Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Entradas etiquetadas como ‘eric fuentes’

Con la ETA no se juega

Los que me leéis desde hace tiempo sabéis de mi debilidad por las melodías. A veces hasta me han llovido collejas por defender las de algunos.

Las melodías son la razón por la que siento predilección por casi todo lo que hace Eric Fuentes, alma máter de los desaparecidos The Unfinished Sympathy. Tras la separación de la banda, Eric se embarcó en un proyecto en solitario cuyo resultado acaba de ver la luz en forma de un disco editado por Subterfuge, Eric Fuentes y el Mal, que ya se puede escuchar en Spotify.

Hace un par de días colgué en el Facebook de este blog el primer videoclip del  disco, correspondiente al tema que abre el álbum, Growl. Un pildorazo de punk furioso de apenas dos minutos para el que el hermano de Eric, el realizador Pol Fuentes, ha facturado un trabajo curioso: una parodia de la anacrónica escenografía terrorista rodada con medios escasos pero con una dosis de humor e ingenio.

La sorpresa me la he llevado después, cuando he leído que varias televisiones (tres de ámbito nacional y una catalana) han negado a Subterfuge la emisión del vídeo. Incluso les han “recomendado” retirarlo de Internet.

¿Nos hemos vuelto definitivamente idiotas en este país? ¿Alguien ve en el vídeo algo más que una coña sin ningún tipo de trascendencia? ¿Forma parte toda esta historia de una maniobra de la discográfica para obtener mayor repercusión?

Eric Fuentes

En días como hoy, en los que medios y blogs no hacen más que hablar de ese parque temático llamado Rock in Rio, yo voy a hablaros del proyecto personal, autoproducido y autoeditado, de un tipo con talento.

Eric Fuentes, voz y guitarra de la banda catalana The Unfinished Sympathy, acaba de publicar su segundo disco en solitario, Bahía Paraíso, once años después de Descarrilant. Un álbum grabado íntegramente en su casa y que, por el momento, se distribuye exclusivamente por Internet a través del sello del propio Eric, Hang the DJ records. Por la módica cantidad de 9 euros, el comprador obtiene un paquete que incluye todo el arte del disco, las letras de las canciones y los diez temas que conforman el álbum, ocho de ellos en inglés, dos en francés y uno en catalán. En septiembre, Bahía Parahíso verá la luz en vinilo.

A los que estén familiarizados con la música de Unfinished, el disco les deparará más de una sorpresa. Pese a que Eric sigue fiel a su sello incunfundible, marcado por esa innata capacidad para dar forma a grandes melodías, su segunda aventura en solitario le ha servido para dar rienda suelta a sus ganas de experimentar con los sintetizadores, algo que en cierto modo ya se dejó entrever en el último disco de Unfinished, We push you pull. Y es que hay mucho de synth-pop en este trabajo. Mucho de una década, los 80, de la que también hay grandes cosas que reivindicar, más allá de los grupos de revival barato que salen a pares cada vez que pateas una piedra.

El disco de Eric sirve de excusa para corroborar una realidad que hace tiempo que viene marcando la pauta en la música independiente: Con una buena dosis de talento y sacrificio, hoy en día es posible cocinártelo tú mismo. Las nuevas tecnologías han puesto la producción semiprofesional al alcance de cualquiera con ciertos conocimientos (el disco de Eric suena más que digno), y la magia de la Red ha posibilitado que distribuirlo a una audiencia potencialmente ilimitada sea perfectamente factible. Y es que es en discos como Bahía Paraíso donde reside el verdadero espíritu del tan cacareado Do it yourself. Sólo queda desearle toda la suerte del mundo. Se la merece.