”Nos vamos a casa”. ¿Han influido las series y películas británicas en el ‘brexit’?

Por Vicky

Durante décadas, las películas y programas de televisión británicas han suavizado el controvertido y violento pasado del país, dando lugar a una cultura pop nacionalista. Cada vez más presente en los orígenes del ‘Brexit’,aunque no responsable por la situación.

Puede que ya no estemos enganchados a los canales tradicionales, esperando ansiosos a que emitan un nuevo programa, pero en los tiempos de Netflix seguimos constantemente pegados a las pantallas esperando al estreno de nuestra serie favorita o de algo que tiene muy buena pinta. Por lo que, el espectáculo que ofrecía la televisión no ha muerto, sino que se ha transformado. Seguimos debatiendo y defendiendo con nuestros amigos lo que ha pasado en el último capítulo porque estos shows por más que cambien de plataforma siguen influenciándonos.

Empecé a fijarme en esta idea tras escuchar unas declaraciones del embajador alemán en el Reino Unido, Peter Ammon, que alertaba sobre el peligro de presentar a los británicos como únicos ganadores de la Segunda Guerra Mundial: “una inexactitud histórica que apareció recientemente en las películas Dunkerque y La hora más oscura“.

Ammon denunciaba que esta imagen ha fomentado la actitud escéptica de los británicos frente a su continuidad en la Unión Europea. En definitiva, estaba insinuando que la cultura popular británica ha aportado su granito de arena en la decisión del país de abandonar la UE y que desde entonces el nacionalismo se hace notar de manera más evidente, ya que lo que destaca en las series y películas es la nostalgia histórica de un imperio fuerte, independiente y autosuficiente.

Cualquier amante o seguidor de la televisión británica sabrá que la nostalgia histórica no es nueva en el país. Donde quiera que mires, se emiten programas históricos. Los Tudor, Downton Abbey, La reina Victoria y Abdul e incluso Peaky Blinders. Todas estas producciones han conseguido transmitir una visión glorificada del país, suavizada y bastante acrítica del pasado de Reino Unido.

¿Es posible que el hábito de saltar casi todos los capítulos feos de la historia del país ayudó en algún momento la campaña del ‘brexit’?

Las coincidencias son demasiadas y después viene el asunto irlandés. Una académica irlandesa que trabaja en Reino Unido afirmaba el otro día en el diario The Irish Times que sus alumnos londinenses no entienden la razón por la que tienen que aprender parte de la historia de Irlanda, como si no fuera una pieza clave de su propia historia y de altísima actualidad. Su educación previa respecto a este capítulo de la historia es ‘’muy pobre o nula’’.

Por supuesto, la televisión no es ni puede ser una institución educativa, pero digamos que Churchill no era tan tímido y vacilante en la vida real como se ve en las películas que mencionaba Ammon. La mezcla de incidentes ficticios, que sirven para aportar más intriga y tensión en el cine, con la falsa interpretación de personajes clave y los discursos nacionalistas sensacionalistas pueden tener un gran impacto en la conciencia de un espectador que carece de noción histórica y una mirada crítica.  

La frase final de Kenneth Branagh en Dunkerque resume bien todo lo anterior: ‘’nos vamos a casa’’. En este momento somos testigos de un final feliz. Un grupo de soldados traumatizados tras una larga expedición consigue regresar a casa con sus familias. Reino Unido ha salido ganando la guerra sin la ayuda de absolutamente nadie. Sus soldados han hecho su trabajo y a pesar de haber acabado con ciertas inestabilidades y pérdidas, ellos han decidido el momento de irse y se han ido a un futuro supuestamente mejor junto a los suyos.    

Es un hecho bien conocido pero a menudo olvidado. La cultura pop de la pantalla grande no solo refleja el espíritu de la época, sino que también tiene una gran importancia en su formación. Conforme lo que vemos, la forma con la que procesamos la realidad cambia gradualmente. Y en este caso, no es que haya habido solo una producción que muestra un país que siempre sale con la suya y relativamente ileso, sino que cada vez este tipo de filmes van en aumento y lo hacen en un momento muy crítico para la reflexión de los ciudadanos.

Obviamente la solución no es que Europa deje de reproducir tales contenidos y empezar a filtrarlos con restricciones. Solo que estas producciones podrían ser el antídoto perfecto a la desinformación constante y al pobre análisis sobre el ‘brexit’.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.