El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Entradas etiquetadas como ‘franquicias’

Chipotle: porque otro estilo de Fast-food era necesario

Chipotle

El Fast-food tiene mala prensa… y en mi opinión es merecida; es más diría yo, poco de malo se dice para lo que se debería decir. Sin embargo, esta mala imagen es todo excelencia cuando se analizan fríamente sus datos, sobre el control de proveedores, los protocolos de seguridad alimentaria, su “compromiso” con la nutrición, etcétera. Pero la verdad sea dicha, todas estas presuntas excelencias se desmoronan en el momento que se visitan los locales de, al menos, las franquicias más populares.

Hace poco, con motivo del 6 cumpleaños de mi hija Carolina acabamos en un centro comercial entre semana a media tarde con el fin de disfrutar de la bolera. No había estado nunca y le hacía especial ilusión… y a mí, ya que el tema de los bolos me gusta. El caso es que no nos lo pensamos dos veces y, siendo entre semana nos decidimos rápido: la bolera estaría vacía… y así fue.

Habiendo acabado y siendo ya la hora de cenar, volvíamos hacia el coche cuando apareció una de esas flamantes cadenas de hamburguería… de las de siempre. Carolina, la niña gourmet pidió, y como negarse… acabamos “cenando” los cuatro allí. Al principio todo bien (en cuanto a las peques me refiero) pero en poco tiempo el idílico castillo que se habían imaginado a partir de los vagos recuerdos que tienen de la última vez que estuvieron se derrumbó como un enorme terrón de azúcar debajo del grifo del agua caliente. La mayor, Adriana de 10 años, en uno de sus preclaros análisis de la situación comentó que la imagen es lo que contaba en estos casosuna apariencia de un tinglado que te invita a comer comida “mala” (que no es precisamente sabrosa) que de otro modo no te comerías; es más concluyó, estas mismas patatas si no estuvieran puestas en este paquetito tan mono y así presentadas no me las comería, las de casa son mil veces mejor, aunque no estén tan “monas”.

Le doy la razón, esa puede ser una de las claves de su éxito, por que eso desde luego no se les puede negar, tienen éxito. Lo mejor de todo es que motu proprio y durante un buen tiempo se les han quitado a ambas las ganas de volver a uno de estos templos típicos del Fast-food.

Pero… ¿podría haber otro modelo de Fast-food que sin renunciar a parte de su esencia (la inmediatez en el servicio, el tema de las franquicias…) ofreciera una calidad superior y que esta fuera percibida por sus clientes? Parece que sí. Digo parece porque no he tenido ocasión de contrastarlo en persona… pero su web y lo mucho que de esta cadena se está hablando últimamente solo presagia cosas buenas. Al menos en su mayoría. Se trata de Chipotle, una cadena de fast-food de estilo mejicano (tacos, burritos, ensaladas de legumbres…) comprometida con la calidad en todas sus vertientes, desde el origen de las materias primas con producciones más sostenibles (quizá con exceso para mi gusto en el uso de los conceptos ecológico, orgánico y natural) a las cuestiones laborales, nutricionales y, por supuesto, al placer de comer lo que en verdad se ofrece en la publicidad (lo que me recuerda esta entrada y el soberbio fragmento de la peli “Un día de furia”).


Es difícil de conocer algunos de los restaurantes de esta franquicia salvo que vivas en Estados Unidos ya que aun no se ha internacionalizado. No obstante su web da para entretenerse un rato y contrastar como, de verdad, sus productos tienen una pinta inmejorable… y sin perder esa esencia de Fast-food. Por eso, ahora más que antes habrá que empezar a distinguir el Fast-food del Trash-food (Comida rápida frente a comida basura) porque no tienen por qué ser términos inseparables.

Actualización 14/10/2014: El otro día los compañeros de La Gulateca trajeron a colación esta franquicia con la noticia de la edición de un vídeo (y su videojuego) de esta cadena de restaurantes en la que su protagonista, The Scarecrow, se esfuerza por llevar comida real a los ciudadanos en un mundo donde lo falso natural está a la orden del día… lo puedes consultar en este enlace.

———————-
Imagen: proshob vía Wikimedia Common

“Prostitución nutricional”

DineroGruesas palabras para una cruel e infame realidad. A pesar del rechazo visceral al que nos invita esta clase de expresiones, su definición (DRAE) no puede ser más cierta y ajustarse de modo más preciso a una buena parte de profesionales que han vendido su empleo o autoridad abusando bajamente de ellos por interés o adulación, es decir, prostitución con todas las letras. Una situación que cuando se realiza en el ejercicio de la profesión de dietista-nutricionista adquiere el calificativo de nutricional.

