Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Entradas etiquetadas como ‘congratulations’

MGMT, más allá del hedonismo

Management. O MGMT. O el que ha sido uno de los hypes más sonados de los últimos años. Un poco bluff, quizá. Un grupo de esos “sí pero no”, que dice un amigo (no precisamente refiriéndose a ellos, de los que es un fan declarado). Un grupo que nunca fue santo de mi devoción, más allá de su incuestionable frescura. Y es que, reconozcámoslo, uno tiende a desconfiar de un dúo que con veinte años ficha por una multinacional y es encumbrado por los medios y el público más moderno entre los modernos. Se llaman prejuicios. Cuando estuve en Nueva York hace un par de años, todo el mundo hablaba de ellos como si fuesen unos auténticos fuera de serie, lo que a mí me tiraba un poco para atrás. Con todo y con eso, los escuché, y sólo vi en ellos un apetecible pero efímero cóctel de hedonismo pistero.

Pero los prejuicios nunca trajeron nada bueno. Y de cuando en cuando toca sacudírselos con según qué grupos. Ahora ha llegado el momento de hacerlo.

“Congratulations”, la esperadísima reválida de MGMT (si no tenemos en cuenta su primera demo, “Climbing to New Lows”) me impide despedazarlos sin piedad. No sólo eso, sino que además consigue que se me quiten las ganas de hacerlo. Y es que el nuevo trabajo de MGMT los confirma como una banda con talento, que va a su bola y se ríe de la presión mediática y las posibles expectativas que en ellos ha depositado su extensísima legión de fans. Lo demuestran con un álbum en el que apenas sobresalen los singles en favor del conjunto, en el que saben valerse como un grupo con recursos, infinidad de registros y una personalidad propia. Un grupo cuyas canciones va más allá de los gustos de los chavales con sudaderas de colores del H&M, a muchos de los cuales decepcionará no encontrar algo parecido a “Kids” entre los cortes del álbum.

Un mes antes de que llegue a las tiendas físicas y virtuales, los neoyorquinos han decidido colgar íntegro el disco en su web. No sólo eso, sino que además aseguran que “les hubiera gustado regalarlo”. Así que ya sabes, puedes hacer uso de tu descarga directa más próxima sin cargo de conciencia alguno (eso partiendo de que alguna vez lo tuvieses. Yo no. Al menos no con ellos).