BLOGS
Capturando la temperie Capturando la temperie

Tenemos todo el tiempo del mundo para ti

Be water, my mosquito: cómo sobrevivir a una tormenta

Hagamos este lunes un pequeño juego de imaginación y convirtámonos en un pequeño insecto. Un mosquito, por ejemplo. Nuestra breve vida de díptero está llena de peligros, desde luego. Al ser una molestia para el ser humano lo más normal es acabar nuestros días de un manotazo o, a lo peor, con uno de esos sprays asesinos. Otros animales, más pequeños y menos reflexivos que el hombre, pero igual de fieros, también son peligrosos, sobre todo las aves y otros  insectos más grandes que nosotros. Son una pesadilla, nos hacen la vida imposible, si no nos la quitan…

Pero si sobrevivimos a esos y otros peligros, aún nos tenemos que enfrentar con un peligro que nos llega de muy arriba, del cielo. La lluvia y las tormentas. Vas volando tranquilamente, buscando tu sorbo diario de sangre en cualquier mamífero, cuando de repente el cielo se nubla y, primero una, luego otra y más tarde miles de millones de gotas de agua se convierten en proyectiles buscando abatirte. En este videojuego macabro, el zancudo tiene todas las de perder, el aire se vuelve un infierno acuoso, y, cuando piensas que tus segundos están contados, ocurre el milagro. Las gotas, a pesar de alcanzarte, no acaban contigo

Bien, dejemos nuestra incómoda vida de insecto y volvamos a la realidad de nuestra humanidad. Esta historia es real, el mosquito ha sobrevivido al bombardeo de gotas de lluvia. ¿Porqué? En un artículo de Accuweather se nos cuenta que el tamaño del mosquito y de una gota de agua puede ser más o menos el mismo, pero no así su masa, que es 50 veces superior en el caso de la gota de agua. En el impacto directo con el insecto, la gota no se rompe, sino que empuja al mosquito hacia abajo. De esta manera no se produce una transferencia de energía que sería mucho más peligrosa para el pequeño animal. Ambos, gota y mosquito pierden altura, pero este se recupera al final, quedando bastante bien parado en la mayoría de los casos debido a la superficie impermeable de sus alas. En otros, cuando el mosquito está muy cerca del suelo, es arrastrado a él con una fuerza brutal de 300G, que hace que no pueda remontar el vuelo.

Mirad este vídeo, filmado a 4000 imágenes por segundo, en donde se aprecia el efecto, y filmado por David Hu, profesor de ingeniería mecánica y biología del Georgia Institute of Technology:

Como veis, muy dura la vida del mosquito…

 

2 comentarios

  1. Dice ser Frank

    IMPRESIONANTE !!

    09 Julio 2012 | 12:56

  2. Dice ser Antiplagas

    Buen artículo.

    Para este verano os recomiendo unos ahuyentadores y repelentes de mosquitos, que están avalados en laboratorio por CIDEMCO y dan buen resultado.
    Saludos.

    09 Julio 2012 | 14:44

Los comentarios están cerrados.