BLOGS
En capítulos anteriores En capítulos anteriores

"Odio la televisión del
mismo modo que detesto
los cacahuetes. Pero no
puedo dejar de comer
cacahuetes". Orson Wells

El éxito del ‘Sherlock’ más victoriano

Es elemental que Sherlock nunca defrauda. Y el especial navideño que emitió la BBC el día de Año Nuevo –en España se podrá ver el 7 de este mes en TNT– está pensado para deleitar a los fans que han esperado pacientemente su regreso desde el final de la tercera temporada, allá por el año 2014.

Lo que viene siendo una eternidad para los amantes de la peculiar e inolvidable pareja detectivesca que forman a la perfección Martin Freeman, en el papel de Watson, y Benedict Cumberbatch, en el de Sherlock Holmes.

'Sherlock'

La expectación que rodeaba al episodio La novia abominable era tal, que en Reino Unido superó los 8,4 millones de espectadores, convirtiéndose en lo más visto de ese día. Los lapsos de tiempo entre una temporada y la siguiente pueden ser interminables, pero la devoción de los seguidores por esta joya televisiva sigue tan intacta como el primer día. Los datos lo avalan. Incluso si hablamos de un episodio independiente de la trama original.

Después de haber visto el especial navideño, sólo puedo poner un pero, que a la vez es una exigencia a los Reyes Magos si me están leyendo en estos momentos. No lo puse en la carta, pero ¡QUIERO MÁS SHERLOCK HOLMES! (¿Por favor?).

El capítulo ha sido tan hipnótico y entretenido, con tantas referencias a entregas anteriores y guiños a los seguidores y a las novelas de Arthur Conan Doyle, que la cuarta temporada -que llegará previsiblemente a finales de año o a principios de 2017- se me antoja ahora demasiado lejana. Y eso que el especial navideño pretendía ser un oasis temporal en medio del parón. Pero nada es suficiente si hablamos de Sherlock, una serie que siempre nos deja con ganas de más.

En esta ocasión, la ficción británica de Steven Moffat y Mark Gatiss se desprende del aire contemporáneo que caracterizó a las tres primeras temporadas para trasladar la acción a la época victoriana, en un claro homenaje a Arthur Conan Doyle. El título del episodio, por ejemplo, se cita de pasada en uno de sus libros, en concreto en El ritual de los Musgrave.

Pasado y presente, trance y realidad… todo ello se entremezcla en una historia donde la relación de los Holmes cobra gran protagonismo, donde nada es lo que parece. Los productores nos regalan al John más fiel al libro y también la famosa y célebre frase que aún no habíamos escuchado: “elemental, mi querido Watson”.

Sus guiones funcionan con puntualidad británica, y La novia abominable lo demuestra con creces. Hablamos de entretenimiento y diversión de calidad con una pareja de actores que cautiva y borda los personajes. Sherlock es televisión, pero de la buena. Por desgracia, la próxima vez que les veamos en el 221 B de Baker Street será, casi con seguridad, en 2017.

6 comentarios

  1. Dice ser Wonka

    Este capítulo no le he visto aún, pero de los anteriores solo salvaria el de Irene Adler (2×01). Lo demás, puro artificio, un Holmes convertido en Sheldon Cooper y la misma fidelidad a la obra original que El hobbit.

    06 Enero 2016 | 11:45

  2. Dice ser Pepe

    @Wonka

    Ya está el purista.

    Es una versión actualizada de Sherlock Holmes, en nuestros días.

    Si no te gusta… te invito a ver “Elemental”, una joya.

    Saludos.

    06 Enero 2016 | 12:57

  3. Dice ser khalessi

    En mi humilde opinión ninguna llega al nivel de las películas clásicas de Sherlock Holmes…

    http://cinelibreonline.blogspot.com/2013/10/coleccion-de-peliculas-clasicas-de.html

    06 Enero 2016 | 12:59

  4. Dice ser Lebasier

    Es lo mejor que se ha hecho sobre Sherlock en muchísimo tiempo, por no decir que es lo mejor que se ha hecho nunca.

    06 Enero 2016 | 15:27

  5. Dice ser nos prefieren desormonados, como mármol, les encantaría

    Sobresalto en la madrugada de Cuatro por un anuncio sexual-cómico censurado de caramelos.

    ELEMENTAL, QUERIDO WATSON.

    En la madrugada, horario de supuestos maduros, mayores, se sobresaltan porque ven un anuncio de esos que llaman sexys.
    Con lo cual, querido Wason, qeuda rotundamente demostrado, que el miedo al cuerpo y a la naturaleza humaan no es por la educación de lso hijos, a los que se pone como escudo para escudar los miedos de eso sniños raros que aún no han crecido dentro de esos supeustos maduros, sino que a quienes escandaliza es a ellos mismos, a los mayores que no saben aceptar el mundo humano.
    Es la REPRESIÓN SEXUAL, la bazofia de falsedad hipócrita que pinta de dignodad lo antinatural y de indigno lo natural. Esa mmisma que acepta mejor la sdesgracias horrendas e imágenes truculentas que las de sexo.
    ELEMENTAL, QUERIDO WATSON. LA CENSURA EXISTE y no es para salvaguardar a lso peques, a lso que se les debería educar en la realidad de la vida. LA CENSURA es ARTEFACTO DE MAYORES REPRIMIDOS. Esos qu ese asustan viendo un anuncio en la tele porque creen que la tele es un santuario, una burbuja limpia, ajena del mundo que la rodea, en magazines, cines, videos musicales, modas, etc, etc, etc
    La CENSURA es en fracaso de la educación.

    07 Enero 2016 | 00:13

  6. Dice ser sin hormonas, con hache

    En una playa pública fémians en topless y tanga. No apsa nada, todo se acepta. Ellos con tanga y penekinis. Se acepta. Algunos desnudos. Se acepta.
    Llega el cerebro sucio, el reprimido, el que se cree elevado y sano, de verdad inmutable y moral inamovible, la suya, por supuesto, y enturbia todo. Luego va a la tele, la quiere limpia, casta y pura…. ridículo anacronismo. Resultado: la caja tonta.

    07 Enero 2016 | 00:16

Los comentarios están cerrados.