BLOGS
El confesionario El confesionario

“Observa la verdad y no la traspases. No calumnies a ninguna gente grande o pequeña”, Ptahhotep

De Lluís Companys a Artur Mas

Estos días se cumplen 80 años de los llamados Fets del Sis d’Octubre (los Hechos del Seis de Octubre), que supusieron la caída del Gobierno de la Generalitat después de que el ‘president’ Lluís Companys proclamara un Estado catalán que apenas duró nueve horas. La verdad es que esta mirada a la historia, observándola a través del espejo de la actualidad, resulta apasionante. El origen del conflicto -la mecha que encendió el último petardo- fue una ley (la Llei de Contractes de Conreu, es decir, la Ley de Contratos de Cultivo). Hoy, buena parte de la oleada soberanista surgió tras el recorte del Estatut y, estos días de octubre, el conflicto Estado-Catalunya se ha abierto por otra ley: la de consultas.

Esta Llei de Contractes de Conreu fue aprobada por el Parlament de Catalunya el 14 abril de 1934, tal como la Cambra catalana ha dado su visto bueno a la ley de consultas populares. Por aquel entonces, el llamado Tribunal de Garantías Constitucionales decidió anular la Llei de Contractes de Conreu (ahora, estamos a la espera de si el actual Tribunal Constitucional anula o no la ley de consultas).

Nos situamos en el 4 de octubre de 1934. Alejandro Lerroux es proclamado nuevo presidente del Gobierno español y nombra a cuatro ministros de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), liderada por José María Gil-Robles. La consecuencia inmediata fue que se declaró una huelga general en España. Ahora, el antagonista directo del Govern sería Mariano Rajoy y sus ministros del Partido Popular.

El 5 de octubre, la Aliança Obrera de Catalunya se une a la huelga general y la Generalitat da apoyo tácito a estos paros (¿se acuerdan de Oriol Junqueras, líder de ERC, cuando sugirió hace unos meses una posible huelga si no se podía celebrar la consulta?). De hecho, aquel octubre de 1934 Barcelona se paralizó.

Cumbre proconsulta en el Palau de la Generalitat

Artur Mas se reúne con los líderes de los partidos a favor de la consulta en el Palau de la Generalitat. TONI GARRIGA / EFE

Las tensiones entre Madrid y Catalunya se agravaron, hasta el punto que el 6 de octubre, a las 20 horas, en el balcón de la Generalitat, el president Lluís Companys proclamó el Estado Catalán dentro de la República Federal Española. Sus palabras pasaron a la historia: “En esta hora solemne, en nombre del pueblo y del Parlament, el Govern que presido asume todas las facultades del poder en Catalunya, proclama el Estado Catalán de la República Federal Española“. La última parte es significativa, porque habla del “Estado Catalán de la República Federal Española”. Por lo tanto, si hubiera votado en la consulta del 9-N hubiera optado por la respuesta Sí-No, es decir, sí a que Catalunya sea un Estado, pero dentro de la modalidad República Federal Española.

Por aquel entonces, la proclamación de Companys comportó la declaración del estado de guerra (algo que el ministro Margallo ha dejado entrever en alguna de sus declaraciones recientes). El Ejército español debía tomar Barcelona y se produjeron disturbios en las calles.

El 7 de octubre de 1934, a la 06.00 horas, se dio por finiquitado el Estado Catalán. Tanto el Govern de la Generalitat como los responsables de los Mossos d’Esquadra fueron encarcelados en el barco Uruguay. La mayoría fueron condenados a 30 años de prisión. La amnistía llegó en 1936, con la ascensión al Gobierno español de las izquierdas. Y, después, bueno, después la Guerra Civil, Franco…

La opción de la declaración unilateral de independencia no ha sido nunca del agrado de Artur Mas, el equivalente contemporáneo a Lluís Companys. Los Fets del Sis d’Octubre se deben englobar en otra época, pero no deja de ser curioso que, 80 años después y en otro mes de octubre, España esté jugando en un tablero en el que hay en juego leyes aprobadas por el Parlament, autos de un tribunal y la opción o no del independetismo. A nivel español, también gobierna la derecha y, hasta el momento, solo la izquierda (PSOE) se ha mostrado abierta a proponer una posible salida a Catalunya, con la reforma de la Constitución y con el debate de la España federal.

A todo esto, en Catalunya, la unidad de los partidos proconsulta se pone a prueba cada día -la demostración es la reunión maratoniana del 3 de octubre de 2014 (hay que puntualizar el año para no confundirnos con 1934) en el Palau de la Generalitat para establecer un plan de ruta conjunto y sin grietas entre CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP-. Todo se mueve y nada, al mismo tiempo. Y es que ha pasado un año y sigue habiendo un 70% de catalanes a favor de la consulta y un 22% en contra, según la última encuesta del CEO (el equivalente catalán al CIS).

Esquerra aventaja a CiU en 6,7 puntos en intención de voto. Por eso, a Mas le interesaría una candidatura conjunta si, finalmente, tuviera que anticipar las elecciones catalanes y convertirlas en plebiscitarias. Pero, hasta el momento, el president se ha negado a salir al balcón de la Generalitat y, cuando se han producido manifestaciones de apoyo en la Plaça Sant Jaume, siempre ha salido a saludar a pie de calle. Y es que el cartucho de la proclamación del Estado Catalán al estilo Lluís Companys es, al menos en este mes de octubre de 2014, el último de los últimos…

 

 

 

 

1 comentario

  1. Dice ser Cat el gato negro

    Cataluña sigue tenido voz para toda España. Queremos cambiar la constitución para que un voto sea uno para todos. También que en todas las leyes importante que se pueda hacer referéndum, educación por ejemplo. Si no vota el 50% no vale Cataluña es un ejemplo, que no voto el 50% .Solo Zp. dio el visto bueno siempre uno con poder, se pone hacer las cosas. Mas tiene que marcharse o la cárcel solo por poder. no se puede empobrecer al pueblo español. Que voten los catalanes a un gobierno de izquierda y verán la realidad de la comunidad entre ellos, pero el pueblo tiene que mantener su bien estarla ley tiene que ser respetada y más si eres político. Si no a hacer lo que apetezca.

    04 octubre 2014 | 08:26

Los comentarios están cerrados.