Entradas etiquetadas como ‘pronunciación’

El inglés de la reina Letizia, muy poco natural y muy ‘british’

Tenemos a Letizia Ortiz junto a su marido, el rey Felipe VI, volcados, este miércoles, en la visita de Estado que la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, está haciendo a nuestro país, pero el estilismo que ha llevado es tan aburrido y repetido hasta el asco que he decidido hablaros de otra cosa. No obstante os pongo aquí una foto para los más curiosos. Un trajecín en gris de Varela con puños y cuello bordados y falda de tablas. No me digáis que no es sosiano el outfit.

Parece una azafata de Iberia. (GTRES)

Parece una azafata de Iberia. (GTRES)

Bueno, al lío, que empiezo a hablar de ropa y se me va el santo al cielo. Estaba repasando los vídeos en la web de la Casa Real cuando me he detenido en el último con el que nos ha deleitado Letiza. Su discurso, parte en alemán y parte en inglés, que hizo en la visita de esta semana a Viena a inaugurar la exposición de Velázquez. Para que no lo tengáis que buscarlo os lo pego aquí de mil amores. La enjundia viene en el minuto 3:07 más o menos.

Mi sorpresa ha sido ver a la soberana leyendo en alemán y desupués improvisando algunas palabras en inglés para continuar su discurso, el primero al extranjero desde la proclamación de Felipe VI, en la lengua de Shakespeare.

Pues bien como tengo la lengua británica algo oxidadilla (que me sacas del Hello y el How are you? y estoy más perdida que el pulpo Paul en un garaje)  he pedido a mis compañeros P.A., H. y a mi compañera del blog Madre Reciente que me ayuden, porque son unos máquinas en esto de las lenguas sajonas, a analizar la dicción de nuestra reina. Tras un pequeño cónclave hemos decidido que el inglés de Letizia es poco natural y muy británico. Quizá demasiado british por cómo se esfuerza en pronunciar las consonantes, sobre todo las “S”. No sé por qué no me extraña lo de que resulte poco natural y, ojo que Letizia tiene mucho mérito por hablar con relativa soltura y bastante dignamente el inglish pitnglis, que ya quisiera Ana Botella y su relaxing cup pf café con leche estar a la altura de la de mi paisana. Al final parece que su estilo correctísimo a la hora de vestir se traslada a otras facetas de su vida.

No obstante, una cosa no quita la otra y quizá si la reina se relajase un poco seguro que lo hacía igual de bien, pero con un toque mucho más humano y cercanos. ¡Qué a todos se nos ha escapado alguna vez un yes, very gües fandango!