Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Entradas etiquetadas como ‘no’

Aviones no tripulados: los nuevos protagonistas de las guerras

Uno de los recuerdos que más preservo del tiempo que pasé en Gaza es el zumbido de los aviones no tripulados israelíes. A todas horas volaban por encima de nosotros realizando labores de inteligencia, buscando objetivos sobre los que descargar sus misiles.

Lo que hacía que su presencia fuera tan descorazonadora era que resultaban imposibles de ver, a diferencia de los aviones F16 y de los helicópteros Apache AH-64A (curiosa costumbre de la industria estadounidense: poner nombres de tríbus aborígenes a estas aeronaves de combate).

Recién cuando el sol comenzaba a sumergirse en el Mediterráneo, lograba vislumbrar el delgado perfil de los aviones no tripulados hasta que la noche los volvía a hacer invisibles.

Muchas fueron las historias que conté en este blog de personas que perecieron bajo los misiles de estos aviones teledirigidos que en inglés reciben el nombre de drones.

Una de las que nunca olvidaré es la de Huda Natour, de 44 años, que salió corriendo de su casa junto a sus tres hijos cuando entraron los tanques hebreos a su pueblo (ya que los drones solían antecer a los blindados en los ataques para despejar el terreno de posibles milicianos). Dos semanas más tarde, Huda moriría debido a las heridas.

O la de Khader Al Magary, joven sordomudo del campo de refugiados de Al Maghazy, que salió por equivocación a la calle, creyendo que ya las tropas israelíes se habían ido, y que perdió las dos piernas y uno de los brazos al ser alcanzado por el misil que le lanzó uno de estos drones.

Crímenes de guerra que me llevaban a preguntarme cómo funcionaban aquellas aeronaves que se suponían de última tecnología pero que, casi a diario, se llevaban por delante la vida de inocentes en Gaza.

La drones asesinos

Israel empezó a utilizar los aviones no tripulados en los años ochenta. Y ha sido pionera en el desarrollo de esta tecnología. En un comienzo, como medio de vigilancia y recogida de información, aunque en los últimos años, como verdadera arma de combate.

Sus industrias aeronáuticas fabrican numerosos modelos de drones: Hermes 450, Pioneer, RQ-5 Hunter, Heron, Harpy, Ranger, Scout, Searcher, Skylite. Tal es el dominio que tienen en este ámbito, que asesoran a los Estados Unidos en el desarrollo de sus propios aviones no tripulados.

El más famoso de todos los modelos estadounidenses es el Predator, que fue utilizado en operaciones contra Al Qaeda en Yemen y Pakistán, así como para luchar contra la insurgencia en Irak y para espiar los avances del programa nuclear de Irán.

Otra función que están cumpliendo desde hace poco tiempo los drones es la de vigilar la frontera con México (dos aeronaves Hermes 450, de fabricación israelí). Así que también los espaldas mojadas, al igual que los habitantes de Gaza o Irak, tendrán que acostumbrarse al constante zumbido de estos aviones.

En estos momentos, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos cuenta con dos flotas de Predator, pero el año pasado, el Pentágono decidió invertir 5 mil millones de dólares para el desarrollo de 114 aeronaves más, doce escuadrones en total, pues están convencidos de que tendrán un rol determinante en las guerras del futuro.

“Durante la guerra fría, los Estados Unidos confiaban en los satélites para encontrar las bases de misiles soviéticos y para seguir al Ejército rojo”, declaró después de que se anunciara la inversión en los nuevos escuadrones, Doug Karan, portavoz de la Fuerza Aérea de EEUU. “Las amenazas de hoy requieren un mirada mucho más cercana del enemigo así puedes ver a pequeños grupos de terroristas o escuchar las llamadas que realizan con los móviles”.

La primera generación del Predator tiene una autonomía de vuelo de 40 horas y alcanza los 25 mil pies de altura. Provee vídeos en tiempo real a las tropas y puede disparar dos misiles antitanque Hellfire. La nueva generación, el Predator B, tiene capacidad para 16 misiles, la misma cantidad que puede llevar un helicóptero Apache.

Parece ser tal la importancia de los drones, que ya las principales empresas constructoras del mundo, como Lockheed Martin, Northrop Grumman y Boeing, están gestando nuevos modelos, siguiendo un plan estratégico – y de suculento presupuesto – que el Pentágono ha establecido hasta el año 2030.

La mayoría de estos prototipos, que pertenecen a la categoría de aviones no tripulados de combate, o killer drones (drones asesinos), como los llaman las revistas americanas de armamento, tienen un aspecto futurista. El X-47 Pegasus UCAV-N, de la empresa Northrop Grumman, es uno de los que ya ha sido probado con éxito.

Israel y Hezbolá: la lucha de los drones

Muchos expertos coinciden en afirmar que el reciente conflicto en Líbano es el primero de la historia en que los drones fueron utilizados de forma masiva, como un elemento central de la estrategia de combate.

Básicamente, los drones mandan la información que van capturando a un satélite que la envía a su vez a una base desde la que los soldados dirigen sus movimientos.

En la siguiente captura de U Tube se ve cómo son controlados estos aviones. Y lo cierto es que el aspecto de ascéptico del lugar, que da la impresión de que se tratase de un video juego, contrasta con la realidad que veía cada día en Gaza.

En cierta medida, estas imágenes responden a las preguntas que me hacía casi a diario: dónde estarán y de qué forma verán el conflicto quienes teledirigen a los drones. Sobre todo, cuando era testigo de las enormes equivocaciones que cometían, de las numerosas ocasiones en que confundían a civiles con combatientes.

Continúa…