El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Entradas etiquetadas como ‘Enfermedad celiaca’

Por fin un poco de sensatez en el IVA del pan “sin gluten”

Afortunadamente los celiacos están de enhorabuena. La última y reciente modificación del IVA había dejado el pan para celiacos en una situación inconveniente, que anteriormente estaba gravado con el 8% y pasaba a tener el 10%. Lo que es (o era) un auténtico despropósito tal y como señalé en este post (“Pisar la manguera, palos en las ruedas y otras puñetas nutricionales”).

En dicha entrada denunciaba la falta de sensibilidad del gobierno con un colectivo de enfermos, el de los celiacos, que veía como su único tratamiento, el consumir alimentos exentos o libres de gluten, pasaba a ser poco menos que considerada una extravagancia alimentaria y “su pan” el de sin “sin gluten” se circunscribía dentro del grupo de “productos dietéticos” y, por lo tanto, con el nuevo IVA incrementado.

 

Sin embargo, una noticia del pasado 27 de septiembre me ha alegrado el cuerpo el conocer en el canal web “Noticias jurídicas” que la ministra Dña. Ana Mato ha anunciado que el pan “sin gluten” contará con un IVA superreducido por primera vez. Nada más leerla, pensé en el importante tirón que tenía este blog y en el ¡mira tú como me leen en el Congreso!… pero me temo que no ha sido así.

Según parece la noticia parte de la respuesta que ha dado el Congreso de los Diputados a una pregunta formulada por el Grupo Parlamentario CiU a este respecto y que ha decidido ofrecer una muestra del compromiso del Gobierno con los celíacos y sus familias.

 

Pues me parece bien, es más, me parece estupendo. Lo digo en serio. A ver si además de la medida tomada con el pan para celiacos el resto de ciudadanos vemos algo más que “una muestra” de ese compromiso con la salud por parte de este Gobierno y, tal y como decía Paco Martínez Soria en ya no me acuerdo qué película, “recibida muestra, envíen partida”. Por ejemplo, no estaría nada mal que se promocionara el consumo de pan integral entre la población general poniendo su IVA (actualmente en el 10%), por lo menos, al nivel del pan normal (el 4%). Que digo yo ¿qué les costará?

——————————

Foto 1: dfb

Foto 2: islandlife

¿Cómo afrontar el gluten en los medicamentos?

 

 

Algunas personas quizá se sorprendan al conocer que algunos medicamentos aporten gluten (ver entrada al respecto). Quienes desde luego no se sorprenderán serán aquellos que sean celiacos y que por tanto se esfuerzan a diario por descartar aquellos alimentos que contienen este elemento de forma más o menos solapada. Para ellos, ingerir aunque sea pequeñas cantidades de gluten con los alimentos podría suponer el aumento del riesgo de desencadenar un brote de su enfermedad. Recordemos que el único tratamiento para este tipo de enfermos es el seguir una dieta lo más exenta posible de gluten. Pero lo peor viene cuando además esta situación no es diferente cuando se trata de medicamentos. Algunos medicamentos tanto de venta libre como aquellos obtenidos con receta pueden suponer una fuente de gluten.

En algunos medicamentos el almidón (como producto derivado de los cereales que pueden contener gluten) es utilizado como excipiente en la manufactura de comprimidos y cápsulas. La normativa vigente (en vigor desde 1991) obliga a que los fabricantes de los medicamentos declaren tanto en el envase como en el prospecto el gluten y/o el almidón de aquel cereal susceptible de aportar gluten. Desde aquel año diversas las leyes (Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios) y reales decretos (RD 1345/2007, de 11 de octubre) han regulado el uso de esta información y los procedimientos de autorización.

Pero las preguntas importantes para todo celiaco son:

¿Puede un medicamento que declare aportar gluten proporcionar una cantidad significativa de esta sustancia?

¿Cuánto gluten aporta un medicamento con gluten?

Estas preguntas se las planteó y resolvió en su día la Asociación de Celiacos de Euskadi y el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Bizkaia por lo menos en lo que se refiere a los alimentos genéricos, y evidentemente las respuestas dependerán del medicamento considerado.

En cualquier caso en el texto “El gluten y los alimentos genéricos” se pone un ejemplo bastante revelador. Supongamos que una persona celiaca con una enfermedad crónica distinta de esta tiene que tomar diariamente un fármaco que contiene gluten, en concreto Atenolol 100 mg EFG x 30 comprimidos, un medicamento cuya dosis habitual es de 1 comprimido al día en el tratamiento de la hipertensión arterial o infarto agudo de  miocardio. Este medicamento genérico declara en su ficha técnica la máxima cantidad de almidón de trigo que se encontró en su día (2009) en un genérico: 35 mg

Entonces para hallar la cantidad de proteínas totales en ese almidón tenemos que hacer las siguientes operaciones (suponiendo que dicho almidón aporta la máxima cantidad de proteínas admitida por farmacopea, es decir, el 0,3 %):

35 mg x (0,3 / 100) = 0,105 mg de proteínas totales por comprimido.

