¿Cómo habéis visto cambiar vuestros bares de toda la vida?

Por Vicky

Diría que empezó con la migración rural y la restricción del tabaquismo. Las ciudades se volvieron más sofisticadas y los bares no podrían seguir otro camino que no fuera este. El remate fue la crisis económica que obligó a muchos comercios innovar para sobrevivir o cerrar sus puertas para siempre.

El olor de una taza de café con churros por la mañana o las mesas servidas con una barra de pan con tomate a la hora del desayuno es inconfundible. Para mí es la esencia del bar español.

(J.M.García / EFE)

Ahora, la carta se ha enriquecido con huevos benedictinos, tostas al estilo pancake americano y muffins de sabores. Los cafés se sirven con nata abundante o se cambian directamente por un zumo detox. Son los nuevos clásicos e imprescindibles de los bares. En Madrid, en Atenas y en casi todas las partes del mundo me imagino.

Por la tarde-noche se ofrecen vermuts, se piden cervezas artesanas y para picar hay guacamole con nachos y tostas ‘gastro’. Si la decoración del bar dispone de lucecitas de colores, viejas bicis colgando de las paredes, sillones de ‘abuelo’ o frases de neón, muy pronto se verán colas kilométricas en su portal. Adaptarse a las costumbres de las personas es la clave del éxito para cualquier negocio. Por ejemplo, puede que las tiendas con opción a ‘take away’ (productos para llevar) se encuentren actualmente en una especie de peligro de extinción, pero gracias a servicios como Just Eat se sigue manteniendo el concepto de la comida fuera del establecimiento. No es un cambio de perfil de los consumidores, sino un cambio de hábito.

>En Grecia también decimos que “el cliente siempre lleva la razón”. Antes los atenienses se iban a tomar un café en una terraza como excusa para ponerse al día con sus amigos. A día de hoy, hay mil maneras de contactar con alguien al instante, por lo que no tienes que esperar a quedar con la persona. Si ya os habéis contado lo importante por Whatsapp, acordáis una cita para volver a recordar cómo es el contacto humano y básicamente para tener un plan más activo. En Atenas, por ejemplo, casi todas las cafeterías guardan detrás de la barra un tablero de ajedrez y de damas. No es que de repente los griegos se han vuelto locos por los juegos de mesa, pero es algo que les permite sentirse más activos.

En Madrid, la tendencia es la misma. Parece que cuantos más ‘’papeles’’ tienes acumulados en la puerta de tu local, más clientes atraes. Me explico. Lo habitual era encontrarte con la carta y los horarios del bar. Ahora hay carteles con la programación del entretenimiento que ofrece el sitio. Este puede variar entre recital de poemas, actuaciones de monologuistas o meet-ups para aprender un nuevo idioma.

El objetivo es ofrecer algo que no se reduzca a la barra. Incluso la cerveza de grifo y los cócteles de nombres exóticos se han convertido en mainstream. Los clientes buscan locales que les ofrezcan cosas que es difícil hacerlas en casa. Un ambiente original o ambientado en una peli, música de vinilos de la propia colección del dueño y no sacada de la lista más reproducida en Spotify, dedicar un día a una cocina distinta al de tu país. No requiere más que tener propio estilo, pasión por lo que haces y no tener miedo a ser diferente. A partir de ahí estableces tu propia clientela fiel y solo vas adquiriendo más público según actualizas tu marca.

No creo que la tan comentada ‘marca personal’ sea una moda pasajera o un mal de los tiempos modernos. Creo que es el puente entre lo tradicional y lo nuevo.

Y vosotros ¿cómo habéis visto cambiar vuestros bares de toda la vida?  

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.