Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Entradas etiquetadas como ‘mision cumplida’

Cinco años desde que Bush “ganara” la guerra en Irak

Hoy se cumplen cinco años del día en que George W. Bush, que se salvó de pelear en Vietnam gracias a los contactos de su familia, aterrizó vestido de piloto en la cubierta del buque USS Lincoln para dirigirse al mundo bajo una pancarta en la que se leían las palabras: “Mission Accomplished”.

En aquel momento Bush pensaba que con poner al frente del Ejecutivo iraquí al corrupto lobista Ahmed Chalabi, y dejando unas 20 mil militares en tierra, el asunto estaría resuelto.

Otro país democratizado por proceso express, y servil hasta la última gota de petróleo, para agregar a la lista de los que pensaba “liberar” en su cruzada personal: la Guerra Global contra el Terror.

De aquel discurso, que pasará a la historia universal de la infamia y la estupidez, vale la pena rescatar un párrafo:

Al vencer a la Alemania nazi y al Imperio japonés, las fuerzas aliadas destruyen ciudades enteras, mientras que los enemigos que empezaron el conflicto permanecieron seguros hasta el final. El poder militar fue empleado para terminar con un régimen destruyendo una nación. Hoy tenemos mayor poder para liberar a una nación quebrando a un régimen peligroso y agresivo. Con las nuevas tácticas y las armas de precisión, podemos alcanzar objetivos militares sin dirigir la violencia hacia los civiles…

Como bien menciona Juan Cole, si tomamos en cuenta que más de 200 mil iraquíes han muerto hasta hoy, que ciudades como Faluya han sido reducidas a escombros igual que la mismísima Dresden, comprobamos que este es el pasaje más premonitoriamente perverso e ineficiente de todo lo que dijo aquel 1 de mayo de 2003.

Abril, el mes más sangriento

Abril ha sido el mes más sangriento para los EEUU desde 2007, con 50 soldados muertos. Pero también para los iraquíes, 1.745 civiles fallecidos, debido no sólo a los atentados suicidas sino a los ataques de los últimos días en Ciudad Sadr.

En el enfrentamiento que tuvo lugar ayer, como si se tratase del Tsahal, los comandantes de EEUU achacaron la culpa a la insurgencia, ya que dicen que usó a la población local a modo de “escudos humanos”.

Pero en realidad se trató de una lucha frontal con las milicias, según explica la CNN. Una lucha a la que los soldados norteamericanos respondieron de manera brutal y desesperada lanzando misiles que mataron a mujeres, ancianos y niños en ese miserable distrito de Baghdad, que cuenta con 2,5 millones de habitantes, y en el que desde marzo han perdido la vida 925 personas.

Una larga lista de despropósitos

A esta orgía de sangre, mentiras y despropósitos hay que sumarle el esperpéntico espectáculo de Abu Ghraib, la aceptación legal de la tortura “waterboarding” por parte de EEUU, los vuelos secretos de la CIA y Guantánamo.

También se deben mencionar los casi dos millones de refugiados iraquíes, que no terminaron en EEUU sino en países vecinos como Jordania y Siria, que son los que llevan la carga de brindar atención a estas personas.

Hace una semana, en relación a los piratas, reflexionábamos sobre cómo los estados fallidos contribuyen a incrementar la inseguridad en el mundo. Si observamos la lista de estados fallidos de 2007 de Foreign Policy, en los primeros puestos se encuentran tres países en los que la mano de Bush actuó directamente: Irak, Afganistán y Somalia.

Un mundo menos seguro

Y el último error garrafal de la administración Bush, señalado por Daniel Kroslak en el Herald Tribune, ha sido incluir en su lista de grupos terroristas – algún día se tendría que crear también un ranking de Estados que difunden el terror – a la organización islámica al-Shabaab, cuyos miembros pertenecen al clan somalí hawiye, que controla Mogadiscio.

Justamente en el momento en que el primer ministro de Somalia, Nur Hassan Hussein, ha puesto en marcha una oferta de diálogo con todos los grupos del país para tratar de pacificarlo.

Propuesta que incluye a al-Shabaab, pero que podría verse complicada debido al veto de EEUU, y que parece ser hoy la única viable para terminar con el caos que ha generado 750 mil desplazados internos en los últimos 15 meses, y que tiene al borde de la hambruna, y casi sin posibilidad de ayuda humanitaria, a 2,5 millones de personas.

Si el día en que, tras el atentado contra las Torres Gemelas, Bush se quedó rumiando en silencio sus ideas frente a una clase llena de niños, pensó que sería la oportunidad para crear un planeta más seguro – además de hacer menos pobres a sus amigos empresarios neoconservadores – lo cierto es, cuando abandone la Casa Blanca en enero de 2009, habrá dejado a sus espaldas un legado de destrucción y muerte que, en el corto plazo, parece imposible de revertir.