BLOGS
Capturando la temperie Capturando la temperie

Tenemos todo el tiempo del mundo para ti

El más frío de los asesinos, la helada negra

Efectivamente, esta cuasi perpetua situación anticiclónica y la consiguiente falta de lluvias en la mayoría de las zonas de nuestro país hace presagiar la llegada de un invitado no deseado a nuestros campos. Malas noticias para nuestros cultivos, pues estos días el fenómeno meteorológico más peligroso serán las heladas negras. Y no, no es el título de una película de catástrofes climáticas de serie B, es un fenómeno real que puede acabar con una cosecha en poco tiempo. Y contra lo que poco se puede hacer.

¿En qué consiste? Todos estamos acostumbrados a ver heladas en muchas mañanas de invierno. Son inconfundibles, y pintan de blanco jardines, coches y todas las superficies expuestas. Vemos el resultado de la helada, la escarcha, que no es más que el vapor del aire congelado y convertido en una fina -o no tan fina- capa de hielo. Resulta que esa escarcha, depositada en la parte externa de los objetos (una planta, por ejemplo), lejos de dañarla, protege la parte interna de la misma, las zonas vitales, y asegura así su supervivencia. La escarcha es buena, la escarcha es tu amiga…

La clave está en la humedad relativa del aire, es decir, la cantidad de vapor de agua que existe en el ambiente. Cuando hay suficiente, el frío la convierte en hielo y la helada es blanca. Pero cuando la masa de aire es seca, como va a ser el caso actual en muchas zonas, el frío intenso congela toda la estructura molecular de la planta, que no tiene la capa protectora de escarcha, y crea cristales de hielo en el interior, destrozando literalmente los sistemas vitales del organismo vivo. Literalmente congela el cultivo completamente, y desde dentro, lo mata. La planta, en poco tiempo, se vuelve negra. Como en esta foto de MeteoBarco.

Efectos de una helada negra. Foto MeteoBarco.

Efectos de una helada negra. Foto MeteoBarco.

Existen varias maneras de prevenir este tipo de heladas (producción de humo mediante la quema de paja, ventiladores, calefactores, etc), pero ninguno, salvo el barbecho, podrá evitar la muerte de muchos cultivos, sobre todo si el frío dura muchos días, la humedad es muy baja y la extensión afectada es muy grande. Y parece que llegan días con esas características en zonas peninsulares. El consuelo es que la vegetación aún no está muy activa en esta época del año, y se podrá evitar el desastre.

Por último, y como me apunta Javier Caballero @milic82, las heladas negras (o invisibles) son un auténtico peligro para excursionistas y montañeros, ya que las placas de hielo no se ven, pasan desapercibidas, y el hielo es extremadamente duro.

 

1 comentario

  1. Dice ser antaresmj

    Este fin de semana, mientras hacía fotos al cielo nocturno, estuve a punto de tener una helada negra de esas. jeje. Bromas a parte, es un verdadero problema este tipo de heladas, sobretodo si afecta a cultivos, pues esto reduce las reservas de alimentos y encarece los precios. Justo lo último que necesitamos en estos tiempos que corren.

    http://explorauniverso.blogspot.com

    27 Diciembre 2011 | 14:39

Los comentarios están cerrados.