Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Lo peor de la guerra: aquellos que deciden que otros van a morir

Aprovecho este nuevo alto en Madrid para planificar los destinos del próximo año de Viaje a la guerra: Haití, Pakistán, Congo, Afganistán, Irak. Llamo a colegas de profesión, compro libros, mapas, leo informes sobre la realidad de estos países.

Pero también, quizás por este desapacible invierno que se ha ceñido sobre nosotros, por el cielo encapotado y el frío que siempre nos empujan a la introspección, reflexiono sobre lo que he visto a lo largo de estos tiempo. Una experiencia, bajo el sonido de las armas, junto al llanto de los supervivientes, que me ha transformado profundamente. No soy el mismo que se embarcó hace 16 meses en esta aventura.

Debo confesar que, en este momento, y desde la parte próspera del mundo, lo que más me cuesta aceptar y lo que más revuelve de las guerras no es sólo el dolor de la gente de a pie, la que se lleva la peor parte en todo enfrentamiento bélico, sino las tramas de poder que subyacen tras cada conflicto armado.

Tal vez este sentimiento tenga mucho que ver con las últimas entradas del blog, con las historias de hombres como Tim Spicer y Simon Mann, que se han hecho ricos gracias a la violencia, gracias a las influencias de las que gozan, gracias a la connivencia de los políticos.

Esos políticos que se lanzan a delirantes aventuras belicistas por las que nunca pagarán. Como Henry Kissinger, tal vez la persona viva que más muertes lleva en las espaldas, y que no sólo se sigue paseando por las fiestas de Nueva York y vendiendo los millonarios servicios de consultoría de su firma, sino que recibió el premio Nobel de la Paz.

Y toda esa otra clase dirigente que se llena la boca hablando de libertad y derechos humanos, y que si bien no participa en las guerras, es incapaz de levantar la voz, de tomar medidas efectivas, para poner fin a la violencia. En Sudán y Birmania, para no incordiar a China. En Irak e Israel, para no provocar a EEUU. Sin contar la caterva de sátrapas a los que apoyan, en Arabia Saudí, en Guinea Ecuatorial, porque el único valor que realmente las mueve no es otro que el poder.

Y es allí cuando entran las empresas que, a través de sus grupos de presión y desde la aséptica pulcritud de sus despachos, espolean las guerras para defender y expandir sus intereses, ya sea en la producción de armas, en el control de las fuentes de los hidrocarburos o en el negocio de la seguridad privada.

En el tercer nivel de este andamiaje se encuentran los grupos mediáticos que mienten y manipulan para legitimar la barbarie. Como la empresa News Corporation, del magnate Rupert Murdoch, abanderada de la agenda neocon, instigadora en cada una de sus cabeceras de la guerra de Irak, y que cuenta con José María Aznar entre sus asesores.

En definitiva, todos aquellos que se presentan ante la sociedad con un áurea de éxito y respetabilidad, pero que se mueven en la más oscura y hedionda ciénaga moral. Todo aquellos hijos de puta que fríamente deciden, como bien dice Robert Fisk, que para satisfacer sus ambiciones de poder otros tendrán que morir.

53 comentarios

  1. Dice ser oido cocina

    A mí lo que me ha encantado es eso de “los platos de comida que arden en nuestras mesas”. Debe ser una cosa del temperamento ardiente, pero jó, qué peligro si V te invita a comer…

    26 noviembre 2007 | 15:02

  2. Dice ser Alejandra

    Hola Viejo..acuerdo con vos en tu apreciación..pero parece que ser parte de lo mismo que culpais..es algo que nunca cambia…y meter todo en la misma bolsa…entremezclado con un montón de letras…Tampoco.CordialemnteAlejandra

    27 noviembre 2007 | 02:59

  3. Dice ser Rania

    Hola a todos,Y decir que hay de todo en este mundo…”V”, hay que ser muy egoïsta para decir y sentir lo que piensas. Pero bueno!Al igual que tú predicas por una vida “digna”,otros la desean con mismo derecho que cualquier SER HUMANO. Nadie eligió nacer de un lado o del otro lado del charco, Y no por ello hay que cerrarles la puerta.Allí es donde radica o se denomina PERSONA o HUMANO con mayuscula, el que da la mano o el que la quita ;-IY referente a la frase de Darwin con su teoría evolutiva como dices “Las naciones vivas deben cuidar de las moribundas” Se vé que como tú,cada uno entiende o interpreta una frase como uno cree oportuno,asimilado a los fanaticos que definen o interpretan la religión como un acto o razón a una lucha por la vida quitandosela a otro..Cada uno interpreta a sus anchas las cosas o palabras,por lo que cada uno se es responsable de sus actos y no todos…Por mi parte,interpreto esa frase a que el poderoso debe cuidar al más debil,como por ejemplo,un hermano mayor cuida de un hermano pequeño. Y porque no interpretarlo así? Esa es la diferencia entre la gente como tú que piensa solo con la razón y el ego, y las personas como los que estamos en este blog que pensamos con el corazón y la razón.Y guiandonos solo por la razón es donde llevara al mundo al caos,a la muerte lentamente.Y…sigue habiendo de todo en este mundo.”No veo el mundo con tus ojos al igual que tú no palpas lo que siento y viceversa.”Abrazos y besos para todos vosotros que sentíis y Paz en los corazones apagados.Rania

    27 noviembre 2007 | 13:12

Los comentarios están cerrados.