El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Entradas etiquetadas como ‘Centro de información cerveza y salud’

Si no quieres taza, toma cerveza y media

Cerveza y pistolaPocas bromas con la nueva jugada de aquellos que promueven el consumo de cerveza buscando para ello el más psicodélico y salutífero de los argumentos.

En los últimos años hemos asistido a la promoción de la cerveza como un producto sanísimo “sin más” dirigido a la población general (a partir de patéticas tergiversaciones al respecto de su composición) viéndola pasar también como un alimento idóneo en la práctica deportiva subiéndola al carro de la moda runner (con base en las mismas tergiversaciones nutricionales); recomendarla tanto en la lactancia como durante la gestación (sin alcohol, faltaría más); auparla hasta la dieta mediterránea y ahora… esto es lo último, recomendarla como un producto “idóneo” tras los excesos navideños.

Es difícil de creer, lo sé, pero así nos están vendiendo ahora la moto: ¿te has pasado de frenada en las comidas navideñas? pues nada, ahora un poco de penitencia dietética y, claro está, cerveza…. que no falte cerveza, con moderación, claro, ya que esta bebida es “idónea” para estas lides. Para flipar.

Tienes alguna muestra de lo que te cuento en este enlace, este o este otro (básicamentese trata de la misma información pero en medios distintos; y sin desperdicio, por aquello de la moderación, la imagen de recurso del último enlace).

Antes de continuar quiero justificar mis palabras, he dicho “tergiversaciones”… (¿podrían ser “mentiras”?). Y lo digo porque los promotores del consumo de cerveza usan argumentos cuajados de información falaz. Estoy hasta la bola que de la cerveza digan que es una fuente de proteínas, de fibra y de no sé cuantas vitaminas y minerales… y esto, habida cuenta de nuestro catálogo alimentario, es una mentira más grande que la lengua para pegar carteles de circo. Y lo peor es que, ya lo sabes, detrás de la práctica totalidad de este tipo de jugadas está el conocido como Centro de Información Cerveza y Salud. Bonito nombre, ¿eh? Rimbombante, dejémoslo ahí. Como ya dije lo que tenía que decir de ellos (y de sus científicos colaboradores) en esta entrada, te invito a que le eches un vistazo. A colación de su labor y de esta nueva campaña, quizá merece la pena que conozcas también la opinión de Mikel Iturriaga (@mikeliturriaga)

La clave es la mezcla de conceptos correctos con publicidad encubierta.

Encubierta y… malsana apostilla un servidor, empleando para dotarla de cierto caché el criterio de autoridad cuando son algunos señores o señoras médicos quienes hacen el caldo gordo. Digo esto porque todas esas veleidades que habitualmente se mencionan acerca de la cerveza son ensalzadas única y exclusivamente por quienes están interesados en su venta o por quienes en colaboración con ellos prestan su imagen y palabra. Nadie más habla salutíferamente bien de ella.

Y es que, en mi opinión, ante esta habitual y tergiversadora estrategia solo caben dos posibilidades: o los profesionales sanitarios que dan la cara para vendernos más cerveza no tienen ni idea de sus reales características nutricionales, ni de las del resto de alimentos (algo bastante preocupante de alguien que pasa por tener un cierto conocimiento de estas cuestiones) o, conociéndolas, se las pasan por el arco del triunfo a sabiendas (algo que me recuerda, no sé por qué esta entrada al respecto de la “prostitución nutricional”) lo que me parece aun peor.

La cerveza, tu mejor aliado para combatir los excesos navideños rica en minerales como el potasio, fósforo o silicio y contiene vitaminas del grupo B y antioxidantes naturales…

Anda no me jo… robes (te sugiero de nuevo que pongas en contexto estas falaces declaraciones nutricionales sobre la cerveza en este enlace)

 

La puntilla

Si ya de por sí te parece como a mí descontextualizado el hecho de recomendar cerveza (con moderación) para hacer frente a los excesos navideños, la puntilla sobre esta cuestión viene de la mano de aquella persona, médico, que presta su autoridad al respecto de esta movida para terminar por decir que:

Seguir las pautas de una dieta moderada en la que incluir todo tipo de alimentos y bebidas como la cerveza, y otras fermentadas, es fundamental, siempre y cuando se mantenga un consumo responsable.

