El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Entradas etiquetadas como ‘test’

Alergias alimentarias: afectan a 17 millones de europeos y abundan los diagnósticos inútiles (fraudulentos)

AlergiasNo viene nada de mal el volver sobre algunos de los temas que son redundantes en el blog y, si es el caso (que lo es) aportar nuevos y mejores datos.

El tema de las alergias alimentarias es una cuestión que afecta a más de 17 millones de europeos. Además de los propios afectados, hay un cierto número importante de población que vive en cierta medida preocupada por la cuestión de las alergias sin estar en principio diagnosticada y que se pregunta si su problema de salud (el que sea), su malestar, o su falta de confort se debe, en última instancia, a algún tipo de alergia alimentaria.

Precisamente por estas cuestiones, la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI) ha lanzado una campaña de concienciación sobre alergia alimentaria y la anafilaxia con el fin de ayudar a que la población comprenda mejor cómo se sienten las personas en esta situación, el profundo impacto en la calidad de vida que les generan, la gravedad que pueden llegar a tener, lo costosas que pueden llegar a ser para toda la sociedad y lo importante que es el diagnóstico precoz y el manejo de esta situación. Es más, como datos relevante, la EAACI advierte que: en los últimos 10 años, los ingresos hospitalarios de niños por reacciones alérgicas graves se han multiplicado por siete; y que entre el 6 y el 8 % de los niños menores de tres años presenta algún tipo de alergia alimentaria.

Frente a esta situación la misma EAACI considera como principales estrategias de futuro que tanto los profesionales sanitarios como la población reciban la formación correspondiente con el fin de realizar un diagnóstico y tratamiento precisos. Para ello destaca que:

  • Se sabe que más de 120 alimentos producen alergias alimentarias y, de ellos, los más frecuentes son: la leche, el huevo, el trigo, los cacahuetes, los frutos secos, el pescado y el marisco.
  • La alergia alimentaria es la principal causa de la anafilaxia en la población y afecta, en particular, a los niños.
  • Son pocas las personas conscientes de que una reacción alérgica severa, como la anafilaxia, puede provocar la muerte.
  • Las etiquetas de alimentos en las que se indica “puede contener” determinados ingredientes resultan útiles a la hora de reducir la ingestión accidental de alérgenos.
  • Los pacientes con alergias tratadas incorrectamente ocasionan la mayor parte de los elevados gastos sanitarios relacionados con este tema.
  • Diversos estudios demuestran que, a lo largo de la vida, los pacientes con alergia alimentaria tienen una peor calidad de vida que aquellos con enfermedades que, a veces, se consideran más graves, como la diabetes.

El diagnóstico chungo

Con frecuencia, son muchos los síntomas o incluso enfermedades que son erróneamente atribuidos a una alergia alimentaria. Así, no son pocos los pacientes que, estando insatisfechos con las respuestas que reciben de los profesionales sanitarios, recurren con frecuencia a métodos de diagnóstico alternativos. Entre ésos métodos “alternativos” y no eficaces más utilizados figuran los siguientes, tal y como advierte la EAACI:

  • Pruebas “citotóxicas”: Estas pruebas se basan en la incubación de células sanguíneas junto a una serie de extractos de alimentos y miden con fines diagnósticos el cambio en el tamaño celular o la respuesta inflamatoria. Entre este tipo de pruebas las más populares son el AlcatTM y el NOVO ImmogenicsTM. Sin embargo, no existen estudios científicamente válidos que muestren su utilidad a la hora de establecer una alergia a los alimentos.
  • Detección de IgG específica contra los alimentos: Otras empresas comercializan también kits de detección de IgG a un gran número de productos alimenticios con el fin de diagnosticar las alergias alimentarias. En realidad, los resultados positivos sólo demuestran el contacto con la comida, pero no han sido capaces de discriminar la alergia de la tolerancia, y no se recomiendan por parte de ninguna de las organizaciones científicas especializadas en alergia.
  • En el apartado más alternativo o magufo de todos figuran pruebas basadas en la kinesiología, la provocación subcutánea y sublingual, la prueba DRIA, la biorresonancia y la electroacupuntura o prueba electrotérmica. Todas ellas son técnicas in vivo que no tienen ninguna credibilidad científica.

Lo que dice la ciencia y puedes confiar

En sentido contrario a todas las pruebas antedichas, la mejor prueba hasta el momento para detectar alergias alimentarias consiste en, después de una evaluación adecuada por parte de un alergológico (como Dios manda), en la exposición alimentaria “doblemente cegada” y controlada con placebo, que se debe realizarse bajo la supervisión de profesionales de la salud con experiencia en estas cuestiones.

Dicho de una forma clara para que se me entienda: ni kits que se compran por correo; ni envió de muestras (sangre, saliva…) a supuestos “laboratorios”; ni consultas en farmacias o herbodietéticas o herbolarios; ni pruebas en dudosos cuchitriles de más que dudosa apariencia, etcétera.

La alergia alimentaria es algo serio, ponte en manos de profesionales cualificados y no de vendedores de humo… por mucho que huela bien dicho humo.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interese consultar:

——————————————–

Imagen: David Castillo Dominici vía freedigitalphotos.net

¿Sabes si eres alcohólico?

El consumo de alcohol, ya sea en cantidades altas o “moderadas” ha de ser observado como una cuestión de salud (OMS, 2012). De momento y en esta ocasión no voy a concretar mi argumento en las cifras que relacionan el consumo de alcohol con los distintos perjuicios físicos y sociales que es susceptible de ocasionar; baste el decir que sus números son francamente alarmantes. Aunque, está claro, no es lo mismo ser un bebedor moderado u ocasional que un alcohólico, ya empecé a apuntar que incluso el consumo moderado puede acarrerar más problemas que beneficios sobre la salud (ver esta entrada). No obstante, no hay duda en que es el alcoholismo la forma más grave y patente con la que el consumo de bebidas alcohólicas muestra su cara más atroz.

Para poder auto-comprobar el grado de relación que cada uno tiene con las bebidas alcohólicas hoy les traigo este sencillo test del National Council on Alcoholism and Drug Dependence norteamericano, algo así como el “Consejo Nacional sobre el Alcoholismo y las Drogodependencias”. Se trata de una institución creada con el fin de aportar confianza en el cambio de actitud para aquellas personas afectadas por el alcoholismo o por cualquier otra drogodependencia, siempre con la participación y el apoyo de la comunidad sanitaria.

Este “minitest” me ha parecido uno de los que mejor guarda el equilibrio entre el número de preguntas, las cuestiones que aborda y su sencillez. Como muchos otros test similares, se responde con un “SI” o con un “NO“, habiendo de decantarse siempre por una u otra respuesta. Al finalizar, se contabilizan todas las respuestas afirmativas y su total se compara con los resultados que se pueden encontrar al final. Anota el número de tus respuestas afirmativas:

  1. ¿Bebes más cuando estas decepcionado, bajo presión o tras un conflicto personal, profesional, etc?
  2. ¿Toleras ahora más cantidad de alcohol que cuando empezaste a beber?
  3. ¿Alguna vez has sido incapaz de recordar parte de la noche anterior a pesar de no haber perdido la consciencia en ningún momento?
  4. Cuando bebes junto a otras personas, ¿tratas de beber más cuando los demás no se dan cuenta?
  5. ¿Te sientes incómodo cuando sabes que no hay alcohol disponible?
  6. ¿Adelantas, ahora más que antes, el momento de tomar la primera copa del día?
  7. ¿Te sientes en ocasiones culpable por beber?
  8. ¿Algún familiar o amigo cercano te ha expresado su preocupación por tu forma de beber?
  9. ¿Sufres en la actualidad de más “lagunas de memoria” que antes?
  10. ¿Sigues queriendo beber después de que sus amigos te digan que ya es suficiente?
  11. ¿Sueles tener “una razón” para justificar el beber en exceso?
  12. Cuando estás sobrio, ¿has lamentado algo de lo que hiciste o dijiste mientras bebías?
  13. ¿Has tratado de seguir alguna estrategia, como cambiar el tipo o la marca de bebida, para controlar tu forma de beber?
  14. ¿Alguna vez has incumplido promesas autoimpuestas  hechas con el fin de reducir tu consumo de alcohol?
  15. ¿Has sido detenido, precesado o tenido algún otro problema legal estando bebido?
  16. ¿Tratas de evitar a familiares o amigos cercanos mientras bebes?
  17. ¿Tu estatus económico, profesional, familiar o social se ha deteriorado consecuencia de la bebida?
  18. ¿Te ha aconsejado tu médico la idoneidad de reducir el consumo de alcohol?
  19. ¿Comes de forma escasa o irregular mientras bebes?
  20. ¿Sufres de “temblores” por la mañana y beber “un poco” o tomar algún tipo de medicación ayuda a que te tranquilices?
  21. ¿Sientes que no puedes beber tanto como antes solías beber?
  22. ¿Te has emborrachado alguna vez varios días seguidos?
  23. Después de períodos de tiempo de consumo prolongado ¿has escuchado u oído cosas que no existen?
  24. ¿Has solicitado ayuda alguna vez para dejar de beber?
  25. Antes, durante o tras un consumo excesivo de alcohol ¿te has sentido especialmente deprimido o ansioso?
  26. ¿Hay o ha habido entre tus familiares cercanos algún problema de alcoholismo?

 

RESULTADOS

  • Haber respondido a dos preguntas afirmativamente denota un mayor riesgo de padecer alcoholismo.
  • Si hay entre 2 y 8 preguntas respondidas afirmativamente, se aconseja concertar una cita con un profesional de la salud (un médico) con el fin de que pueda evaluar de forma más precisa las circunstancias.
  • Si hay más de 8 respuestas afirmativas, es posible que tengas un problema importante relacionado con las bebidas alcohólicas y que precises atención especializada inmediata.

Nota importante: Este auto-examen está destinado a ser utilizado con fines orientativos y no debe entenderse que constituye un diagnóstico de alcoholismo. El test está confeccionado para ayudar a centrar el problema y será tu médico quién, llegado el caso, te informará de la verdadera situación.

En España, de igual modo, existen instituciones y organismos tanto públicos como privados que ofrecen ayuda a todas aquellas personas que se encuentren en un trance semejante. Entre sus herramientas de trabajo también encontramos numerosos test o exámenes que pueden aportar una idea aproximada acerca de la situación de cada uno. Por ejemplo, están los de Alcohólicos Anónimos o los que promueve el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a través de diversas guías, como por ejemplo esta de aquí.

————————–

Foto: Imagens Evangélicas