Toda la información sobre las elecciones en EE UU, el perfil más desconocido y curioso de esta campaña electoral. Primero desde Madrid, y en San Francisco durante la semana de votación, os informaremos sobre el cambio en la Casa Blanca

Entradas etiquetadas como ‘voto’

Maribel invita, pero no vota

Quiero dormir, y antes comer algo, creo que tengo un gran colisonador de hadrones en el estómago (el conocido efecto comida de avión sin siesta ni cigarro), pero las tiendas y establecimientos de comida de Market Street ya han cerrado y las aceras se han quedado sin consumidores. Mientras éstos se refugian en grandes monstruos de cuatro ruedas la otra América sale a la calle. Sólo nos cruzamos con homeless, personas sin techo de verdad, a decenas. He tardado varias horas en darme cuenta, la ciudad está llena de ellos.

Oigo hablar español y pregunto por algún sitio abierto para comer algo.

Y responde nuestro ángel de la guarda, Maribel. Esta salvadoreña que ronda la cuarentena ha salido a la calle con sus hijos para celebrar el cumpleaños de Héctor, el menor de ellos, que acaba de hacer los 11 años. Nos dice que van a recoger al padre al restaurante donde trabaja, y que si queremos podemos acompañarles, pues la zona está muy animada.

Al llegar al bus (más tarde Eva se dio cuenta de que era un tranvía), un presente inesperado. “No paguéis que tengo billetes para todos”, regala Maribel. Durante el trayecto nos cuenta que no podría irse a vivir a otro país, que ella lleva 22 años en San Francisco y que a sus hijos les sería casi imposible adaptarse.

¿Papeles? Si. ¿Derecho a votar? Ni lo tiene ni le interesa, a Maribel no han logrado movilizarla para estos comicios, pues en ella reinan la desilusión y la desconfianza hacia los políticos. Toda la que no nos ha dado a nosotros. Y afirma que en su entorno, con su familia y amigos, la sensación de que sólo se acuerdan de los hispanos cuando hay unas elecciones ajustadas es generalizada. Que muy pocos de los que conoce, casi nadie, se acercará a votar el martes.

Tras despedirnos de Maribel y su familia y comer junto a Chinatown, Con un ojo puesto en las encuestas y el otro en la lista de oficinas del Partido Republicano, me voy a la cama que ya es hora. Mañana más.