Veamos, quizá a la Dra. Purificación Martínez de Icaya (que ya se ha prestado en otras ocasiones para colaborar con el ínclito Centro de Información interesada Cerveza y Salud) le interese conocer el significado de fundamental.

Así que Puri, te tuteo si me lo permites…, “fundamental” hace referencia a aquello que sin lo cuál algo, lo que sea, no puede ser o funcionar. A ver si me explico, las ruedas de tu coche son fundamentales para que este funcione o se desplace; los ojos son órganos fundamentales para poder ver; cursar y acabar estudios de medicina son fundamentales para poder ejercer de tal; etcétera… ¿lo pillas?

Así que no, no y no… la cerveza y otras bebidas fermentadas no son ni fundamentales ni principio para seguir un estilo de alimentación adecuado, aun cuando de ellas se haga un consumo moderado… ni de lejos. Sin cerveza se puede vivir… y muy bien.

Y no, no me malinterpretes Puri, no soy de la liga antialcohólicos, pero sí de una particular liga anti-chorradas descontextualizadas (afortunadamente no somos pocos). Pero sobre todo soy de esa liga anti-hacer llegar cualquier beneficio para la salud a través de cualquier forma de consumo de cualquier bebida alcohólica ya que entiendo (y entendemos) que en estos casos los presuntos beneficios nos quedan muy lejos cuando se observan los muy próximos riesgos. Nos duele sobremanera que cualquier profesional de la salud distorsione el mejor mensaje que se puede hacer llegar a la población general a través de los medios. Si quieres un día te lo explico, incluso con una cerveza delante. Ahora, al así hacerlo no será por salud, eso también te lo digo.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interese consultar:

—————————————–

Nota: mi agradecimiento para Raquel Blasco (@RaquelBlascoR), Mikel Iturriaga (@mikeliturriaga) y Aitor Sánchez (@Midietacojea)

Imagen: Boaz Yiftach freedigitalphotos.net

¿Quién dice que la cerveza es buena para la salud?

Cerveza helada 2La semana pasada distintos medios de comunicación se hicieron eco de esta noticia: “La cerveza puede proteger el sistema cardiovascular”. No es la primera vez, ni será la última, en la que los titulares de los periódicos nos informan de los múltiples beneficios que hay detrás del consumo de cerveza. Pero ¿a quién se debe tanta información sobre el beneficio en el consumo de esta bebida alcohólica?

Aquí en España, el Centro de Información Cerveza y Salud, es la principal institución que, según sus propias palabras, promueve “la investigación sobre las propiedades nutricionales del consumo moderado de cerveza y su relación con la salud”. A este centro le debemos las frecuentes “noticias” e investigaciones en las que siempre, siempre, sale bien parada la cerveza. Curioso.

 

Digo curioso, porque así a bote pronto parece que un “centro de información” debiera hacerse eco de todos los aspectos (positivos y negativos) que redundan en el uso de aquel objeto que contemplan y no solo de aquellos que le benefician. Pero la realidad nos dice que no es así. Puedes consultar este enlace y contrastar todos los artículos que tiene el Centro disponibles en su web. Ya ves, según este Centro el consumo de cerveza se puede relacionar de forma positiva en el embarazo, las enfermedades neurodegerativas, la práctica deportiva, el estado inmunológico, la enfermedad cardiovascular, y un largo etcétera de situaciones fisiopatológicas; y de forma negativa con… ¿nada?

Siempre he andado un poco mosca con estas cuestiones, pero el otro día, no sé por qué, la gota colmó el vaso y decidí llamar personalmente al mencionado “Centro de Información Cerveza y Salud” y hacer dos preguntas: Cómo se financia y soporta el mencionado Centro, y saber si están en disposición de publicar a través del Centro algún estudio en el que el consumo de cerveza no salga especialmente favorecido.