Lo cierto es que llevaba un tiempo con esta entrada rondándome la cabeza. Me refiero a eso de hacer autocrítica de la profesión. No es cuestión de ver la paja en el ojo ajeno y pasar por alto la viga en el propio. En no pocas ocasiones me he dedicado en este blog a criticar la forma que tienen algunos profesionales sanitarios de ejercer su profesión cuando implica a cuestiones nutricionales (algunos médicos, farmacéuticos, biólogos… también la de otras personas sin formación definida, etcétera) pero es preciso reconocer que dentro del colectivo de dietistas-nutricionistas también hay una importante dosis de prostitución nutricional. A ella, a su ejercicio, se llega por tres caminos típicos.

A modo de síntesis tenemos, por un lado, el perfil del “profesional” poco espabilado, con pocas luces e influenciable por el boato y oropel de las pseudociencias. Unas personas a las que su título tan solo es garantía de haber superado unas pruebas (los exámenes) y en las que el conocimiento no ha dejado poso alguno en su sabiduría. Es el prototípico seguidor de las “bioenergías”, “chakras”, y algunas medicinas “tradicionales” basadas más en el acervo popular y cultural de una población que en los datos contrastables. Son “profesionales” que creen en la homeopatía, en los análisis masivos de intolerancias alimentarias, en el poder del agua hexagonal en los alimentos con calorías negativas o en sistemas dietéticos sin demasiado aval… olvidando (si alguna vez lo conocieron realmente) todo aquello aprendido en su formación universitaria.

Por otro lado, tenemos el perfil del típico profesional espabilategui o aprovechategui. En este caso el “profesional” sabe que lo que hace en el ejercicio de su profesión de poco o para nada sirve salvo para aumentar sus ingresos. Y le da igual. O a lo mejor sí que le importa, pero el caso es que a pesar de ser consciente de lo que hace, lo sigue haciendo por que es lo que le interesa desde un punto de vista estrictamente crematístico. Es un sinvergüenza de tomo y lomo.

Y por último, tenemos al profesional desesperado por encontrar un trabajo y que ve en lo que no se podría calificar de otra forma más que de “redes de proxenetismo nutricional” la oportunidad de trabajar “de lo suyo”. Estas “redes” son, muy habitualmente, las que vienen establecidas en forma de franquicias cuyo único objetivo de negocio es la pérdida de peso, o las que establecen extravagantes sistemas de diagnóstico de diversas dolencias con cuyo resultado se puedan establecer desustanciadas pautas dietéticas. Estos negocios se suelen rodear de una parafernalia “cientifista” centrando su negocio, además, en la venta obligada de productos de dudosa, por no decir nula efectividad para los fines propuestos (ellos los tildan de suplementos, complementos y coadyuvantes). Al mismo tiempo, insisto, junto a la compra obligada de estos productos, al cliente potencial se le suele captar a partir del falaz reclamo de “consulta gratuita” y se les termina dando una pauta dietética conocida en el mundillo como “la dieta del cajón derecho”. Es decir, dietas estandarizadas en las que el “profesional” captado principalmente (pero no de forma exclusiva) entre las últimas promociones de dietistas-nutricionistas tiene un limitado margen de maniobra.

Pues desde el cariño y respeto que le tengo a esta profesión y en especial dirigido a la última categoría de actuales o futuribles dietistas-nutricionistas, dejadme por favor que os dé mi opinión. No caigáis en las “redes de proxenetismo nutricional”. Trabajar para ellas no es la solución a trabajar “de lo nuestro”, aunque pueda parecerlo, es mentira. Se utiliza a los dietistas-nutricionistas para que prestéis vuestra imagen, en realidad solo vuestro título, para poder ser exhibido en el cuchitril en el que probablemente “pasaréis consulta” y dotar al acto de venta de zarandajas varias de una falsa prestancia. Vuestro contrato, lo que viene escrito en el papel por el cual termináis alquilando vuestra profesionalidad a la empresa lo deja meridianamente claro, seréis contratados bajo el epígrafe de “técnicos comerciales” o cualquier otro eufemismo para describir el verdadero y único propósito de vuestra presencia allí, que no es otro que encasquetar a los clientes (me niego en estas circunstancias a referirme a ellos en forma de pacientes) los productos y sistemas que la marca pone a vuestra disposición. Recuerda: sin venta de producto no hay negocio y… honestamente ¿tú crees que se puede adelgazar sin los mencionados productos; son necesarios… son imprescindibles… crees que se hace una adecuada educación nutricional haciendo descansar parte del éxito en ellos? (Ponte en la piel del cliente y en lo que pensará de esos productos).

