BLOGS
Europa inquieta Europa inquieta

Bienvenidos a lo que Kurt Tucholsky llamaba el manicomio multicolor.

Estrasburgo: una de sangría y otra de troika

Esta semana que acaba el pleno del Parlamento Europeo, celebrado en Estrasburgo, ha mostrado sus dos caras: la del viejo hemiciclo que legislaba sobre la curvatura de los pepinos (metáfora de su propia irrelevancia política como órgano) y la de la renovada y poderosa cámara que observa con celo el desempeño del resto de las instituciones de la UE. Una de arena y otra de cal: o lo que es lo mismo, una de sangría y otra de troika.

Vamos con lo banal primero, como aperitivo de lo realmente suculento. Al parecer, por abrumadora mayoría de eurodiputados (609 votos contra 72) el miércoles pasado se acordó el uso exclusivo del término ‘sangría’ para las bebidas de este tipo que se produzcan en España y Portugal. Si otro estado miembro quiere hacer su propia sangría, tendrá libertad, pero no podrá llamarla ‘sangría’, sino “bebida aromatizada a base de vino”. Y esto, tras meses y meses de negociaciones.

Manifestación en contra la de troika en Portugal (EFE)

Manifestación en contra la de troika en Portugal (EFE)

Frente a esta resolución más o menos anecdótica (en el periódico nos reímos bastante cuando conocimos la noticia), el Parlamento Europeo se ha encarado también esta semana con los ‘hombres de negro’, con la troika (Comisión, BCE y FMI), para leerles la cartilla en relación a la su propia naturaleza como figuras autónomas a los tratados y, sobre todo, en relación a las consecuencias de las medidas económicas impuestas en aquellos estados miembros donde intervinieron.

Para ser del todo sinceros, el examen se realizó solo a las dos patas del trípode: estuvieron el comisario Olli Rehn y el expresidente del BCE Trichet, pero no se sentó en el hemiciclo ningún representante del FMI, el otro apoyo de la terna. Aún así, la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del PE se despachó a gusto con un informe muy crítico sobre la actuación de la troika en Irlanda, Chipre, Portugal y Grecia.

Aquí podéis leerlo (en inglés), pero os resumo las acusaciones más importantes que contiene: por un lado, los europarlamentarios se quejan de la falta de transparencia en las negociaciones de los llamados Memorando de Entendimiento; deploran, asimismo, el optimismo desmesurado atribuido por la troika al afecto positivo de sus propias políticas; además, los parlamentarios consideran que apenas se prestó atención para aliviar el impacto negativo de los programas de ajuste en estos países…. Hay más, pero quizá la acusación más contundente es que, según dicho informe, no hay base legal dentro de los tratados europeos para la permanencia de la troika.

Ante el ataque del PE a los miembros de la troika, la Comisión Europea se parapetó en los buenos resultados de los programas implementados y en negar cualquier ejercicio de autocrítica sobre estos años pasados. Según Rehn, los rescates “impidieron la quiebra desordenada de esos países y evitaron daños mucho más graves”. Algo menos triunfalista, pero igual de inamovible en sus respuestas resultó Trichet, quien aseguró en su comparecencia que se logró evitar una crisis “peor” que la Gran Depresión de 1929, aunque reconoció que la respuesta dada quedó “lejos de lo óptimo” por las prisas de la situación.

Debates y comparecencias como estas, aunque puedan parecer del todo inanes, eran hace no demasiados años algo impensable. La UE va, por este camino, hacia un verdadero y fructífero checks and balance. Las tensiones entre aquellos tres discursos de los que llevo varios días hablando (no por ser pesado, sino porque es realmente una clave de bóveda de todo esto), el de los ciudadanos, los despachos y los estados, se dirime en situaciones como las de esta semana en Estrasburgo.

 

2 comentarios

  1. “El Gobierno aprobará este viernes (tal como publicaron este lunes Cinco Días y Voz Pópuli) un aval que garantizará a las entidades financieras españolas el cobro de los llamados activos fiscales diferidos (DTA, por sus siglas en inglés). Se trata de otro rescate -otro más- del Estado a la banca; en este caso por un importe de 30.000 millones de euros, que solo el tiempo dirá si ha de pagar el contribuyente o no.

    Activos fiscales diferidos en las principales entidades financieras

    ¿Qué son los DTA? Tal como explica el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) en su último informe de revisión al sistema financiero español, se trata de un tipo de activo “de baja calidad” que los bancos tienen apuntado en su balance después de haber sufrido pérdidas. Es lisa y básicamente una herramienta legal que les ha permitido reducir la carga impositiva de cara al futuro, pero para ello tienen que conseguir beneficios en ese horizonte. En total, las entidades financieras españolas acumulan más de 70.000 millones de DTA en sus balances, para lo que necesitarían entre 100.000 y 130.000 millones de beneficios en los próximos años (no parece fácil).

    El problema es que la antigua regulación de solvencia bancaria (conocida como Basilea II), permitía que estos DTA se contabilizaran dentro del llamado capital regulatorio, es decir, aquel que es el mínimo exigible para que una entidad sea considerada viable. Pero esto se está acabando: La nueva e inminente regulación bancaria (Basilea III) no permitirá que estos activos fiscales diferidos se apunten como capital de primera calidad (aquel que es más líquido, el que primero absorbe las pérdidas) a no ser que podamos garantizar que efectivamente son activos líquidos y ejecutables cuando sea necesario. Es aquí donde entra en juego el rescate público.

    El Gobierno, después de una presión masiva por parte del lobby bancario, ha cedido y ha optado por garantizar el cobro de estos activos fiscales. El total garantizado ascenderá a 30.000 millones (yo me quedé corto, había publicado 25.000 millones hace unas semanas) y supondrá una recapitalización encubierta de unos 50.000 millones para las entidades financieras que, en teoría, estaban sanas. Y es que tal como muestra el informe del FMI, para bancos como Sabadell y Bankia los DTA suponen más del 60% de su capital principal (¡la solvencia de estas entidades dependía en su mayoría de la generación de derechos fiscales futuros e iniciertos!), y entre el 15% y el 30% para los otros tres grandes: Santander, Caixabank y BBVA.

    Es decir, que sin este rescate por medio de un aval explícito a los activos fiscales diferidos, la banca española estaría en su conjunto en una situación de práctica insolvencia. es fácil de entender por ello la presión que han ejercido las entidades sobre el Gobierno en los últimos tiempos”.

    Seguir a @nicolasmsarries
    23/11/2013

    https://blogs.20minutos.es/un-cuento-corriente/2013/11/26/rescate-en-toda-regla-a-los-bancos-en-teoria-sanos-los-dta-activos-fiscales-diferidos/

    18 Enero 2014 | 23:39

  2. Dice ser Pelus

    Un interesante tema que no he visto reflejado en ningún telediario televisivo. Por algo será. Que el PE le cante las 40 a la troika está muy bien. Que incluso deje caer que no tienen base legar para intervenir, mejor todavía. Pero en la práctica han logrado hacer lo que les ha dado la gana y han impuesto sus criterios y lo siguen haciendo. Ya que se ponen y para que les creamos del todo, por qué no obran en consecuencia y sancionan o encausan a esas instituciones por sus intervenciones? Claro, eso sería demasiado.

    20 Enero 2014 | 06:12

Los comentarios están cerrados.