Una vez al teléfono, hablando ya con el Centro, me atendió Bárbara una trabajadora amable, perspicaz y combativa a partes iguales. Bárbara me comentó que el origen y sustento del Centro de Información Cerveza y Salud parte del gremio cervecero, es decir de aquellas empresas que fabrican, envasan, distribuyen y/o venden cerveza y que era normal que por esta razón “sus estudios” solo hablen bien de la cerveza. Ni publican estudios de otras instituciones (hablen bien o mal de la cerveza) ni van a publicar un estudio en el que el consumo de cerveza salga perjudicado. Es decir, un claro ejemplo de lo que se denomina “Cherry picking” o falacia de atención selectiva. Para que nos entendamos, lo que deja en buen lugar al gremio se selecciona y anuncia a bombo y platillo y lo que no, se obvia, silencia u omite. Entiendo las razones que me hizo llegar Bárbara, aunque no las comparta.

Lo que ya no es tan normal es que el ciudadano medio no pueda reconocer fácilmente este tipo de información cuando lee en los medios aquellos estudios en los que la cerveza y su consumo moderado salen tan maravillosamente favorecidos. Es decir, me temo que para el consumidor medio una “noticia” sobre un estudio que relaciona de buen rollo cerveza y salud no sea publicidad sino “información”.

¿Por qué hay tantos estudios sobre el beneficio en el consumo de cerveza (o vino) y no sobre el de berenjenas, calabazas o kiwis? Es sencillo, por que el gremio de los primeros disponen y destinan recursos para su mayor gloria y el de los segundos no. El Centro de Información Cerveza y Salud promueve estudios, edita newsletters, hace llegar notas de prensa a los medios, subvenciona congresos de nutrición, patrocina eventos, etc. y se habla, siempre bien, del consumo de cerveza en relación con la salud. Y a mí no me parece bonito. Para ello el Centro en cuestión se ha sabido rodear de auténticas personalidades nacionales que en el plano científico puedan acreditar la excelencia de sus investigaciones. No pongo en duda que los estudios realizados y publicados sean de una alta calidad, pero sí la forma en la que el Centro gestiona toda la información referente a la cerveza o más sencillamente al consumo de bebidas alcohólicas. La realidad nos dice que no es preciso a estas alturas que por cuestiones de salud se siga santificando el consumo de ninguna bebida alcohólica aunque para ello se tenga que tomar el rábano por las hojas.

Tal y como comenté en esta entrada, según la mayor parte de instituciones científicas de renombrado prestigio el consumo de cualquier bebida alcohólica aporta más perjuicios que beneficios sobre la salud. Y no es solo una cuestión de medida. Es decir, no hay una cantidad de alcohol lo suficientemente baja por debajo de la cual los beneficios superen los riesgos. No.

Así pues, me gustaría que cada vez que vuelvas a oír un mensaje positivo relativo a la salud sobre el consumo de cualquier bebida alcohólica, incluida la cerveza (y por supuesto el vino) te plantees quién está detrás de esa información, y que recuerdes el posicionamiento de la OMS al respecto:

Aunque se ha demostrado un pequeño efecto protector entre el consumo ligero y moderado de alcohol sobre las enfermedades isquémicas, su consumo ha de considerarse como abrumadoramente tóxico para el sistema cardiovascular

 O el de la World Cancer Research Institute/American Institute for Cancer Research

La evidencia científica no muestra un nivel claro de consumo de bebidas alcohólicas por debajo del cual no se producen incrementos en el riesgo de los cánceres que causa. Esto significa que, basándonos tan sólo en lo relativo a las evidencias de cáncer, incluso pequeñas cantidades de bebidas alcohólicas deben ser evitadas

Sería muy de agradecer que en una institución con el glorioso nombre de Centro de Información Cerveza y Salud se hiciera eco de estos posicionamientos o que, al menos, los tuvieran en cuenta para rebatirlos… si puede.