Es momento de ser sincero y reconocer que un servidor también estuvo tentado en su tiempo de pasar por una de estas franquicias. Afortunadamente me di cuenta pronto del trasfondo y huí despavorido. Es más, os contaré un “secreto”. En no pocas ocasiones el colectivo de dietistas-nutricionistas ha levantado su voz, bien desde el asociacionismo, bien de forma espontánea, para denunciar lo que en su día parecía ser toda una afrenta a nuestra profesión. Habida cuenta de que hace unos años (hoy menos) muchas de las personas que “pasaban consulta” en estas franquicias no eran dietistas-nutricionistas, existía una especie de clamor popular entre nosotros que proponía cambiar las cosas y exigir que en este tipo de negocios o afines fuera un dietista-nutricionista el que estuviera al frente. Pues bien, yo opinaba lo contrario y, en una expresión que ha terminado por trascender entre muchos compañeros, afirmé (y lo mantengo) que el día que en todas estas franquicias solo hubiera dietistas-nutricionistas al frente, la respetabilidad de este profesional sería gravemente vulnerada y que, entonces, no nos lavaría ni toda el agua del Jordán.

Prostitución nutricional

Conozco varios compañeros que han pasado por este tipo de negocios, algunos han salido y otros aun continúan. Todos tienen todo mi respeto ya que me resulta muy costoso atribuirles un porcentaje concreto de la culpa de haber estado o de seguir allí trabajando… las “redes” saben muy bien como hacer su trabajo y las condiciones laborales, en general, para todos, son terriblemente jodidas. Pero déjame que termine con una opinión y un consejo estrictamente personales.

Prostitución nutricional 2Estimado dietista-nutricionista, probablemente eres más joven que yo y con menos experiencia, pero trabajar en estas franquicias o en estos negocios no es “trabajar de lo tuyo”; en mi opinión y haciendo buena la segunda acepción que da el DRAE de este término, es “prostitución nutricional”. Y si de NO trabajar de lo tuyo se trata, seguro que te es posible buscar otros trabajos en los que además, de rebote, no se enturbie el verdadero valor profesional de los dietistas-nutricionistas. Hay gente que ya lo probó y se salió, otros ni siquiera lo probaron. Se puede. Dignifica tus estudios y dignifica tu profesión.

——————————–

Nota 1: Quiero agradecer en el alma a una compañera, Anabel Lara (@anabelikalara) su estímulo y aquiescencia para escribir esta entrada a partir de un comentario en Twitter.

Nota 2: Reconozco que las franquicias a las que me refiero son negocios que desempeñan una actividad completamente legal (supongo). En este sentido, no tengo nada en contra de ellas. Tan solo he querido poner de manifiesto que las personas que en ellas trabajan no tienen  porque ser dietistas-nutricinistas y, que en mi opinión, si lo son, las labores que desempeñan, en general, están muy por debajo de su preparación.

Actualización 28 de julio de 2014: Por fin, un compañero dietista-nutricionista (José Joaquín López, @SimplementeJJ) que trabajó en una de las franquicias señaladas ha levantado su voz y nos cuenta su ilustrativa experiencia en este post “casa” de otra compañera (Lucía Martínez, @Dimequecomes). Puedes consultarlo en este enlace: Desenmascarando a Naturhouse. Tras leerlo, y a título personal me gustaría decir dos cosas: la primera, gracias; y la segunda, me gustaría ver más entregas de esta sabrosa línea de divulgación. Ánimo y enhorabuena a ambos.

——————————-

Imagen: Ambro vía freedigitalphotos.net

Time is money (y “la dieta” también)

Nota del nutricionista de la general: Con cierta periodicidad y utilizando los viernes para ello aparecerán en este blog algunos relatos cortos que versarán, como no podría ser de otra forma, sobre cuestiones alimentarias, la nutrición, la salud y la dietética. El fin es que siendo entradas un poco más largas, pueda aprovecharse el fin de semana para su lectura. Algunos, a tenor de su extensión, es posible que vayan “cortados” en capítulos y en viernes consecutivos. Espero que los disfruten.

