Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Archivo de la categoría ‘Vídeos’

¿La lió parda Miguel Ríos en un hotel?

El currículum de una estrella del rock no está completo hasta el día en que destroza una habitación de hotel. Pero no crean que la práctica se reduce a los años dorados del rock o a los más salvajes del género, no. En los últimos tiempos, gente como Andrés Calamaro, Amy Winehouse o Avril Lavigne han practicado tan (imagino) reconfortante terapia antiestrés. Hasta los castos y puros Jonas Brothers tuvieron su momento de rabia furibunda contra una lujosa suite londinense. Qué chachi molongui.

Por eso, cuando hace unos días se hizo público este vídeo, muchos le dieron total credibilidad. Al fin y al cabo, su protagonista es Miguel Ríos. Y Miguel Ríos es rockero, ¿no? Bueno, ese debate lo dejamos para otro día.

“Huele a fake que tira de espaldas”, es uno de los comentarios más habituales sobre el vídeo de marras en muchos de los foros que se han hecho eco del tema. Sobre todo, al ver que el propio Miguel Ríos es el protagonista de otro vídeo en el que le suelta un crochet en las napias a alguien que se supone que es Loquillo:

El hecho de que ambos vídeos fueran publicados en Youtube dos días consecutivos apunta sospechosamente a algún tipo de campaña viral. Pero sea como sea, tiene cierta gracia. Hasta se ha creado un grupo en Facebook llamado “Miguel Ríos es el humo negro de Perdidos” ¿La conclusión? Han logrado que piquemos el anzuelo como buenos pardillos que somos y hablemos de Miguel Ríos, lo que a estas alturas y tratándose de él, no es moco de pavo.

Ok Go vuelven a arrasar en Youtube

Su memorable videoclip de “Here it comes again” consiguió situarse como uno de los más vistos de la historia de Youtube. Ahora, Ok Go regresan al lío con otro trabajo espectacular. Y claro, los internautas responden: “This too shall pass” se ha convertido en lo más visto durante esta semana, con casi un millón de clics al día. Se dice pronto.

El grupo estadounidense se puso en contacto con Syyn Labs, compañía especializada en desarrollar proyectos de arte y tecnología, con la intención de dar forma a uno de los videoclips más espectaculares y complejos que se recuerdan. Una auténtica obra de ingeniería en la que las máquinas, los objetos y todas y cada una de las piezas del inmenso puzzle bailan al compás de la música. Más de un mes de trabajo y unas 60 tomas para que todo cuadrase al milímetro fueron necesarias para completar este glorioso plano secuencia de casi cuatro minutos. Sublime.

El verdadero ganador del Gordo

Escribo este post con el tradicional (e irritante) soniquete de los niños de San Ildefonso de fondo, que reparten euros alegremente. Mil por aquí, mil por allá. Y una vez más, no parece que me haya tocado nada. Qué raro.

Este año no ha habido calvo, pero sí un fenómeno de lo más interesante llamado Lionel Neykov, del que muchos probablemente ya hayáis oído hablar. Lionel es un simpático (y algo nerd) joven neoyorquino que en su día grabó un tema propio, Freeze my senses, ante su webcam y lo colgó en Youtube, muy al hilo de lo que hablábamos hace un mes en el post “Tú, tu guitarra y Youtube”. Los responsables de buscar la música para el anuncio de la Lotería encontraron en él la banda sonora perfecta para la campaña. Y cuando llegaron las Navidades, la sorprendente voz de Neykov sonaba a todas horas en todas las televisiones de un país entero. Bravo.

Con Freeze my senses, un tema tan sencillo como cautivador, Lionel ha sido el auténtico ganador del Gordo este año. 20.000 euros por los derechos, así, de entrada, más las puertas que se le abren de cara al futuro. Y de paso ha vuelto a demostrar las infinitas posibilidades de Internet como trampolín para los músicos anónimos que se asoman a la Red, y que atesoran más talento que muchos ya consagrados. Se da además la bonita paradoja de que Lionel estaba pasando enormes apuros para pagar el alquiler de su casa.

Os dejo el vídeo original, junto a su letra, y el del anuncio.

Your eyes have more power than vampires. You bit my mouth and then left me on the floor shivering and aching for more. Your smile is more dangerous than reptiles. You shot your poison in my skin and now I can’t get you out of my mind. Help me babe I got a hole in my heart. My head is spinning I feel so high. Release me darling from this pain In my side and please Freeze my senses with your kiss. Your lips more addictive than sugar sticks. Take me dizzy and so light I could fly I think my brain has melted down. So there now that you know that I care for you Yeah be fair cos I’m a fool in despair And you got your hands round my neck.

