El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Entradas etiquetadas como ‘Ahorro’

La necesaria rehabilitación de las frutas y verduras “feas” (no seas tiquismiquis y ahorra)

manzana mutante

Somos unos consumidores pijos, muy pijos. Con nuestro pijerío hemos incluso modificado las leyes de la oferta y la demanda de los alimentos, de forma que solo tenemos accesos a los alimentos “bonitos” y así, los feos, aunque buenos, se tiran. Es un despropósito… tirar comida, tiene narices.

Tiramos tanta comida a todo lo largo de la cadena y del proceso alimenticio y es un hecho tan flagrante que la Unión Europea propuso establecer 2014 como el año en contra del desperdicio de comida. Fruto de esta vergonzosa realidad (recuerda, la Comisión Europea estima que cada año se tira cerca de un tercio de toda la producción mundial de alimentos) algunos países y empresas han puesto su granito de arena para frenar esta lacra, y de ellas hablaremos en futuros post, empezando por este.

El caso es que con esta cuestión en la cabeza, una cadena de distribución de alimentos (de supermercados), la tercera en importancia en Francia, Intermarché, ha puesto en marcha una interesante campaña para no desaprovechar la ingente cantidad de frutas y verduras que habitualmente se desperdicia, que se tira directamente a la basura, por no reunir los cánones de belleza que los consumidores con el pijerío mencionado exigimos a este grupo de alimentos en cuales quiera que sean los puntos de venta (súper, mercado, vending…) a los que accedemos.


Y lo ha hecho con un notable éxito de ventas en su campaña ya que, entre otras cosas estos productos se venden un 30% más barato que los guapos ejemplares de referencia. Lo que sea con los fines de: A) que la población tenga más fácil acceso a consumir al menos 5 raciones al día entre frutas y verduras, un grupo de alimentos que muchas veces queda apartado por el precio de estos comestibles y B) que no se desperdicie tanta comida ¡que es vergonzoso!

A modo de ejemplo, baste decir que esta especie de manzana mutante que recogí hace un año de un manzano que cultivo, nos ofreció esta especie de manzana mutante (la de la foto del principio del post). Tras retratarla, la degustamos en familia y reconocimos que estaba tan estupenda y exquisita como todas las demás del árbol; sabiendo que, de estar a la venta, difícilmente hubiera tenido salida.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interese consultar:

—————————————-

Nota: quiero agradecer a Alfonso Méndez, un fiel y agradecido seguidor de Twitter (@alfon_mendez) su aportación para esta entrada.

Sanidad pública, dietistas-nutricionistas y política

Hoy levanto de nuevo la reivindicativa hacha de guerra en favor de una profesión presente en los documentos públicos (resoluciones para la obtención del título de Dietista-Nutricionista, Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, etc.) pero totalmente ausente de facto en las administraciones, es decir y como ya comenté, quiero protestar por la actual situación de una profesión totalmente ninguneada.

Esta entrada, no estaría mal, debiera caer en manos de algún político con voluntad política. En especial en las de esos que dicen que están luchando a brazo partido por reducir el gasto público y demás en virtud de la actual y cruel crisis económica.

Y traigo argumentos de peso. De mucho peso. Los argumentos vienen de los Países Bajos (Holanda, si lo prefieren, aunque no es lo mismo). Es decir, se basan en un caso acontecido en los Paises Bajos con este colectivo de profesionales y el rifi-rafe que han mantenido recientemente con la administración sanitaria de su país. Para no extenderme lo cuento rápidamente casi en forma de telegrama:

  • Los dietistas-nutricionistas holandeses estaban en su día incluidos dentro de la cartilla de servicios sanitarios de la administración holandesa. Más en concreto (y sólo) en atención primaria.
  • Al parecer Holanda no lo está pasando tampoco bien con la crisis y decide recortar el gasto. Y lo hace sacando a los dietistas-nutricionistas de la, llamémosle, seguridad social.
  • Los dietistas-nutricionistas están agrupados en la correspondiente Asociación Holandesa de Dietistas y protestan y afirman que su labor además de eficaz ahorra recursos a las arcas públicas.
  • La administración no les hace ni caso, todo lo más, les invitan a que prueben la eficacia de su trabajo en la sanidad pública y que demuestren que al mismo tiempo sirve para ahorrar recursos.
  • Y los dietistas holandeses, va y lo hacen. Encargan un estudio externo y se lo presentan a las autoridades públicas.
  • Las autoridades públicas holandesas comprueban que en base al informe realizado por esta entidad imparcial que la labor de los dietistas-nutricionistas en atención primaria no solo es efectiva si no que además supone un ahorro de futuros problemas y complicaciones médicas y “readmiten” a los dietistas-nutricionistas.

Igualito, igualito que aquí. Por lo que a mí me consta en el Senado y el Ministerio de Sanidad español cuentan con un informe de similares características al holandés desde el año 2010, la única diferencia (es justo reconocerlo) es que el informe está presentado y elaborado por la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN) pero los datos y conclusiones son de la misma magnitud que el informe holandés.

¿Quieres ver el informe de Holanda?

Bien, aquí esta: “Cost-benefit analysis of dietary treatment” (“Análisis de coste-beneficio del tratamiento dietético”)

¿Quieres conocer la conclusión del estudio de coste-beneficio sobre el tratamiento dietético?

Es esta:

“Treatment by the dietitian has various social benefits. The health of the patient (and his family) improves, such that costs of health care can be avoided and the production of the patient increases. The treatment of patients with obesity and obesity-related diseases creates social benefits of € 0.5 to € 2.3 billion over a period of five years. For every € 1, – spend on dietary counseling of these patients, society gets a net € 14,- to € 63, – in return: € 56, – in terms of improved health, € 3, – net savings in total health care costs and € 4 , – in terms of productivity gains.”

————————————————

“El tratamiento practicado por un dietista-nutricionista aporta diversos beneficios sociales. La salud del paciente (y la de su familia) mejora, de esta forma se evitan costes en la atención sanitaria al tiempo que se genera un menor número de pacientes. En un periodo de 5 años se estima que el tratamiento de los pacientes con obesidad y sus enfermedades relacionadas supondrá un ahorro de entre 0,5 a 2,3 mil millones de euros. Por cada euro invertido en el asesoramiento dietético de estos pacientes, la sociedad recibe a cambio un neto de entre 14 a 63 euros: 56 euros en términos de mejora de la salud en general; 3 euros en el ahorro neto del coste de las atenciones sanitarias; y los otros 4 euros en términos de aumento de la productividad [se entiende del paciente que coge menos bajas]”.

 

Señores políticos: ¿no estaban interesados en ahorrar en gasto público? que no digo ya en mejorar la salud de la población.

Si la poblacíon neerlandesa es de unos 17 millones de habitantes y la incorporación del dietista-nutricionista supone un ahorro en 5 años de unos 0,5 a 2,3 mil millones de euros, una cantidad de ahorro proporcional para la población española (50 millones de habitantes) rondaría los 1,5 a 6,7 mil millones de euros. Pues eso. Mecagüenlamar.