Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Entradas etiquetadas como ‘pitolar’

Sobre cómo vuelan los aviones no tripulados: el “call center” de la guerra

Hace unas semanas algunos de vosotros debatíais en este blog sobre la forma en que se pilotan los aviones no tripulados, en especial los Predator que cada día realizan misiones en Irak, Pakistán y Afganistán.

A primera vista podrá parecer un asunto baladí, pero la masiva aparición de estos ingenios robóticos en los cielos no sólo muestra en buena medida cómo se articula la estrategia bélica en estos días, sino que desvela los complejos desafíos a los que la comunidad internacional en cuestiones como la soberanía.

Un escenario que ha cambiado radicalmente en apenas un par de años, principalmente desde la confrontación de 2006 entre Israel y Hezbolá, y que plantea una serie de debates legales y éticos que lamentablemente – del mismo modo en que ocurrió con los cambios tecnológicos durante la primera guerra mundial con la aparición masiva de los tanques y los aviones de combate – tendrá lugar, si lo tiene, después de no pocos hechos consumados.

Más aún si, según afirman expertos de la talla de Peter Singer, estamos apenas en los albores de la gestación – en las primeras etapas de una carrera armamentística en toda regla – de estas aeronaves ausentes de tripulación que en el futuro próximo tendrán un poder mucho mayor de vigilancia (gracias a sistemas como Gongor Stare), de capacidad de destrucción (debido al acelerado desarrollo que está teniendo de misiles que se adaptan a sus características técnicas) y de autonomía (que se espera que alcance su punto culminante para el año 2020).

Estas son algunas de sus principales características:

1. Un sistema integrado

La forma en que está estructurada la base operativa de los aviones no tripulados Predator recuerda en buena medida a los “call center”, fenómeno por antonomasia la globalización: un joven indio, sentado en un cubículo de una multitudinaria oficina en Calcuta que, con un auricular en la oreja, intenta imitar el estadounidense para responder a las dudas que un ama de casa en Kentucky, después de llamar a un número 0800, le formula sobre cómo manejar su nueva lavadora.

Porque los aviones no tripulados, sobre todo los Predator, son contralados de manera simultánea desde al menos cinco bases en distintos lugares del mundo por pilotos, ingenieros, contratistas privados, meteorólogos y agentes de la CIA que también se encuentran encerrados en cubículos reducidos, frente a pantallas de ordenador, en sitios tan dispares como EEUU, Alemania, Italia, Irak, Afganistán o Pakistán.

Esto se debe a que los Predator, más que en unidades, son tratados como un sistema integral del que forman parte cuatro aviones no tripulados, varios puestos de control en tierra, conexión vía satélite y una plantilla compuesta por 55 personas.

Continúa…