Diez años y una zanahoria

Ayer tuve la ocasión de ver el nuevo documental de Standstill, Diez años y una zanahoria, en el que repasan su década de existencia como banda. Los que me conocéis, sabéis de mi especial predilección por este grupo catalán desde los tiempos de aquel lejano y furioso Ionic spell hasta el reciente y sublime Vivalaguerra. Por eso llevaba tiempo esperando a que cayera en mis manos el DVD (publicado hace un par de semanas), para después contároslo a vosotros con conocimiento de causa.

Lo primero que llama la atención de un trabajo tan mimado como Diez años y una zanahoria son sus protagonistas. No, no me refiero a los miembros del grupo, que también, sino a sus madres. Ellas son las narradoras principales a lo largo de los 80 minutos de documental. Y es que quién mejor que una madre para contar los anhelos, frustraciones, vaivenes y traspiés de un hijo.

Muchos sabemos lo duro que es sacar adelante una banda (aunque algunos ni siquiera se pueden hacer a la idea). En el caso de un grupo de hardcore punk como eran Standstill en sus inicios, la cosa se presenta aún más compleja. Esa lucha constante por salir adelante tras la elección de un camino tan incierto y escarpado como la música planea sobre todo el documental. Constantes reinvenciones, incursiones en el mundo del teatro, instrospección, experimentación, abandono del inglés y paso al español, giros estilísticos… Búsqueda del camino a seguir, pero sin detenerse ni un instante. Y nostalgia, madurez y crecimiento personal. Porque no se vive, ni se siente, ni se toca igual a los 30 que a los 20 años.

Un trabajo bien construído, pese a contar con un presupuesto ajustado, y ante todo, un relato emocionante y poético sobre la juventud y el inconformismo vital. Sobre los sueños y los frutos de trabajar y luchar por lo que crees. Una retrospectiva altamente recomendable de una de las bandas más grande que ha dado este país en muchos años. Enormes.

Tú, tu guitarra y Youtube

Me encanta Youtube. No sólo por la ingente cantidad de vídeos chorras que te puedes encontrar (que también), sino porque a menudo resulta una inmejorable herramienta didáctica para los músicos aficionados, como yo.

Si existe un fenómeno que se repite a lo largo y ancho del planeta entre los aprendices de guitarristas, tanto en sus primeros años de práctica como a lo largo de toda su vida como músico, ese es el placer de tocar versiones. Hace no mucho nos teníamos que conformar con poner la cinta, darle al play e intentar sacar las canciones como buenamente pudiéramos. Eso, o llamar al típico amiguete listillo y hábil con las seis cuerdas para que nos enseñase los acordes del temita de marras. Pero eso se acabó. Con Youtube, basta con introducir el nombre de la canción, ponerle detrás “cover” y… plas. Decenas de frikis anónimos desfilan ante webcams cutrongas, armados con una guitarra y mucho desparpajo, dispuestos a mostrarnos amablemente las notas correctas de casi cualquier canción que se nos ocurra. Bravo.

He aquí tres de mis vídeos preferidos:

1. Este vídeo me gusta especialmente, por ser uno de los temas que tocaba en mi primer grupo, con apenas 14 años. El papá metalero toca, todo serio, “Walk”, de Pantera, con sus hijos pululando por la habitación. El tema original suena de fondo a toda tralla. Rudo y entrañable al mismo tiempo:

2. Un simpático chaval sentado en un rincón hace una original versión de “Everything in its right place”, de Radiohead. Se le escapa algún gallete, pero bien es cierto que emular a Thom Yorke nunca fue fácil. Hay que decir (para quien no lo conozca) que el tema es cien por cien electrónico, lo que confiere a este versión acústica un plus de originalidad. Y lo más importante en estas cosas, destila feeling:

3. Y por último, no se me ocurre nada mejor que una de los más grandes. Un anónimo chino se marca una versión de traca de “Michelle”, de los Beatles. Tocada y cantada más que bien. Impecable.