Time is money (y “la dieta” también)

-Un relato corto alegórico-

Rosamari estaba parada delante de la puerta del establecimiento decidiendo si entrar o no. Se lo habían recomendado muy vivamente todas sus amistades, algo bastante fácil de entender ya que el nuevo sistema Natur-Drive estaba en boca de todo el mundo y había abierto franquicias por todo el país, su publicidad se podía ver en las marquesinas de los autobuses, y estaba también presente en la mayor parte de revistas sin importar demasiado su temática. “Reeducación vial. Reconduzca su vida. Consulta vial gratuita” rezaban sus eslóganes más conocidos. Espantó los “pájaros” de su cabeza y sin pensarlo más cruzó el umbral. Un joven y atractivo empleado ataviado con un flamante mono rojo de fórmula 1 le esperaba tras el mostrador.

–        Bienvenida a Natur-Drive, ¿en qué puedo ayudarle?

–        Hola, me llamo Rosamari y tengo muchos problemas para bajar el tiempo que me lleva llegar a los sitios: mi trabajo, el cole de los niños, acudir al gimnasio, etc. El caso es que ya me han quitado el carnet de conducir seis veces además de haber sufrido un par de accidentes, nada grave, sólo el coche. Siempre estoy buscando sistemas para bajar mi tiempo. Y no sé qué hacer, lo he probado todo. Cada vez que me han quitado el carnet lo he recuperado acudiendo a los cursillos de otras (ejem) franquicias como esta; he estado en PronoKart, Flash-Drive, AutoFast , 4×4 System, CopStop… y la verdad es que ya ni me acuerdo de las otras. Al principio muy bien, pero luego… Siempre me terminan quitando el carnet o teniendo un accidente. Me gustaría saber en qué consiste este sistema, cuánto me va a costar y si podré hacer lo que yo verdaderamente quiero, que es llegar a mis metas en poco tiempo.

–        Fenomenal Rosamari, mi nombre es Yónatan, y he de decirte que estás en el sitio adecuado. Antes de responder directamente a tus preguntas te he de decir que esta no es una franquicia más. A nosotros nos gusta decir que somos una familia. Una familia que viene de Estados Unidos, donde llevamos más de 20 años cosechando unos resultados asombrosos con nuestro sistema de “reeducación vial”. En este tiempo hemos re-enseñado a conducir a más de 60 millones de conductores, que son ahora parte de la gran familia Natur-Drive. Nuestro sistema se está expandiendo por todo el mundo dando la oportunidad a que millones de usuarios del automóvil puedan aprovechar nuestro revolucionario método.

A tus preguntas te diré que no tienes por qué preocuparte por el dinero, nuestro sistema es gratis, lo único eso sí, habrás de adquirir una serie de elementos indispensables para alcanzar tus metas y que te servirán para toda la vida.

Como me parece que ya estás algo informada de nuestra metodología, si te parece, lo que podemos hacer es empezar directamente y mientras voy aclarando tus posibles dudas. ¿Te parece?

–        Bien, pero…

–        No te preocupes por nada, que aquí estamos para ayudar. Mira, lo primero que hay que hacer es enfundarse este kit de iniciación compuesto de mono ignífugo, guantes autoventilados y botas ergonómico-cómodas para conducir. Ve poniéndote todo el equipo y vamos hacia el coche para comenzar ya mismo.

Rosamari se enfundó todo el equipo, se miró en el espejo y sonrió. “Parezco una piloto profesional, así da gusto” -se dijo para sus adentros arrepentida ya de sus dudas antes de entrar en Natur-Drive- “estos tíos saben lo que se hacen”.

–        ¡Madre mía Rosamari! –dijo Yónatan- estás estupenda. Bueno, yo creo que ya estás lista para seguir el auténtico, genuino e infalible sistema Natur-Dive de reeducación vial. Antes de ir a boxes a por el coche, si te parece deberías abonar el kit de iniciación que, a pesar de repetirme, he de decirte que te queda como un guante, se ve que tienes madera de conductora. Son 340€.

–        ¡¿340€?! Esto… em… yo pensaba que el tema de estas consultas viales eran gratis.

