La primera vez que entré en un bar en España, salí sin poder pedir nada

Por Tom

La primera vez que entré en un bar en España, salí sin poder pedir nada. Me senté en el bar, al lado de la barra…y esperé. Y esperé y esperé y esperé. No estaba a full pero tampoco estaba vacío, aún así, no conseguí que alguien se diera cuenta de que este pobre inglés estaba sin su relaxing cup of café con leche.

Algo indignado fui a mi siguiente clase, y se me olvidó el incidente. Pero no fue un caso aislado… durante las siguientes semanas me encontré de nuevo en bares, pegado a barras, siendo ignorado. No lo entendía. Sin duda mi madre hubiera estado muy feliz sabiendo que no podía llegar a beber la cantidad que habitualmente consumo… pero yo estaba desconsolado.

Pensé que a lo mejor era por mi pésimo nivel de español, quizás podían oler mi falta de conocimiento del idioma, y me evitaban.

La respuesta me vino de repente un día que había salido con un grupo de amigos a tomar unas cañas. Ya era capaz de pedir cañas en cantidades altas debido a mi nuevo dominio de los números españoles. Pero mientras mis amigos pedían con éxito, yo seguía frustrado en mis esfuerzos. Cambiamos de sitio y fui testigo de algo extraordinario. Una amigo, cuya ronda era la próxima, gritó desde la calle “¡siete cañas cuando puedas por favor!”. Nada más llegar a la barra encontramos allí siete cañas frescas con sus gotas de sudor todavía bajando lentamente por los laterales de los vasos.

Los otros del grupo pedían de una manera similar, unos casi subiendo en la barra, otros simplemente gritando al cielo.

Llegó mi ronda y lo intenté (menos mal que fue la octava ronda ya y había cogido confianza). Sin mirar a nadie en particular, pronuncié con mucho cuidado las palabras clave. Como era de esperar, llegaron siete cañas nuevas, brillando con luz propia. Había descubierto la clave.

(GTRES)

En Inglaterra es muy distinto el estilo de pedir. Al llegar a un sitio, si toda la gente de la barra está ocupada, hay que esperar sí o sí. Pedir antes de que te hablen sería la cumbre de la mala educación. Es algo que tenemos muy inculcado. Hasta “cuando puedas” en Inglaterra sería entendido al revés, más en plan: “No tardes, ¡eh!. ¡Qué tengo sed!”

En principio me pareció raro tener que gritar tu pedido al entrar en el bar, o incluso después de estar en la barra un par de minutos. De hecho, aún me cuesta a veces. Sin embargo, la diferencia en estilo de servicio, aunque sea distinto, no es menos cercano. De hecho después de pasar un buen rato bebiendo en un bar cerca de mi casa por primera vez, la segunda vez que entré (no mucho después) me dieron la bienvenida de la manera “¡Eeeey! El cabrón rubio este” Desde entonces somos todos amigos y he pasado muchas tardes, y luego noches y mañanas, pidiendo y bebiendo felizmente.

Algo que me parecía maleducado resultó ser una forma de mostrar cercanía con la gente, un enlace entre proveedor y cliente. Una avenencia que elimina una barrera entre la gente.

Hay que viajar, damas y caballeros, si no os arriesgáis vivir en la ignorancia.

8 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser morlaco

    La chorrada del día

    29 noviembre 2018 | 9:28 am

  2. Dice ser gargo

    y en qué comunidad estabas ? …porque en la mía cuando me acerco a la barra , enseguida viene el responsable y me pregunta que quiero tomar …es más . no quieren a nadie que no esté tomado algo , porque para eso ya están los muebles y un local gana cuando la gente consume no cuando ocupa espacio ..sin dar beneficios …

    29 noviembre 2018 | 11:20 am

  3. Dice ser Idolop

    Pues yo no soy inglés, soy de aquí y me sigue pareciendo de gente maleducada que habiendo gente que está que tu pidas cuando no te toca.

    29 noviembre 2018 | 11:24 am

  4. Dice ser PeroBuatDeFac

    Tranquilo pequeño guiri, es de mala educación en España también y toca mucho las bolas a los camareros.

    29 noviembre 2018 | 12:40 pm

  5. Dice ser Sherlock04

    Esas cosas solo ocurren en España.
    Si vives en América (Norte, Sur, Centro, da igual) y llegas a España alucinas al ver como se atiende en los bares. Normalmente, por educación, cada cual espera su turno, aunque lo normal es tomar asiento y esperar a que el mozo pase a tomar el pedido en la mesa. Lo pides en la barra solo si tienes mucha confianza.

    29 noviembre 2018 | 1:14 pm

  6. Dice ser yomismo

    En españa no solo en los bares, en general hay que ser proactivo para todo sino pasan de ti totalmente. Hasta en el trabajo, no te puedes quedar parado esperando que te digan que tienes que hacer. Una vez vale, pero como te pillen varias veces en “modo espera” en el trabajo mal asunto…
    También hay que reconocer que aquí un bar con la barra llena de gente es lo mas parecido a la jungla que existe.

    29 noviembre 2018 | 1:58 pm

  7. Dice ser gargo

    Me habeis quitado el comentario , se ve que no te gusta que te digan alguna verdad , pero te sigo diciendo que en que comunidad vives ? ..porque en la mía si entras y te pones en la barra .enseguida te preguntan si tomas algo , porque las barras de los bares tiene que aportar dinero no estatuas …así que haztelo mirar y no veas a esa comunidad como una cuestión generalista .por cierto , la libertad de expresión está para algo no ?

    29 noviembre 2018 | 2:40 pm

  8. Dice ser Luis Mi

    “Pedir antes de que te hablen sería la cumbre de la mala educación. Es algo que tenemos muy inculcado.”

    Es una lástima que el libro británico de la buena educación no incluya no molestar al vecindario con ruidos y gritos, no beber hasta la intoxicación etílica y no saltar borracho a la piscina desde un balcón.

    Tú debes ser uno entre un millón, podrías dar cursos de buenas maneras en Reino Unido para que tus compatriotas se civilicen un poco antes de venir a España.

    29 noviembre 2018 | 2:50 pm

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.