¿Qué versiones curiosas habéis visto en Youtube? ¿Habéis subido alguna vez un vídeo vuestro tocando, o conocéis a alguien que lo haya hecho? Cuenten, cuenten…

Jack White y Alicia Keys

No sé qué tiene Jack White, pero todo lo que toca lo convierte en oro. El guitarrista y cantante de The White Stripes y líder de The Raconteurs ha logrado combinar dos elementos que habitualmente no suelen ir de la mano: el respeto y la admiración del público aficionado al rock independiente y el éxito mainstream más masivo. Lo primero, a base de discos gloriosos y directos vibrantes y llenos de autenticidad al frente de ambas bandas. Lo segundo, gracias al éxito internacional de The White Stripes y temas de indudable gancho como Seven Nation Army, que les auparon en lo más alto de las listas de medio mundo. Tanta repercusión les ha llevado a protagonizar momentos de super banda, como aparecer en un capítulo de los Simpson, tocar en los premios MTV o llenar estadios con una propuesta que, a priori, no parece la más comercial. Y es que, a veces, la buena música se abre paso por méritos propios.

Os cuento todo esto porque el bueno de White se ha marcado otro tanto al escribir y grabar a dúo junto a Alicia Keys Another Way To Die, uno de los temas centrales de la nueva película de James Bond, Quantum of Solace, que llegará a España el próximo 21 de noviembre. ¿El resultado? Un poderoso hit en el que se nota la mano compositiva de White, pero que conjuga perfectamente las influencias soul de la dulce voz de Keys (quien ya ha declarado su intención de contar con White para su próximo disco), con su gusto habitual por la crudeza de las guitarras y el regusto blues. Un tema no especialmente comercial ni pegadizo, pero sí lo suficientemente asequible para formar parte de esta banda sonora. Y una vez más, una diana en la imparable carrera del joven crack de Detroit, que vuelve a demostrar que sabe jugar con maestría cualquier carta que le echen.

Jack White & Alicia Keys: “Another Way To Die”:

Para los más curiosos, queda decir que la inicialmente elegida para grabar el tema no fue Alicia Keys, sino Amy Winehouse. Ésta grabó su propia versión con el productor Mark Ronson, pero sus continuos escándalos provocaron que los responsables del proyecto rescindieran su contrato cuando el tema ya estaba casi terminado. El rebote de Amy fue tal que prometió hacer pública su versión del tema, afirmando incluso que dejaría a la altura del betún a la de Keys. Así, durante unos meses se especuló con la posibilidad de que ambas versiones, la oficial y la oficiosa, vieran la luz simultáneamente, provocando un debate comparativo que podía haber sido hasta curioso. Sin embargo, llegado el momento, Amy no ha dado señales de vida. Igual ni se acuerda.

Momentos Youtube (II): Pequeños prodigios a la batería

Hoy os propongo una sesión de vídeos ligeros, como primera parte de una serie de periodicidad variable dedicada a esa maravilla de invento llamada Youtube. Una serie en la que cuento con vuestra inestimable participación para dar con los vídeos más espectaculares, curiosos o interesantes de la Red en lo que a música se refiere.

Nada mejor que empezar por algo que, a los que tocamos algún instrumento, nos causa una mezcla de admiración y frustración: los pequeños prodigios. Esos niños que apenas han empezado el cole y ya demuestran una destreza que impresiona. Comienzo con un top tres de pequeñajos que dominan un instrumento particularmente complejo, como es la batería. Talento innato, oigan.

Anónimo (3 años)

Tres años, tres. Armado con un pañal y dos baquetas, este pequeño mocoso aprendió antes a aporrear la batería que a leer, y ya se ha convertido en toda una estrella de Internet. La pregunta es ¿cómo se llega al pedal del bombo cuando uno es un mico? Pues se llega.

Igor Falecki (5 años)

Igor es un pequeño polaco que se atreve con todo. Solo o acompañado. Un prodigio que apunta maneras como a su edad lo hicieron muy pocos, con una técnica de lo más impresionante. Agárrense.

Jacob Armen (7 años)

Y para rizar el rizo, Jacob Armen. Jacob tiene hoy 27 añazos y es un reputado batería de jazz. Cuando sólo tenía siete, deslumbraba a propios y extraños con solos de batería como este. De locos.

Lo nuevo de Bloc Party

El pasado lunes por la noche, el guitarrista y cantante de la banda londinense Bloc Party, Kele Okereke, se desplazó a la emisora Radio 1 de la BBC con un cd bajo el brazo. En él llevaba grabado un nuevo tema de la banda, que anda enfrascada en la grabación de su tercer y esperado álbum.

Este es el vídeo del momento en el que Kele presenta en exclusiva su nueva canción, Mercury, a los oyentes de la radio pública británica:

El single llegará a las tiendas el próximo 11 de agosto (sí, amigos, en Inglaterra se siguen vendiendo singles de siete pulgadas, algo que me despierta cierta envidia). Pese a que aún queda un mes para entonces, la estrategia de la banda ha sido la misma que con su anterior trabajo, el irregular A Weekend in the City, es decir, lanzar el single por Internet antes de su fecha oficial de salida. En este caso el videoclip, un enigmático trabajo dirigido por Ace Norton, también ha saltado a la Red. Es este:

Y este es el momento en que sale a relucir la discusión sobre lo nuevo de Kele y compañía. ¿Un coñazo? ¿Un pepino rompepistas? Bueno, ni una cosa ni la otra, ¿no?