Si tomamos en consideración que de toda esta cantidad de proteína entre el 80-85% es gluten, y tomando el máximo posible (85%) tendríamos un máximo de 0,089 mg de gluten por comprimido.

0,105 mg de proteínas x (85/100) = 0,089 mg de gluten que tomaría diariamente una persona con este tratamiento

¿Es mucha esta cantidad?

Pues la verdad es que es escasa (no digo irrelevante pero si ciertamente pequeña). Para ello se puede comparar la cantidad aportada por uno de estos comprimidos con la de un alimento que suelen (o suelen poder) incluir diariamente los celiacos en su alimentación: el pan apto para celiacos. Así, incluso esta clase de pan “para celiacos”, en 100g aporta hasta 3 partes por millón (3ppm) de gluten, es decir, contiene unos 0,3mg de gluten (3ppm en 100g son 0,3mg). Es decir, puede haber más del triple de gluten en 100 g de pan que se considera exento de él que en un comprimido que declara almidón de trigo y que contiene la máxima cantidad de gluten permitida.

Ni que decir tiene que en el caso de los celiacos toda ingesta de gluten tiene un efecto acumulativo y que el monto total de estas proteínas ha de estar controlado en función del tiempo y de las fuentes de gluten que se incluyan (alimentos, bebidas como la cerveza y como puede comprobarse también medicamentos). Pero en relación a este tema se hace preciso tomar muy en consideración que existen un amplio abanico de medicamentos tanto genéricos como no, que no contienen gluten. Si en cualquiera de los casos se hiciera imprescindible el tomar un medicamento que declara tener gluten o almidón de trigo, las cantidades de gluten que se ingerirían serían pequeñas y habitualmente bien toleradas por la mayoría de las personas celíacas, en especial si hay un control médico de todas las circunstancias. De todas formas ante cualquier duda o sospecha sobre este tema, se recomienda consultar tanto al médico como al farmacéutico.

———————————

Foto 1: RambergMediaImages

Foto 2: frogthroat

Foto 3: dfb

Fuentes consultadas:

Gluten y medicamentos genéricos

Academy of Nutrition and Dietetics

Preguntas y respuestas en torno a la celiaquía

Con motivo del día de la enfermedad celiaca celebrado ayer 27 de mayo, creo interesante el aclarar algunas cosas sobre este tema para quienes aun habiendo oído hablar al respecto, no sepan en esencia de qué se trata. Por cierto, hoy día 28 es el Día Nacional de la Nutrición, motivo por el cual se hizo una entrada en su día con el lema de esta edición (Enseñar a comer es enseñar a crecer) que participa en el primer Festival de Blogs de Nutrición y Dietética.

¿Qué es la celiaquía?

En sentido estricto, se trata de una intolerancia alimentaria permanente provocada por una respuesta autoinmune en personas genéticamente predispuestas que se exponen (a través de la alimentación) a un complejo de proteínas denominadas, en genérico, gluten. De una forma más coloquial, se trata de una intolerancia que sufren algunas personas al comer aquellos alimentos que incorporan gluten.

¿Dónde se encuentra el gluten?

El gluten está presente:

  • De forma natural en el trigo, la cebada, el centeno, la avena y el triticale (un híbrido de trigo y centeno);
  • También en aquellos alimentos que de forma tradicional se elaboran con estas materias primas (pan, bollería, repostería, galletería, cerveza, etc.); y
  • En otros alimentos que utilizan este tipo de materias primas como recurso tecnológico para aportar algunas cualidades organolépticas, por ejemplo textura en algunas salsas, volumen en fiambres y/o embutidos, etc.

Esta última situación, frente a las dos anteriores, es la que complica en cierta medida la vida del celiaco ya que tiene estar constantemente pendiente del etiquetado en este tipo de alimentos para saber si contienen algún tipo de ingrediente o aditivo que pueda suponer la ingesta de gluten.

¿Cuáles son los efectos de incorporar gluten si se es celiaco?

La principal consecuencia de la exposición continuada al gluten en un celiaco es la malnutrición ya que una produce una atrofia de la superficie de absorción intestinal dificultando dicho proceso, es decir, ocasiona una atrofia de de las vellosidades del intestino que deriva en una absorción deficiente de nutrientes, sea el que sea: hidratos de carbono, proteínas, grasas, minerales y vitaminas.

¿Cuáles son sus síntomas?

En general provoca distintos déficits nutricionales y en el caso de niños o adolescentes puede cursar con retraso en el crecimiento. Además de forma más inmediata puede cursar con pérdida de apetito, pérdida de peso, diarreas crónicas, sensación de plenitud o distensión abdominal, alteraciones del humor y del carácter, etc. No obstante, es preciso destacar que ya sea en el adulto o en el niño los síntomas pueden ser más o menos atípicos o no presentarse, lo cual dificulta su diagnostico.

¿Quiénes padecen celiaquía?

