Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Entradas etiquetadas como ‘cd’

¿Un vinilo entre los más vendidos?

Parece totalmente inverosímil, pero así es. Según informa Hipersónica, la versión en vinilo del nuevo trabajo de Animal Collective, Merriweather Post Pavilion, (con esta curiosa portada que parece moverse) podría entrar la semana que viene en la lista Billboard de los discos más vendidos, un par de semanas antes de que vea la luz la edición en cd.

Muchos se muestran incrédulos ante el innegable repunte de las ventas de discos de vinilo. En una reciente noticia publicada en este mismo diario, en la que se informaba de que las ventas del clásico formato crecieron un 200% en 2008 mientras que las del cd disminuyeron un 35%, algunos comentarios eran todo un poema: “vaya tonteria”, “los discos son para los carcas y pijoprogres”, “sólo los tontos pueden creer en los vinilos”, “el vinilo ha muerto pringaos” y otras lindezas por el estilo.

El hecho es que, aunque se trate de una cuestión de moda, bucle cíclico o afición por lo retro, el renacer del vinilo debería ser motivo de alegría para los que amamos la música, y más aún para los que compramos discos en este formato, pues a la postre conllevará (ya lo está haciendo) una mayor apuesta de los sellos por editar referencias en vinilo. El auge tiene mérito, si tenemos en cuenta que hablamos de un formato cuyas características se sitúan en las antípodas de los tiempos que corren: frente a la portabilidad del cd y, sobre todo, del mp3, el vinilo es grande y vistoso. Un gran disco con su gran portada no es comparable al libreto de un cd, y menos a una imagen en jpg guardada en una carpeta de archivos. Frente al sonido digital y la gran cantidad de discos comprimidos en calidad paupérrima que abundan por la Red, el vinilo ofrece su inconfundible sonido analógico de siempre, mejorado con la tecnología actual, particularmente en las ediciones de 180 gramos, cada vez más extendidas. Y por encima de todo, nada puede competir con el sonido único y lleno de matices de un buen vinilo, lo que alguien con mayor conocimiento científico podría explicar mejor que yo, que simplemente lo siento al escucharlo.

Pese a todo ello, el vinilo tiene desventajas que van más allá del tamaño, y el que no las vea es que está cegado por la nostalgia. Si bien un LP o single grabado como dios manda suena a gloria bendita, hay millones de ellos que lo hacen mal, muy mal. Así que decir tajantemente que el vinilo suena mejor que el cd puede resultar osado. Eso por no hablar del cuidado especial que requieren los vinilos, siempre que quieras evitar acabar usándolos de posavasos. Tampoco conviene olvidar que para escucharlos en condiciones es necesario invertir en un equipo decente. Porque sobre eso no hay discusión posible: suena mejor un reproductor de cd barato que un tocadiscos barato. Y todo ello sin obviar que a la mayoría de la población se la traen floja todo este tipo de menudencias relativas a la calidad de lo que escuchan. Y si no, preguntad a los chavales que lucen orgullosos -y utilizan a toda tralla- sus móviles con altavoz. Son el extremo, sí, pero nos vale para hacernos una idea.

¿Vinilo o cd?. ¿O mp3?. Probablemente, lo más acertado sea decir que todos ellos son formatos perfectamente compatibles.