Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Entradas etiquetadas como ‘margarita barrientos’

La exitosa pugna de una mujer en las chabolas de Argentina

Margarita Barrientos nació en una miserable aldea de los aborígenes toba en el norte de Argentina. Tras la muerte de su madre, y para no ser encerrada en un centro de acogida, huyó en tren a Buenos Aires. No sabía bien a dónde iba, pero sí que quería progresar. Fue un viaje accidentado, alucinante para una adolescente que hasta el momento se había criado en una choza escindida del resto del mundo.

Terminó en un barrio de chabolas de la capital porteña, donde se casó y tuvo diez hijos. Isidro, su marido, quedó lisiado debido a un accidente laboral. Y Margarita, que no sabe leer ni escribir, comenzó a dedicarse a lo que aquí se conoce como “cirujeo”, la recolección de residuos.

El punto de inflexión en la vida de Margarita llegó en 1996, cuando al volver de trabajar con su carro cargado de basura descubrió que los niños de una chabola vecina llevaban días sin comer.

“Yo traía los restos de pan que recogía de una panadería, así que les dije que vinieran a casa y los senté a la mesa con nosotros”, explica Margarita. “En la vida siempre hay que dar, por más poco que se tenga, hay que tener compasión por el prójimo. Y esos chicos, Pablo, Rosita, la Chicha, que ahora son adultos y están casados, estaban solos con su abuelo”.

Un conocido activista social argentino, Juan Carr, descubrió la labor que en silencio estaba realizando Margarita, que cada día daba de comer a más y más niños de Villa Soldati, y empezó a apoyarla. En doce años, el trabajo de esta infatigable luchadora creció exponencialmente.

En el comedor Los Piletones, situado frente a su casa, hoy da de comer a más de mil niños cada día. El premio que recibió en 1999, como mujer del año en Argentina, le permitió salir a la luz pública, por lo que recibió ayudas con las que ha puesto en marcha guarderías, clínicas, farmacias, proyectos de microcréditos, para la gente de su barrio.

Aquel gesto de solidaridad que tuvo en 1996, aquel acto de amor y generosidad, se ha multiplicado transformando positivamente su propia vida y la de quienes la rodean.

Curiosamente, al frente de la Red Solidaria, la organización creada por Juan Carr que apoyó a Margarita Barrientos, se halla Belén Quelet, una gran amiga, que trabajó con la Madre Teresa en India y Filipinas, que ha dedicado su vida a luchar contra la pobreza, y cuya historia os contaré mañana.

Pero ahora me hago eco de las palabras de ayer de MM y me pregunto: ¿por qué es la mujer la clave en la lucha contra la pobreza?

La miseria en América Latina y la lucha de una mujer indígena

Escribo sobre los muros que nos separan guiado por varias preguntas: ¿quiénes se esconden detrás? ¿Cómo viven? ¿Cómo perciben la realidad del mundo? Argentina, así como toda América Latina, está dividida por una barrera casi imposible de franquear: la pobreza.

Una barrera que se hace evidente en las vallas con alambres de espino, en los guardias de seguridad, en los coches de lujo que se detienen en los semáforos para ser asaltados por hordas de niños que limpian cristales, que venden figuras de santos, que piden una moneda.

Según un informe del Banco Mundial del año 2006, en América Latina hay135 millones de pobres. Un 25% de la población del subcontinente vive por debajo del umbral de la miseria, con menos de un euro al día.

La Comunidad Andina, conformada por Colombia, Ecuador, Bolivia y Perú, tuvo un significativo incremento de la pobreza, que pasó del 25 al 31%. En América Central, este porcentaje disminuyó levemente: del 30 al 29%. En el resto del Cono Sur, las cifras de la exclusión bajaron de un 24 a un 19%.

La miseria en esta parte del mundo deviene, principalmente, de la injusta distribución de la riqueza. América Latina es, después del África subsahariana, la zona del mundo con mayor desigualdad de ingresos: el 10% más rico acapara la mitad de los recursos de la región (48%), mientras que el 10% más pobre recibe un magro 1,6%. En los países industrializados, la ecuación es distinta: el 10% más rico se queda con menos de un tercio del ingreso (29%).

El viaje de Margarita

La historia de Margarita Barrientos resulta inspiradora porque logró trascender uno de esos muros y llegar a millones de personas como consecuencia de su esfuerzo por luchar contra la pobreza, la propia y la de quienes la rodean. Superó los límites de su barrio de chabolas, que aquí se llaman “villas miseria”, y se convirtió en un ejemplo para la sociedad argentina, tanto es así que en 1999 la nombraron mujer del año.

Margarita nació en una miserable aldea de los aborígenes toba en el norte de Argentina. Tras la muerte de su madre, y para no ser encerrada en un centro de acogida, huyó en tren a Buenos Aires. No sabía bien a dónde iba, pero sí que quería progresar. Fue un viaje accidentado, alucinante para una adolescente que hasta el momento se había criado en una choza escindida del resto del mundo y que, décadas más tarde, cambiaría la vida de miles de niños y adultos.

Continúa…