Entradas etiquetadas como ‘sexo viviendo con padres’

¿Cómo tener sexo en casa si todavía vives con tus padres?

La idea de meter a alguien en casa y que tu madre se ponga a llamar a la puerta preguntándote si has ofrecido algo de beber, ya que te han educado para que te comportes de manera hospitalaria, no es quizás la más halagüeña.

(y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

YOUTUBE

Pero si has nacido entre los años 80 y mediados de los 90 estoy segura de dos cosas, una, eres millennial y dos, si me lees desde España, es probable que aún vivas con tus padres (tú y otros 24 millones de millennials en todo el mundo, que no cunda el pánico).

El precio de la vivienda, que directamente no tienes empleo, o porque simplemente te gusta estar en casa (que puede ser que prefieras compartir piso con tus padres antes que con una estudiante que deja pudrirse verduras en la nevera) son algunos motivos para no dejar el nido. Sin embargo, como persona adulta con deseo que eres, la vida sexual puede ser un interrogante.

Lo ideal es aprovechar esos momentos en los que tus padres se encuentran fuera para tener un poco de intimidad. Además te perfeccionas en el arte del quickie, es decir, un polvo rápido en el que siempre estás un poco alerta por si oyes las llaves y tienes que vestirte a toda prisa.

Y aunque está genial aderezar la experiencia con un poco de adrenalina, no siempre puedes tener la casa para ti. Si tu agenda es más caótica que la de un presidente el 4 de julio, es normal que se te haga todavía más complicado sincronizarla con la de tus padres (o hermanos) para que justo tengas plena disponibilidad de la casa en ese momento, entonces, ¿cómo hacer para tener sexo debajo del mismo techo?

“Mientras vivas bajo mi techo…” es uno de los comienzos de frase favorito de tus padres, pero es que es así. Tienes una serie de normas que debes cumplir, sí, aunque ya seas una persona adulta, sí, aunque seas capaz de asumir grandes responsabilidades como que tu jefe te pida que mandes el presupuesto al grupo japonés sin equivocarte en un solo decimal.

Por ello no tienes la confianza de entrar y salir de casa con gente aleatoria (a no ser que tus padres te hayan dado pie a ello, en cuyo caso genial).

Pero aún si la tienes y lo haces, no creo que te haga mucha gracia hacer partícipes a tus padres de que su pequeñín (o pequeñina) pasa cada vez por el salón con una persona diferente de la que no se sabe ni el nombre. Y, si lo haces, tampoco tienes la certeza de que tus padres no hagan preguntas innecesarias.

Las opciones para abordar el tema son diferentes si sientes que es algo que te está produciendo un poquito de ansiedad. En primer lugar son tus padres, son adultos también y entienden que quieras tener una vida emocional/sexual.

No te van a juzgar aunque tampoco hace falta que tengas una conversación super explícita con pelos y señales. Como no todo el mundo tiene el mismo grado de confianza con sus progenitores (y menos respecto a este tema), puedes empezar diciendo que respetas tu casa y sus normas y que dentro del respeto te gustaría hablar de las opciones que podéis barajar para que puedas tener tu intimidad con otras personas.

Piensa que, a fin de cuentas, a escondidas siempre lo puedes seguir haciendo, pero que igual sacándoles el tema, si son muy muy comprensivos y generosos (esto ya depende de cada padre) pueden ofrecerte la opción de irse alguna vez de casa.

Y si sigues viendo que es algo que no puedes hablar con ellos, puedes seguir con los quickies cuando no están a riesgo de que cualquier día infartes de la presión, esperar a que estén durmiendo, hacer pasar a la persona que viene como “un amigo con el que tengo que hacer un trabajo para la uni” o si no, siempre podrás aderezar tu vida sexual con polvos a escondidas en baños públicos, parkings

Duquesa Doslabios.