloliakos, agresivo estética y físicamente, le gusta escribir poesía y también libros de ensayo con títulos que dejan tan poco a la imaginación como Una Gran Grecia en una Europa libre.

MARINE LE PEN (Frente Nacional, Francia)

lepen

Marine Le Pen es hija y sucesora de su padre, Jean-Marie Le Pen, al frente del partido que ha monopolizado la extrema derecha en Francia desde los años 80 del siglo pasado. Nacida en Neuilly-sur-Seine en 1968, Le Pen es de formación abogada y tiene un perfil menos abrupto que el de su progenitor. Le Pen junior accedió a la presidencia del Frente Nacional en 2011. Su discurso, igual de nacionalista antielitista y racista que el de Jean-Marie, se sustenta en una puesta en escena más moderna, aunque los viejos temas –regreso al franco, proteccionismo, antiamericanismo– están siempre presentes. Es eurodiputada desde 2009 y en los últimos tiempos ha estrechado lazos con políticos ultras de países vecinos, como el holandés Geert Wilders. Sus bazas pasan por que Francia salga del espacio Schengen y de la OTAN, organizar referéndums para casi todo, una salida agrupada del Euro, luchar contra la islamización, cortar lazos con el FMI y una “ciudadanía por puntos” (con la que los inmigrantes no saldrían muy bien parados).

NICK GRIFFIN (BNP, Reino Unido)

Nick_Griffin1

Tiene un perfil en Twitter y una doble licenciatura –Historia y Derecho– por Cambridge. Nick Griffin nació en Londres en 1959. Como Mijaloliakos, pasó por prisión, en su caso por incitación al odio racial por publicar material negacionista. Eso ocurrió en 1998, y desde entonces ha moderado sus opiniones, aunque su pasado como editor de revistas de extrema derecha y su presente como eurófobo furibundo no son cartas de presentación muy amables. Como Marine Le Pen, Griffin es eurodiputado desde las elecciones de 2009. Como a otros líderes de extrema derecha, a este atildado británico se le atribuyen dotes cameleónicasasí hablaba de él la BBC hace 12 años– y un afinado olfato para renovar los anquilosados modos de su partido.

GEERT WILDERS (PVV, Holanda)

wilders

No posee un carisma tan apabullante como el que atesoraba el ambiguo Pim Fortuyn, pero su pelo rubio ondulado, su sonrisa permanente y su estilo desenfadado a lo amo del universo le bastan para recaudar votos entre los descontentos del multiculturalismo holandés. Su imagen está entre las más acabadas del neopopulismo europeo: un tipo con una retórica política primaria, liberal en lo económico y que se envuelve a conveniencia en la bandera de la libertad de expresión. Nació en 1963. Transitó por varios partidos de la extrema derecha hasta que en 2004 fundó, por desavenencias con su antiguo partido, el PVV, una formación que hoy cuenta con 15 representantes en el Parlamento. Su discurso antieuropeo y sus soflamas islamófobas (convenientemente lanzadas desde su cuenta de Twitter) han calado hondo. Las encuestas vaticinan que su partido duplicará la presencia en la Cámara.

HEINZ CHRISTIAN STRACHE (FPO, Austria)

strache1

Se le conoce entre sus seguidores austríacos como “la esperanza azul” (por su color de ojos y el color corporativo de su partido). Strache, nacido en 1969 y odontólogo de profesión, es un político que, como Wilders o Le Pen, usan un disfraz de masas para lanzar mensajes profundamente xenófobos y antiislamistas. Su ascenso en Austria se ha visto en los últimos años favorecido por el vacío creado tras la muerte en 2008 de Jorg Heider, durante años el perfil más desafiante de la extrema derecha en Europa. Desde ese mismo año, Strache es el líder del FPO en el Parlamento del país, donde es la tercera fuerza política, y su presidente en Viena, donde el Partido de la Libertad de Austria es la segunda formación con mayor número de representantes.