Parece evidente que la banda trata de dar un paso más hacia la experimentación, un camino que ya trató de emprender con su anterior trabajo. Mercury no es un tema fácil, de eso no cabe duda. O al menos no es tan accesible como aquellos sublimes Banquet o Hellicopter que hiceron de su debut, Silent Alarm, uno de los más frescos de todo este revival post-punk. Con esa base de inspiración drum and bass, esa ausencia de estribillos pegadizos y esas voces tan tratadas, Mercury no da en la diana… Se hace lineal y excesivamente largo. Pese a ello creo que es uno de esos temas que van ganando con las escuchas. El problema es que no termino de ver a Bloc Party como una banda capaz de hacer cosas complejas y combinarlas con el rock de estadio que tan mal les funcionó en muchos temas de su segundo trabajo. Creo que cuando mejor funcionan es cuando van al grano, y en Mercury no terminan de hacerlo como debieran. ¿Qué opináis?

Qué mal rollo

Eso es lo que sentí el otro día al ver el vídeo de Liars Plaster casts of everything. Auténtico mal rollo. Y es que hay multitud de videoclips que tratan de impactar al espectador, pero recuerdo pocos que me hayan descolocado tanto como este extraño ejercicio de violencia visual, que recuerda a Carretera Perdida de David Lynch. Sin grandes medios técnicos. Sin recursos fáciles. Pero con indudable capacidad turbadora. Dios, qué cosa más freak:

Para quien no esté familiarizado con el siempre inquietante universo de Liars, comentar que la suya es una propuesta que nació emparentada con la corriente de dance-punk que a principios de este milenio comenzó a causar furor en Nueva York. Su primer y más festivo trabajo, They Threw Us All In a Trench and Stuck a Monument On Top (Nos tiraron a todos en una zanja y plantaron un monumento encima), poco tiene que ver con su reciente aproximación a terrenos más rock. Y es que en cada uno de sus cuatro discos la banda de Nueva York juega al despiste con frenéticos cambios estilísticos que hacen difícil enmarcarles en corriente alguna. Si hubiese que buscar un denominador común en su carrera quizá sería su pasión por las texturas sonoras de marcada cadencia rítmica e imprevisibles desarrollos. Vamos, que están como una puta regadera.

Liars. Sin duda una de esas bandas más interesantes y rebosantes de personalidad que han dado los tiempos en los que vivimos. Aunque sus vídeos sean una pesadilla.

¿Qué videoclips os han impactado más?

Weezer rinden homenaje a Youtube

Hay grupos que sacan un gran disco y no son capaces de volver a repetir la hazaña. De eso se acusó siempre a la banda de Rivers Cuomo. En 1994, su espectacular debut, conocido como “el disco azul”, sorprendió a propios y extraños por su frescura pop, su garra post grunge y, sobre todo, por sus soberbias melodías. Buddy Holly es ya todo un clásico de los 90.

Sin embargo, y ya lo he comentado en alguna ocasión, yo soy de los que defiende a capa y espada el resto de la carrera de los californianos. Desde el más oscuro y rudo Pinkerton hasta los irregulares Maladroit y Make Believe, pasando por el disco verde y la quemada Island in the Sun (gracias, Telefónica). Todos ellos, con sus altibajos, tienen grandes canciones y han puesto banda sonora a capítulos concretos de mi vida.

El próximo 3 de junio, la banda de Rivers Cuomo publica un álbum que tampoco tendrá título, y que con total probabilidad será conocido como “el disco rojo”.

Pork and beans, su primer single, se está convirtiendo en todo un fenómeno gracias a su original videoclip, que en un sólo día cosecho más de un millón de visitas en la Red. En él rinden tributo a todos los freaks anónimos que se han hecho famosos a través de Youtube. Incluso cuentan con varios cameos de los personajes originales: Judson Laipply (el que sigue siendo el más visto de la popular web con su Evolution of dance), el mono borracho (impagable), el tipo que se pone 150 camisetas, la Coca Cola Light y los Menthos… todos tienen su hueco en un videoclup que no tiene desperdicio. Y lo más importante, Porks and beans es todo un temazo. Que lo disfrutéis tanto como yo: