El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Entradas etiquetadas como ‘premios rancios’

“Mentira podrida”: campaña para desenmascarar desmanes de la publicidad alimentaria

Eso es publicidad, eso es mentira (podrida)

Mentiroso

Con esta frase se podría sentenciar la realidad al respecto de una buena parte de la publicidad de alimentos. Y es que aunque la frase sea de mi cosecha, sé que así piensa también una buena parte de la población y también cada vez más profesionales que centran su labor en algún sentido u otro dentro de las cuestiones alimentarias. Una pena ya que la publicidad como actividad y forma de comunicación comercial en general no tiene la culpa. Ahora bien, tanta publicidad malsana va a terminar por hacer considerar a cualquier publicidad como negativa o dañina.

Así lo pensamos y así lo decimos de vez en cuando a pesar de que nuestras públicas opiniones no pasan por ser otra cosa que una especie de prédica en el desierto. Se opina, se grita, se indigna uno, se olvida… y ya está, vuelta a la misma mecánica rutina como si nada. Al final me queda una sensación similar a la de Winston Smith, el protagonista de la novela de 1984 (George Oewell) para quien el doblepensar era una complicada habilidad (y no me extraña) para lograr la estabilidad mental:

‘Doblepensar’ significa el poder, la facultad de sostener dos opiniones contradictorias simultáneamente, dos creencias contrarias albergadas a la vez en la mente […] Decir mentiras a la vez que se cree sinceramente en ellas, olvidar todo hecho que no convenga recordar, y luego, cuando vuelva a ser necesario, sacarlo del olvido sólo por el tiempo que convenga, negar la existencia de la realidad objetiva sin dejar ni por un momento de saber que existe esa realidad que se niega… todo esto es indispensable. Incluso para usar la palabra ‘doblepensar’ es preciso emplear el ‘doblepensar’. Porque para usar la palabra se admite que se están haciendo trampas con la realidad. Mediante un nuevo acto de ‘doblepensar’ se borra este conocimiento; y así indefinidamente, manteniéndose la mentira siempre unos pasos delante de la verdad. En definitiva, gracias al ‘doblepensar’ ha sido capaz el Partido —y seguirá siéndolo durante miles de años— de parar el curso de la Historia.

Más allá de mis desvaríos filosóficos sobre la cuestión, cada vez son más las personas que como te decía se ponen en pie para tratar de sacar los colores a esa industria ruin que se aprovecha del consumidor medio y abusa, bien con su machacona presencia en no importa que entorno, bien a partir de una publicidad claramente engañosa (sea legal o no ya que, como si no fuera suficientemente complicado el tema, de todo hay).

Una muestra de lo que te cuento lo podemos encontrar por ejemplo en la asociación VSF (Veterinarios Sin Fronteras) Justicia Alimentaria Global que aparte de otros objetivos generales ha iniciado una campaña francamente admirable llamada “Mentira podrida”. Con ella se pretende poner en tela de juicio la verosimilitud de aquellos anuncios y spots de alimentos, y establecer hasta qué punto incluyen mensajes ilícitos, perversos o inducen, como poco, a la confusión.

Según VSF Justicia Alimentaria Global:

Eslóganes como fresco, saludable, hecho en casa, auténtico, real, artesano o directo del campo han sido los más utilizados por las marcas para vender sus productos. La industria ha visto una oportunidad y se ha apropiado del uso de estos conceptos haciendo creer al consumidor propiedades que los productos industriales lógicamente no tienen. De hecho, arrebatan el significado de los reclamos a las pequeñas explotaciones, artesanales y realmente auténticas, que sí están trabajando basadas en estos atributos.

Un producto light engorda menos, un alimento natural tiene menos aditivos, uno casero es artesano, uno que termina en -ol nos ayuda a bajar el colesterol, uno llamado sanísimo es más sano, uno con lactobacillus mejora nuestras defensas, un batido de cacao enriquecido con calcio es bueno para la población infantil, un paté con hierro es un alimento sano para los niños, unos pollos de corral son producidos por un pequeño agricultor/ a, y así hasta el infinito. Pero, ¿realmente es así? La mayoría de las veces no. ¿Entonces nos engañan? Sí. ¿Se puede evitar? Sí.

Tal es así que en el marco de esta campaña, ha creado unos “Premios Rancios al Peor anuncio Alimentario de la Historia”… una especie de profiterol de oro, premios con los que se conoce países en de Europa central los “premios” que otorga una asociación de consumidores (Food Watch) a la mentira publicitaria más insolente. Ojalá los “Premios Rancios” alcancen la repercusión mediática que en Alemania y otros países tienen los “Profiteroles de oro”. De momento, si quieres ayudar a que así sea puedes votar a los finalistas de la actual edición (anuncios de Puleva, Bimbo, El Pozo, Campofrío, Gallina Blanca y La Vaca que Ríe)

Una pena que haya que escoger, a mí no me resulta nada fácil. Lo que seguro pienso hacer el proponer a VSF más candidatos.

Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese consultar:

——————————————————-

Imagen: jesadaphorn vía freedigitalphotos.net