Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Entradas etiquetadas como ‘porcella’

Discos infravalorados (I): “Porcella” de The Deadly Snakes

Existen discos malos, regulares, buenos y soberbios. Eso todo el mundo lo sabe. Lo lógico y justo debería ser que los malos (y quizá también los regulares) cayesen irremediablemente en el pozo del olvido y, al mismo tiempo, que los buenos y soberbios acaparasen toda la atención por parte de los medios y el público. Pero no todo obedece a la lógica ni a la justicia, y menos aún en este caprichoso universo de la música. Eso también lo sabe todo el mundo.

Hoy quiero arrancar esta nueva serie con un disco soberbio. Mayúsculo. Un álbum facturado por seis canadienses amantes del rock and roll. Y del folk, y del pop, y del blues. Una colección de canciones (13 en la versión cd, 20 en el vinilo) de entre las que no sobra ni una sola. Un discazo para disfrutar, degustar y compartir.

Publicado en 2005 bajo el paraguas del sello independiente Paper Bag Records, “Porcella” fue la demostración definitiva de madurez por parte de una banda que venía del garage (su anterior referencia, “Ode to Joy”, es una joya del género), pero que para este disco quiso marcarse una meta mucho más ambiciosa. Un álbum en el que cabe casi todo, y en el que todo fluye de manera asombrosamente armónica. Desde las enérgicas “Sissy Blues” y “The Banket” hasta la sublime “Gore Veil” (algo cercano a la perfecta canción pop), pasando por las igualmente redondas “High prices going down”, “So young and so cruel” o “Work”. Ante el oyente desfila una instrumentación de lo más pintoresca: cuerdas, trompetas, pianos de juguete y mellotrones se unen a las guitarras, las percusiones y las líneas de bajo en una auténtica delicia sonora que cautiva a la primera escucha, pero que no cansa con el paso del tiempo.

“Porcella” fue el álbum de despedida de una banda que, hablando sin paños calientes, se comió los mocos de manera absolutamente incomprensible, al menos teniendo en cuenta lo que podrían haber llegado a ser con un disco tan mágico en su haber. Me pregunto dónde estaban los medios -especializados y generalistas- para, más allá de tristes reseñas, rendirse a los pies de una banda tan arrebatadora y emocionante como The Deadly Snakes. ¿Hubieran seguido adelante si se les hubiera prestado la atención que sí se dio a otros grupos infinitamente más mediocres? Y yo mismo me respondo: ni lo sé, ni me importa. Qué más da, de hecho. Me basta con pensar que como grupo vivieron lo suficiente como para parir una obra maestra de la talla de “Porcella”.