–        Y lo son, ya te lo dije, pero el material imprescindible que te permitirá alcanzar tus metas no. Ten en cuenta, que este material es mucho más caro en otros lugares, por ejemplo, que si lo vas a comprar en comercios especializados. Gracias a nuestras miles de franquicias por todo el mundo podemos hacer una rebaja a nuestros usuarios y proporcionarles las mejores herramientas al mejor precio. Como te digo nuestra vocación es de ayuda antes que ninguna otra.

Rosamari rebuscó en su bolso la cartera mientras pensaba que esta no era la idea que se había hecho, pero en fin, estaba dónde estaba, y parecía que no había marcha atrás.

El datafono se puso muy contento al pasar la Visa, su rítmico chisporroteo electrónico se asemejaba a una cínica carcajada. Con la soltura que da la experiencia en estos casos Yónatan extrajo el ticket y se lo dio a firmar a Rosamari.

Se instalaron en el coche, Rosamari al volante y Yónatan en el lado del acompañante que tenía un sistema de doble pedal. Rosamari tiró de la cinta del cinturón de seguridad para colocárselo y este la interrumpió.

–        ¿Qué haces? No, no, no y no… si quieres ser eficaz y ganar tiempo al volante habrás de cambiar el chip de todo lo aprendido. Ponerte y quitarte el cinturón de seguridad son dos acciones que te roban una cantidad de tiempo maravilloso. Es posible que hayas oído que el cinturón de seguridad evita los accidentes, y que esta medida es recomendada por la Organización Mundial de Conductores (OMC), pero es un error. Más bien es un complot para que se lucren las empresas que instalan los cinturones de seguridad en lo coches; empresas – ¡qué casualidad!- que tienen entre sus directivos a los mismos que mandan en la OMC. Sin embargo nuestros estudios en las prestigiosas instalaciones del circuito de Wichita, capitaneadas por el campeón del mundo de rallies Nigel Salonen, han puesto de manifiesto que en el 93% de los accidentes de circulación los conductores llevaban el cinturón puesto. Así pues, como tú misma puedes comprobar, es más seguro no ponerse el cinturón. Y a lo que vamos, también te ahorra un tiempo precioso, y en esto de aprovechar el tiempo al volante no hay factor pequeño que valga.

Asombrada por el descubrimiento Rosamari salió prudente de boxes y se detuvo, ya en la vía pública, en un semáforo en rojo.

–        ¿Dónde vives y dónde trabajas? Preguntó Yónatan.

–        Vivo aquí mismo, en ése portal de ahí, y trabajo a las afueras, en el Polígono Cajas Gordas en una empresa de logística, soy administrativa.

–        Estupendo, es perfecto para la primera clase de hoy. ¿Cuánto tardas por lo normal en ir de tu casa al trabajo?

–        Cerca de 25 minutos.

–        Hoy verás cómo se puede lograr en 15.

Rosamari estaba contenta. Al ponerse el semáforo en verde aceleró con suavidad y… el coche, para su sorpresa, salió propulsado como si tuviera un cohete adosado (era el profesor el que había hundido el pedal del acelerador hasta el fondo).

–        Pero vamos a ver ¿tú no querías ganar tiempo? –dijo Yónatan a gritos mientras Rosamari daba volantazos a diestro y siniestro para esquivar los coches más lentos- Cuando salgas de un semáforo, sal del mismo picando ruedas. Al hacerlo así, el resto de conductores se asustarán al oír el estrépito e instintivamente soltarán el pie del acelerador asustados por el ruido, eso te hará ganar un tiempo precioso para colocarte primera y no tener que aguantar a los “pie-duros”, es decir, a los muermos de conductores que haya delante de ti.

–        ¡Es verdad, estoy la primera!

–        No te olvides de circular a caballo entre carriles, con la raya por medio como los coches de Escalextric, de esta forma los que vengan por detrás no sabrán por donde pasarte si es ésa su intención. Y si sigues pisando el acelerador es hasta posible que llegues a pasar aquel semáforo que se ve a lo lejos, ¿lo ves?

–        Lo veo, lo veo… uuuuaaaaaauuuu… ¡hemos pasado! Oye esto es una maravilla, voy mucho mejor de tiempo que cuando voy yo sola.

–        Ya te digo Rosamari, este es nuestro sistema, no tiene fallos. Por cierto, mira más adelante, parece que aquel cruce está bloqueado, es posible que haya un accidente. Haz una cosa, al llegar al primer coche que bloquea el paso, súbete a la acera, hay sitio para pasar.

