Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Entradas etiquetadas como ‘discos 2008’

(Diez de los) discos del año

Y aquí estamos otra vez. Como si hubiera sido ayer cuando colgué aquellos vídeos de Youtube en la serie de posts con lo mejor de 2007. El tiempo vuela, amigos. Ay.

Como entonces, hoy sigo siendo poco amigo de las listas, jerarquías aburdas de algo que difícilmente se puede organizar en forma de ránking. Y sin embargo, creo que es positivo citar, sin establecer orden alguno de preferencias, algunos de los lanzamientos que más nos han cautivado de entre los publicados en el año que ya toca a su fin. Porque al leer algunas de estas relaciones, que estos días copan los medios especializados, siempre da uno con algo que conocía poco, algún disco al que apenas había prestado atención lo largo de los doce meses, o quizá algún grupo del que ni siquiera había oído hablar. Y de eso se trata.

Para escuchar un tema del disco en cuestión, pinchen ustedes sobre su nombre. Goear hará el resto (mejor abriendo una nueva ventana, para no perder el hilo).

Portishead “Third”

Ya hablé hace unos días (y un poco a toro pasado) del tercer disco de los de Bristol, aprovechando la buena noticia de su próxima visita al estudio. Hoy me remito a lo ya dicho. Third es enorme, abrumador, inclasificable, genial. De entre lo más destacable de este agonizante 2008. Si aún no lo has esuchado, no sé a qué estás esperando.


Calexico “Carried To Dust”

La genial banda de Tucson volvió. Y lo hizo por la puerta grande y mostrando sus mejores armas, aquellas que la han convertido en un grupo clave del panorama independiente norteamericano de las últimas dos décadas y en representantes por méritos propios del llamado sonido fronterizo, fusionado siempre con gusto exquisito. Este mestizaje sí que mola.


The Raconteurs “Consolers of the lonely”

La banda liderada por Jack White, uno de los grandes genios de nuestro tiempo, igualó su notable debut con otra demostración de cómo hacer hard rock salpicado de blues, psicodelia, garage y lo que les venga en gana, siempre desde la noble premisa de facturar grandes canciones. Gracias a The Raconteurs, casi no echamos de menos a los White Stripes.


Jamie Lidell “Jim”

El inglés Jamie Lidell se alejó de la experimentación electrónica de sus anteriores Muddlin Gear y Multiply y se rodeó de una auténtica banda para grabar el dulce Jim. Un caramelo de soul añejo, con ecos a todos los clásicos del género a manos de un tipo que, si te dicen que es negro, te lo crees a pies juntillas. Para alegrarse el día.


Weezer “Red album”

Me encantan Weezer. No sólo eso, sino que además no soy el típico fan que asegura que sólo le gustan el disco azul y el Pinkerton. No. Con sus lógicos altibajos, todo lo que hizo la banda de Rivers Cuomo tras sus dos primeras e inolvidables obras tiene grandes momentos en forma de canciones. Y su último y rojizo álbum no es una excepción.


Beatsteaks “Limbo Messiah”

Una banda alemana que a muchos sonará a chino, pero que viene siendo santo de mi devoción desde hace ya muchos años. Su último trabajo no alcanza el nivel del espectacular Smack Smash, pero tiene un buen puñado de canciones que lo hacen muy especial. Punk rock de amplias miras y un directo de los más divertidos que he podido ver en mi vida.


Half Foot Outside “Heavenly”

Sí, hablamos de un grupo de aquí, aunque no lo parezca. Y es que si los pamploneses HFO fueran de Inglaterra o EE UU, a nadie le extrañaría. Suenan al mejor indie rock de guitarras poderosas, ese que dio nombres tan memorables como Built to Spill, Pavement o Dinosaur Jr. Su último disco está plagado de melodías de esas que, una vez te atrapan, ya no te sueltan.


ACDC “Black Ice”

Siguen haciendo exactamente lo mismo. Y nosotros, encantados. A estas alturas, todos sabemos lo que esperamos de cada nuevo disco de los australianos. Más de lo mismo y tan bien hecho como viene siendo habitual en ellos. Y que dure. No hay más que subir el volumen y seguir disfrutando de esos riffs y ese sonido tan suyo. Eternos, como siempre.


TV on the Radio “Dear Science

Una de las bandas más en forma del panorama neoyorquino, lo que es mucho decir. TV on the Radio siguen dando en el clavo con su peculiar mezcla de post punk, funk y pop, sus inimitables juegos de voces y sus melodías impredecibles. En su tercer largo se muestran más asequibles, pero siempre manteniendo ese espíritu imaginativo tan suyo.


The Bellrays “Hard, sweet and sticky”

¿Qué resultaría de meter en una coctelera sónica la crudeza de los Stooges con el sonido Motown? ¿Punk-soul? Los californianos Bellrays son únicos en su especie, amantes de nuestro país (ya perdí la cuenta de las veces que les he visto en directo) y una máquina de hacer temazos. Un disco menos rudo que sus anteriores, ideal para iniciarse en su propuesta.


Sí, podría hablar de muchos otros discos que se han quedado en el tintero y que merecen tanta atención como los reseñados: Death Cab for Cutie, Nick Cave, Sigur Ros, Beck, The Last Shadow Puppets, The Ting Tings, Mars Volta, Zoo, Conor Oberst, The B-52´s, Mogwai… Pero me temo que sería un poco coñazo alargarnos tanto. Lo que realmente me interesa es que seais vosotros los que me contéis: ¿cuáles han sido vuestros discos del año?