Entradas etiquetadas como ‘Tokio’

El amor es como dice Tokio de ‘La Casa de Papel’ (y no como en una película de Disney)

Único, para siempre y capaz de cambiarlo todo. Es lo que aprendí del amor verdadero, ese que llegaría a mi vida de repente y la revolucionaría.

Me lo habían prometido La Bella y la Bestia, La Bella Durmiente, Aladdín y hasta La Sirenita.

@lacasadepapel

Aquellas conexiones eternas que se creaban a través de una mirada era todo a lo que aspiraba. Pero no lo que iba a venir.

Viví varias historias pequeñas, muy intensas. Y una grande, la que más, la que apuntaba maneras de convertirse en la eterna.

La de años juntos y seguir enamorados incluso con la tapa del váter sin bajar o las discusiones más tontas.

Esa que le ves roncando con la baba colgando de la boca y te sigue pareciendo la persona más maravillosa.

De girar la vista un día cualquiera y que te haga ilusión pensar que tendrás la ocasión de hacerte viejita a su lado.

Cuando se acabó, busqué refugio en las comedias románticas, en Ed Sheeran, en más romanticismo si cabía. Y la conclusión a la que llegaban era la misma.

No, no era amor. Al menos no del bueno, no del verdadero.

Pero que acabara no significaba para mí que lo que había sentido en aquel momento resultara menos sincero.

De hecho, llegó una nueva persona, un libro lleno de páginas en blanco para escribir capítulos de cero.

Otra vez las mariposas conquistaron mi estómago al tiempo que empezaba a colgarme de sonrisas con hoyuelos y miradas del color del mar.

Aunque no pensaba que fuera una sustitución ni la confirmación de que -esta vez sí- estaba ante el amor del bueno.

Todas aquellas veces que alguien me había desbocado el corazón hasta el punto de emocionarme la idea de un futuro juntos, me parecían igual de válidas.

Fue en La Casa de Papel que encontré la explicación que mi cabeza (pero más mi corazón necesitaba).

[Cuidado, un spoiler se avecina.]

Tokio, rendida de cansancio y a punto de ser acribillada a balazos, mira a un atormentado Río y le dice, feliz, que su nueva vida comienza ese día.

Fue como si los guionistas hubieran dado con el interruptor de la luz que tenía mis pensamientos a oscuras.

No se trataba de elegir cuál es el amor auténtico a base de invalidar los anteriores y quedarnos solo con el último de ellos.

Se trata de empezar a vivir, cada historia, como si se estrenara el amor por vez primera. Porque, en verdad, ¿no es así cómo lo hacemos?

Contamos de nuevo el primer beso, la primera vez que nos fundimos en piel, carne y jadeos, la primera vez que vuelve a salir de nuestros labios un “te quiero”.

Comenzamos una nueva vida que no entra en conflicto con las anteriores, porque, como Tokio sabe, sentimos que vivimos tantas veces como nos enamoramos de alguien.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).