BLOGS
El telescopio El telescopio

“Modestamente, la televisión no es culpable de nada. Es un espejo en el que nos miramos todos, y al mirarnos nos reflejamos” (Jaime de Armiñán)

Los verdaderos peligros de la isla

supervivientes-abre_gallery_aLos Supervivientes han de lidiar con situaciones extremas en Honduras, desde la escasez de comida o la falta de ella, al frío, la humedad, las picadas de mosquitos, las duras pruebas semanales, la falta de apoyos morales de familiares y amigos, el aislamiento, la soledad, problemas de salud sobrevenidos...

Pero lo que realmente les desquicia no es la supervivencia en condiciones extremas en la isla sino el tener que soportarse los unos a los otros.

La convivencia, vaya. Mila Ximénez es de las supervivientes más expertas, también en cuestiones televisivas, y tiene handicaps fruto de su edad o estado de forma.

Pero ese no es su talón de Aquiles. El suyo se llama Dulce, una presencia en el programa que la desquicia tanto que ha amagado con dejar la isla en más de una y de dos ocasiones en esta edición.

Su amigo y compañero de equipo Víctor Sandoval se llegó a ir en una lancha para volver segundos después.

En el grupo del Dioni tampoco están mucho mejor clavándose cuchillos continuos.

Se confirman pues dos cosas: que al ser humano no le basta con tener la vida complicada, que se la complica aún más con dimes y diretes en lugar de dedicarse a pescar y a hacer fuego, y que el gallinero ha saltado del plató a la isla. Y de eso no se come ¿O sí?

 

Los comentarios están cerrados.