Diez cosas que he aprendido de los españoles tras ocho años en España

Por Tom

1. Se puede llegar tarde y llegar a tiempo. “Te veo a las diez” significa que en algún momento alrededor de las diez y cuarto a lo mejor llego. Son los ‘diez minutos de gracia’ lo cual significa que si llegas a y quince solamente has tardado cinco minutos y es perfectamente aceptable. Además, llegar pronto causa consternación, así que mejor llegar unos dos minutos tarde para hablar de lo puntual que eres y empezar la actividad tranquilamente a y diez.

via GIPHY

2. Los españoles son hobbits. No quiero decir que sean bajitos, sino que tratan la comida con una reverencia que solamente he visto en la gente de La Comarca. El desayuno, por ejemplo, no es ese minidesayuno que te tomas solo para darte fuerzas para salir de casa. No, no, eso no cuenta. Es entre las 10 y las 11 cuando te tomas el desayuno de verdad, bien seas estudiante en el colegio o trabajador en una oficina. Los desayunos son dos y punto. La comida manda. El día, por muy ocupado que estés, gira alrededor de la comida del mediodía. La comida es sagrada. Es casi impensable que no pares para una buena comida, cosa que en el Reino Unido ya no existe. Hemos perdido un poco el simple placer de comer algo típico, rico, y bien hecho. Y la idea de comer un plato de algo como alcachofas o champiñones al ajillo, sin que venga acompañado de otros ingredientes, nos confunde. Tomar con gusto un plato de un ingrediente de alta calidad ha desaparecido.

via GIPHY

3. Todos aman a su pueblo. El pueblo que sea. Todos los pueblos (léelo cantando) tienen un color especi-aaa-a-aaaaal. Aunque reconozcan que a lo mejor es un poco una mierda porque no hay gente de su edad, ni bares buenos, ni cultura, ni internet rápido, su pueblo es su pueblo. No te metas con el.

via GIPHY

4. Hay muchas dicotomías que dividen el pueblo en dos.  La gente en España está dividida en dos grupos para casi todo. Entre los que toman Colacao y los que toman Nesquik, los de tortilla con cebolla o sin cebolla… Hay dos bandas siempre, también entre los que son de Mercadona y los que no. Mercadona es una secta.

via GIPHY

5. Hablando de sectas, hay mucha gente que fue y va hoy en día a escuelas y colegios de monjas y monjes y pagan por ello. Eso en Inglaterra sería un castigo de los más terribles.

via GIPHY

6. Se puede decir palabrotas cuando quieras, y cuantas más, mejor. Los cojones ocupan un lugar especial en la cultura española. Tanto que, aparte de ser nombre, también hay adjetivos, adverbios y verbos a base de los famosos cojones. También se puede “insultar” mucho sin causar ofensa. Hay insultos e insultos y depende completamente del tono. Al entrar en el bar de la esquina si te gritan: “¡Oye cabrón, cuanto tiempo, ya no nos vienes a ver, mecagoenlaputa!”, puede ser dicho todo con mucho afecto. Y luego si alguien te llama payaso con un tono despectivo es motivo de duelo al alba.

via GIPHY

7. Siguiendo el rumbo, la mierda es la reina en España. La gente es escatalógica por omisión. Se puede cagar en todo, en la puta, en diez, en la hostia, en básicamente todo lo que se le ocurra. Es maravilloso.

via GIPHY

8. El inglés se habla para presumir. Hablando con personas en un grupo grande en el que hay varios idiomas, es inevitable que termines hablando en inglés y en español a la vez. Pues ya me han dicho varias veces “¡¿Por qué habláis en inglés, cojones?!” (cojones es omnipresente, veis). Y yo, con cara de no sé muy bien que responder, digo “pues porque soy inglés…”. Aunque realmente hay mucha gente que habla bastante bien el inglés, la opinión pública es que en España el inglés no se habla bien.

via GIPHY

9. La gente española no duerme. Aunque al llegar a España la gente me decía que todos los europeos del norte tiene la opinión que los españoles son muy vagos (yo no lo sabía, pero me resultó muy útil saberlo); eso de la siesta da la impresión fuera que la gente pasa la mitad del día dormida, boquiabierta en el sofá con las persianas bajadas y vasos de sangría medio vacíos alrededor. Pero no es así. La gente no duerme. Se acuesta tarde y se levanta pronto. A lo mejor la velocidad no es tan frenética como en Estados Unidos, donde “ahora” es “hace diez minutos” pero no encontrarás jamás a nadie hibernando a menos que esté de vacaciones, en que caso la siesta es casi obligatoria.

(GTRES)

10. Los amigos y la familia reinan. Cuando sales con los amigos hasta las tantas de la mañana (y en España las tantas pueden ser las nueve de la mañana del día después), al despertarte en cualquier lado llamas de forma inmediata a los mismos amigos con los que saliste para veros ese mismo día y hablar de las cosas que pasaron anoche. Pero la familia también es muy unida. La idea de ver a la familia todos los fines de semana para comer o el sábado o el domingo (y también en muchos casos para llevar la ropa sucia y que tu mamá te la lave o conseguir algunos tuppers) es casi una ley de obligado cumplimiento. También los niños siempre son lo más. Al ver a padres llevando su mochila de Dora la Exploradora al colegio todos los días, me planteo que si fuera yo el que tuviera que llevar la mochila todos los días, a lo mejor le obligaría elegir otra a mi niño. Esto en el Reino Unido no pasa. Si tienes tus cosas en tu mochila, la llevas tú, y la de la ropa deportiva también, aunque andando por la calle parezcas una tortuga con dos caparazones.

via GIPHY

21 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Nico

    Pues la mitad de las cosas, como siempre, referidas a los andaluces, que terminan siendo una lacra para el resto de los españoles.

    Impuntuales? Sí, todo el mundo, pero en el sur.

    Soltando tacos? Sí, todo el mundom pero en el sur, coone!

    Inglés para presumir, no tienen término medio… le faltó decir que somos pesados, falsos, vagos y contadores de chistes, pero eso sí, no todos, solo los del sur, qué lacra.

    10 abril 2019 | 1:58 am

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.