–        Pero oye, si subo a esta velocidad a la acera ¿no estropearé el coche?

–        A ver, alma de cántaro, es evidente que sí, pero no se trata de subir todo el coche a la acera a esta velocidad y circular por ella (por lo menos no ahora) se trata que con cuidado, pero decidida, subas las dos ruedas del lado derecho y una vez que hayas sorteado el atasco vuelvas a la carretera.

–        Madre mía lo que estoy aprendiendo. ¡Tenías razón, había espacio! Hay que ser idiota para no hacerlo, la vedad es que no sé por qué el resto de conductores no lo hacen.

–        ¿Oyes el ruido de sus bocinas? Son por ti, están molestos porque a ti te funciona y ellos no lo hacen y se quedan ahí atascados.

Transcurridos 12 minutos estaban en el Polígono Industrial Cajas Gordas.

–        ¿Contenta Rosamari? Hemos llegado incluso antes de lo que yo había previsto. Este es el sistema Natur-Drive, éxito garantizado.

–        Oye Yónatan, ¿y lo de la “reeducación vial”? Porque he de decirte que yo ya había leído en alguna revista y en Internet algo en relación a estas estrategias, pero lo cierto es que no me atrevía. ¿Es esta la reeducación?

–        No Rosamari, lo que acabas de practicar hoy es la fase de ataque de nuestro eficaz, seguro y exclusivo sistema Natur-Drive. Ahora de lo que se trata es que una vez alcanzados tus objetivos, que como ves han sido plenamente satisfechos, que conduzcas según tú ya sabías y según los cánones de la OMC. Ten en cuenta que en este polígono es donde tu trabajas, conocen tu coche y podrían denunciarte, perderías puntos y a la larga el carnet de nuevo. Pero eso no va a ocurrir ya más porque tú ya sabes qué es lo que hay que hacer para conservar tu tiempo, ¿a que sí?

–        Sí, pero para alcanzar mis metas he estado contigo y me he sentido segura mientras recorríamos el camino, ¿por qué no nos ha parado ningún policía de tráfico después de todas las que hemos hecho?

–        Tienes razón Rosamari, nuestro trabajo es adaptarnos a los problemas particulares de cada conductor y tú no eres una excepción. Esto que has hecho lo has hecho de la mano de un profesional y hay que tener cuidado, ya has visto que conmigo estabas totalmente segura. Te voy a dar una información que es muy útil para el sistema de reeducación vial. Es un concepto nuevo que hemos descubierto y que estamos estudiando, se llama SOD, o Self-Offensive-Drive (conducción auto-ofensiva). Por ejemplo, es preciso que estés atenta en todo momento a ver si ves algún coche o moto patrulla en las inmediaciones. Además, hay que prestar una especial atención a los Opel Astra de color gris o azul oscuro que, en esta ciudad, son los modelos que se utilizan como coches patrulla camuflados. Por último, y en el hipotético caso de que nos hubieran parado hoy, ten en cuenta que Natur-Drive tiene “contactos”, y yo les hubiera “explicado” y no hubiera pasado nada. Por eso es importante que cada vez que pongas en práctica el SOD lo hagas en manos de un profesional reconocido por Natur-Drive. Tenemos tarifas especiales de las que sólo se pueden beneficiar nuestros familiares, y he de decirte que tú ya formas parte de nosotros. Enhorabuena.

–        Muchas gracias Yónatan, estoy encantada, creo que son los 340€ que mejor he invertido en mi vida, que gran diferencia de vosotros con el resto de sistemas, además sois tan modernos, estáis tan preparados… en fin, voy a subir disparada al curro y les voy a dejar a todos con la boca abierta cuando me vean llegar en punto y con todo lo que he rebajado (de tiempo).

—————————–

No conviene dar crédito a cualquiera, y se debe examinar el consejo que da otro, pues es muy frecuente aconsejar lo que conviene al que aconseja y no lo que conciene al aconsejado. Al tiempo que no se debe creer en agüeros, pues son vanas señalas que siempre engañan. Ni se debe confiar mucho en los principios lisonjeros, pues algunas veces los fines son adversos.

(ESOPO. Fábulas completas. M. E.Editores SL.)

 

————————

Foto 1: Jan Tik

Foto 2: stupid.fotos

Foto 3: Eva Rinaldi Celebrity and Live Music Photographer