La ‘España vaciada’ tiene su reflejo en las zonas rurales del Reino Unido

Por Tom

En Inglaterra hay un problema con las zonas rurales. Sí, son muy bonitas, muy verdes, muy frondosas; hay pueblitos de carta postal con sus ovejas y ríos serpentinos… Todo muy idílico. Sin embargo, no hay mucha gente. Según the Rural Coalition hay unas 9,3 millones de personas que viven en zonas rurales. Un 17% de la población. También son anfitrionas de unos 524.000 negocios que emplean a 3,7 millones de personas. Ademas, afirman que las zonas rurales no son simplemente agricultores, granjeros y mucha naturaleza. ¿Os suena?

La gente se está yendo de los pueblos en cantidades ingentes por toda Europa. Sobre todo la gente joven, que viaja en busca de trabajos y mejores oportunidades, de la mítica vida mejor que todos estamos persiguiendo. Es un flujo artero de personas hacia las ciudades más prósperas, casi imperceptible, pero que junto a la descendente tasa de natalidad está provocando un problema bastante grave.

El Reino Unido no es una excepción. Cuando llegó mi familia al pueblo de mi infancia, Pebmarsh, había una tiendita que vendía las cosas básicas: pan, leche, chuches, etc. También doblaba su cometido como la oficina del correos del pueblo. Aunque sobrevivió durante unos años, al final murió por falta de uso y de rentabilidad. Así como la minigasolinera/taller de coches de enfrente. También duró unos años, pero si ya estás en tu coche, no te importa ir al pueblo al lado que es diez veces más grande y a diez minutos para comprar gasolina y ahorrarte unas libras a la semana. Incluso el pub, el único de mi pueblo, se cerró cuando todavía era joven. Luego abrió de nuevo con otro estilo (muy muy similar) y volvió a cerrarse. Tras varios intentos fracasados, ahora el pueblo no tiene pub.

Total que en los pueblos, los servicios locales, se están cerrando por todos lados. La tienda, la oficina de correos, el bar, hasta los colegios, aunque sean pequeños. Cuando yo llegué había seis personas en mi curso: Ben, Ben, Ben, Louis, Verity y yo.

El otro problema es que no es una huida completa de población de los pueblos a las ciudades. Se da una situación semejante a la de España, la gente que se queda es la gente vieja del pueblo. Y pese a que esos pueblos ya tienen mucha gente mayor y poca joven, las casas siguen siendo muy caras. Los que tienen dinero para gastar en casas caras son los que tienen más años, que llevan toda la vida trabajando, que se compraron casa hace años y ahora pueden jubilarse en el campo. ¡Qué bonito todo! Pero esa gente no va al campo para emprender, para montar proyectos, para criar niños. Va a relajarse y pasárselo bien. En el peor de los casos, esta casa de campo no es su casa principal; es la segunda y solo van los fines de semana, los puentes, a lo mejor en Semana Santa, y mantienen la burbuja de precios muy por encima de lo que se pueda permitir una familia típica de la zona (o cualquier zona).

En el Reino Unido, además, también hay familias que se permite vivir en algunos pueblos, pero sin que los padres no trabajen allí. Por lo tanto, se crean muchos pueblos dormitorios, donde compra casas la gente, donde duerme la gente, pero no hacen vida allí.

Entonces, aunque haya cierto movimiento desde las ciudades hacia las zonas rurales, la gente no crea ese efecto positivo y no dan ese soplo de aire fresco. Las zonas rurales se están llenando, pero siguen vacías a la vez.

Los problemas son muy similares a los que expusieron la gente en la manifestación de la España Vaciada hace casi una semana. Internet va mal, no hay inversión, toda la gente no puede sobrevivir del turismo rural, no hay servicios (y es verdad, en los dos pueblos en los que he vivido quitaron el ÚNICO bus que había porque no era rentable y solamente pillabas cobertura con el móvil haciendo una pose de bailarina en la bañera), no toda la gente es granjero, pastor ni agricultor y las oportunidades son muy escasas.

Como en España, hay muchos grupos que quieren cambiar estas cosas, lo que aún no queda muy claro es cuales son las peticiones más realistas. Entre la gente que quiere inversión en ganadería y la gente que quiere cambiar la imagen de ‘el mundo rural’ que transmite que todo el mundo es granjero; los que quieren más comunicación y los que quieren que se construya rutas alrededor del pueblo para que NO pasen camiones ni mucho tráfico; los que quieren inversión y los que quieren evitar que grandes negocios se establezcan en su pueblo… no hay mucho consenso. Las opiniones, como siempre, se encuentran divididas.

Y es que, como si ya no fuera suficiente, se ve cernerse detrás de todo lo del ‘brexit’, que seguramente impactará el mundo rural muchísimo, bien sea que no se pueda exportar los productos de la agricultura, porque no habrá más subvenciones para los agricultores, o no habrá inmigrantes de Europa que quieran vivir en los pueblos.

Se ve que el mundo rural está en apuros, tanto en el Reino Unido como en España, pero, como suele suceder, los políticos están muy ocupados hablando una y otra vez de cosas sin dar frutos de ningún tipo y olvidándose de la gente de a pie.

FOTOS: Pebmarsh en Google Maps.

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser María

    Pues yo creo que a la larga volveremos a los pueblos. Mucha gente de mediana edad buscamos un lugar donde criar a nuestros hijos y vivir en paz, en contacto con la naturaleza y tener ese “contacto humano de pueblo”. Lo que falla siempre es el trabajo, pero si los trabajos online prosperan, que yo creo que lo harán, lo demás (tiendas, cole, médico) lo hará solo. Igual es un punto de vista optimista, pero yo creo que si que irá pasando en algunos pueblos. Yo lo considero vida de calidad.
    Resolvería problemas como los mayores que se quedan solos en la ciudades porque el pueblo es otra cosa, que todos se acaban conociendo. Resolvería el problema de la crianza, que es muy difícil para parejas que están solas y no tienen más familia en la que apoyarse.

    10 abril 2019 | 10:25 am

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.