Entradas etiquetadas como ‘Casa Real’

Qué regalos sí acepta la reina Letizia

El reinado de Felipe VI está trayendo una revolución en la Jefatura del Estado (falta hacía). El marido de Letizia va a prohibir a la familia real (sus padres, esposa e hijas) que acepten favores o regalos que les comprometan. Pues muy bien, majestad, mejor pasarse que no llegar.

Letizia con los pendientes de estrella que le regaló Chanel. (GTRES)

Letizia con los pendientes de estrella que le regaló Chanel. (GTRES)

Y aquí viene el quid de la cuestión. Doña Letizia ha recibido y supongo que sigue recibiendo regalos de muchas firmas de ropa, complementos (bolsos, zapatos) y hasta joyas que muchas marcas le han hecho cuando, por ejemplo, nació su primogénita. En aquella ocasión Chanel le regaló a Letizia unos pendientes de estrella de brillantes que Letizia ha lucido casi a diario y que, curiosamente, ha dejado de ponerse desde hace un tiempo. ¿Casualidad?

A la reina, no solo le mandan presentes las grandes marcas, sino muchas firmas pequeñas que quieren abrirse camino y son conocedoras del filón de Letizia. Otro ejemplo es el bolso de Madmacarena que Letizia llevó en un viaje a Portugal y que la firma le envió a Palacio, por cierto un bolso muy bonito y que tampoco le hemos vuelto a ver. ¿Casualidad?

El bolso de Madmacarena que le envió la firma a Zarzuela. (GTRES)

El bolso de Madmacarena que le envió la firma a Zarzuela. (GTRES)

Las nuevas normas de Zarzuela indican que los reyes solo pueden aceptar regalos que entren dentro “de los usos sociales o de cortesía”. Claro decir esto es como no decir nada. ¿Es un bolso un regalo de cortesía? ¿Es una joya de Bulgari un regalo de cortesía? Pues tengo mis dudas, la verdad, no sé que opinaréis vosotros, pero supongo que Letizia a partir de ahora se cuidará muy mucho de aceptar regalos relacionados con el mundo de la moda que sí aceptó en el pasado.

De todas formas será difícil poner luz sobre este tipo de gastos de la reina ya que los regalos de tipo personal que lleguen a Zarzuela no se hará públicos, que digo yo que si quiere donarmelos a mí, estaré encantada de recibir unos paquetitos de vez en cuando (la vida de la bloguera es REALMENTE muy dura). O también puede llamar a la infanta Pilar para que le organice un mercadillo.

Espero que Letizia no se vuelva loca y siga aceptando los regalos de amigos y familiares como el jersey nórdico que le regaló un amigo y que tanto éxito tuvo.

El inglés de la reina Letizia, muy poco natural y muy ‘british’

Tenemos a Letizia Ortiz junto a su marido, el rey Felipe VI, volcados, este miércoles, en la visita de Estado que la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, está haciendo a nuestro país, pero el estilismo que ha llevado es tan aburrido y repetido hasta el asco que he decidido hablaros de otra cosa. No obstante os pongo aquí una foto para los más curiosos. Un trajecín en gris de Varela con puños y cuello bordados y falda de tablas. No me digáis que no es sosiano el outfit.

Parece una azafata de Iberia. (GTRES)

Parece una azafata de Iberia. (GTRES)

Bueno, al lío, que empiezo a hablar de ropa y se me va el santo al cielo. Estaba repasando los vídeos en la web de la Casa Real cuando me he detenido en el último con el que nos ha deleitado Letiza. Su discurso, parte en alemán y parte en inglés, que hizo en la visita de esta semana a Viena a inaugurar la exposición de Velázquez. Para que no lo tengáis que buscarlo os lo pego aquí de mil amores. La enjundia viene en el minuto 3:07 más o menos.

Mi sorpresa ha sido ver a la soberana leyendo en alemán y desupués improvisando algunas palabras en inglés para continuar su discurso, el primero al extranjero desde la proclamación de Felipe VI, en la lengua de Shakespeare.

Pues bien como tengo la lengua británica algo oxidadilla (que me sacas del Hello y el How are you? y estoy más perdida que el pulpo Paul en un garaje)  he pedido a mis compañeros P.A., H. y a mi compañera del blog Madre Reciente que me ayuden, porque son unos máquinas en esto de las lenguas sajonas, a analizar la dicción de nuestra reina. Tras un pequeño cónclave hemos decidido que el inglés de Letizia es poco natural y muy británico. Quizá demasiado british por cómo se esfuerza en pronunciar las consonantes, sobre todo las “S”. No sé por qué no me extraña lo de que resulte poco natural y, ojo que Letizia tiene mucho mérito por hablar con relativa soltura y bastante dignamente el inglish pitnglis, que ya quisiera Ana Botella y su relaxing cup pf café con leche estar a la altura de la de mi paisana. Al final parece que su estilo correctísimo a la hora de vestir se traslada a otras facetas de su vida.

No obstante, una cosa no quita la otra y quizá si la reina se relajase un poco seguro que lo hacía igual de bien, pero con un toque mucho más humano y cercanos. ¡Qué a todos se nos ha escapado alguna vez un yes, very gües fandango!