En general se estima que la enfermedad celiaca afecta a 1/100 personas. Pueden padecerlo tanto niños como adultos y tiene un componente genético importante, por lo que suele ser frecuente que dentro de una misma familia haya más de un caso. Se calcula que por cada paciente diagnosticado hay muchos otros que, siendo celiacos, permanecen sin diagnostico.

¿Cuál es el tratamiento de la enfermedad celiaca?

Resulta fácil enunciar el tratamiento, pero no tan fácil que el paciente celiaco lo ponga práctica. El único tratamiento válido consiste en excluir de la dieta del celiaco los alimentos que contienen gluten y centrar su dieta  en aquellos productos que, en su origen, no contienen gluten. Es importante tomar en consideración qué un retraso en la aplicación de este tratamiento o lo que sería lo mismo, en el diagnóstico, aumenta el riesgo de que estas personas sufran otras patologías, por ejemplo: malnutrición, depresión, infertilidad tanto masculina como femenina, abortos y determinados tipos de cáncer.

Si no soy celiaco ¿me puedo beneficiar de una dieta exenta de gluten?

Recientemente han saltado a la palestra los casos de algunos deportistas que no siendo en principio celiacos han conseguido ciertos logros deportivos tras seguir una dieta exenta de gluten. Tal es el caso, por ejemplo de Novak Djokovic (aunque diversas fuentes apuntan a que su nutricionista sí que le ha diagnosticado una intolerancia al gluten). En este sentido, no se conoce hasta la fecha una relación causa y efecto directa de estas dos circunstancias. Si una persona que no es intolerante al gluten experimenta mejores resultados, marcas o sensaciones al apartar los alimentos con gluten de su dieta será, con mucha probabilidad, por lo que hasta la fecha se conoce como un ejemplo más de “amimefuncionismo”.

¿Qué alimentos están permitidos, cuáles podrían ser sospechosos y cuáles han de ser evitados con certeza de la alimentación de un celiaco?

  • Alimentos sin riesgo:
  1. Leche y lácteos derivados como los quesos, el requesón, los yogures y la cuajada.
  2. Carnes y derivados cárnicos frescos, congelados o en conserva al natural. Embutidos como la cecina, el jamón serrano y el jamón cocido de calidad extra.
  3. Pescados frescos y congelados sin rebozar, mariscos frescos y pescados y mariscos en conserva al natural, en aceite o en salmuera (agua y sal).
  4. Huevos y derivados.
    Todas las verduras, hortalizas y tubérculos.
  5. Todas las frutas.
  6. Entre los cereales, el arroz y el maíz.
  7. Todas las legumbres secas o en conserva cuando se presentan al natural.
  8. El azúcar, la miel, los aceites, la mantequilla, el café en grano o molido, infusiones, refrescos de naranja, limón y cola, vinos y bebidas espumosas. Frutos secos naturales. Sal, vinagres de vino, especias en rama, en grano y todas las naturales.

 

  • Alimentos que han de considerarse, en general, “sospechosos” de contener gluten (dependerá en gran medida de las marcas):
  1. Patés y embutidos como el  choped, la mortadela, el chorizo, la morcilla, las salchichas, etc.
  2. Quesos fundidos, aquellos “de untar”, de sabores, el “especial” para pizzas, etc.
  3. Conservas cárnicas, albóndigas y hamburguesas “preparadas.
  4. Conservas de pescado en salsa o con tomate frito. Sucedáneos de marisco y pescado tipo surimi.
  5. Salsas, condimentos y colorantes alimentarios.
  6. Sucedáneos de café, chocolate y cacao y otras bebidas de máquina.
  7. Frutos secos tostados o fritos con harina y sal.
  8. Gominolas y golosinas, determinados tipos de helado, turrones y productos navideños.
  9. E incluso aquellos productos dietéticos y productos etiquetados “sin gluten” que no se encuentren acompañados de un análisis adecuado.

 

  •   Alimentos que con toda seguridad contienen gluten:
  1. Pan elaborado con harina de trigo, cebada, centeno y avena. Bollos, pasteles y tartas. Galletas, bizcochos y productos de repostería. Higos secos. (Siempre y cuando no hagan alegación “sin gluten” en base a la legislación vigente)
  2. Pasta alimenticia: fideos, macarrones, tallarines…
  3. Bebidas destiladas o fermentadas a partir de cereales: cerveza, agua de cebada.
  4. Productos manufacturados en los que entre en su composición cualquiera de los cereales antes citados en cualquiera de sus formas: harinas, almidones, féculas, sémolas, proteínas…
  5. Obleas de comunión.

 

A modo de consejo: Tanto si usted sospecha que puede sufrir la enfermedad celiaca, como si ya esta diagnosticado le recomiendo que se ponga en contacto con la Asociación de Celiacos más próxima a su localidad. Por lo que a mí me consta es encomiable las labores que ejercen de asesoramiento y de servicio que prestan a este colectivo y a sus familiares. La Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE) aglutina a todas esas asociaciones y constituye en estupendo punto de información al respecto.

 

———————

Foto 1: Xuanxu