Entradas etiquetadas como ‘sex dolls’

Lumidolls: El primer burdel de sex dolls de Europa está en Barcelona

Querid@s,

No sé si os habéis enterado ya, pero en Barcelona, en el entresuelo de una callejuela cercana a la Rambla acaba de abrir sus puertas el primer burdel occidental de muñecas hinchables. Como os lo estoy contando. Garantizan que el cliente podrá cumplir sus fantasías más salvajes sin límites. La verdad es que no entiendo qué limites pueden ser esos. ¿Insultarla? ¿Pegarle una paliza? ¿Orinarse encima de ella? ¿Someterla?. Total, como estas muchachas ni sienten ni padecen, como no hablan. Esta peculiar agencia sexual lleva por nombre Lumidolls y ya hay cola. Hace un par de días me puse en contacto con ellos, tengo mucha curiosidad al respecto y se me pasaban por la cabeza miles de preguntas, una detrás de otra.

¿Cómo nace la idea de negocio Lumidolls? ¿Qué precio tiene cada muñeca? ¿De qué material están hechas? Teniendo en cuenta que se trata de muñecas, ¿Qué tipo de servicios se ofrece al cliente? Es inevitable que estas actividades empresariales despierten voces contrarias. ¿Qué les responderían? Este tipo de servicios también suscita cuestiones morales y muchos se echarían las manos a la cabeza clamando al cielo hasta dónde puede llegar el ser humano con tal de echar un polvo. La mayoría de la gente seguro que opina que los consumidores de estas barbies sexuales son enfermos. ¿Creen que lo son? ¿Qué perfil de clientela consume Lumidolls? ¿Tienen ya lista de espera? ¿A qué cree que se debe el éxito? ¿Ha habido alguna mujer entre la clientela de Lumidolls? ¿Por qué alguien (en su sano juicio) elegiría pasar un rato con una muñeca en lugar de con una mujer de carne y hueso? Pero por ahora no contestan a mis preguntas. Ante la avalancha de la prensa, hemos decidido cerrar la exclusiva con un periódico nacional para este viernes, por lo que no podemos aún responder a sus preguntas me responden textualmente.

Con la poca información que he podido indagar y sustraerle a la persona responsable de prensa, lo que sí puedo contaros es que el cliente puede escoger a una de las cuatro trabajadoras sexuales de plástico que habitan el pisito barcelonés de Lumidolls. El precio por una hora en compañía de una de ellas es de 120 euros, pero ahora son 80, es el precio promocional de apertura de negocio, al que auguro un gran éxito. La gente está muy loca.


También existe la posibilidad de pernoctar con la sex doll , incluso hacer un trío con la pareja, pero para estos servicios especiales desconozco las tarifas.

En Lumidolls el cliente es lo primero, y el personal prepara a la muñeca para que ella le reciba como él prefiera, qué tipo de outfit quiere que lleve para ese primer encuentro y en qué postura desea encontrarla. Para romper el hielo y que el vis a vis no sea demasiado frío, en cada alcoba el usuario encontrará una gran televisión de plasma donde podrá ver en la intimidad porno para ponerse a tono. Un poquito de cine porno, el fuego de unas románticas velas y la compañía de la sex doll; la noche puede salir a pedir de boca.

No perdáis detalle, porque en su afán por que luzcan lo más realistas y humanas posible, estas muñecas sexuales cuentan con tres cavidades: boca, vagina y ano, como todas. Eso sí, recuerdan al cliente que con cualquiera de sus cavidades deben utilizar siempre los lubricantes que encontrarán en cada una de las habitaciones. Están en todo estos de Lumidolls.

Asimismo, después de cada servicio, cada muñeca se desinfecta y se asea debidamente con jabones especiales antibacterias, por lo que la higiene esta ¿100%? garantizada. Recomiendan usar preservativos, que están disponibles en las habitaciones. Yo esto del preservativo, no lo entiendo muy bien, será para curarse en salud. Lo que me pregunto es, ¿la de quién?

Fabricadas de elastomero termoplástico, vamos la silicona de toda la vida, pesan 40 kilos y el parecido de estas muñecas a una mujer de carne y hueso es asombroso. Son elásticas, móviles, dinámicas y pueden cambiar de postura siempre y cuando se les eche una mano con las articulaciones. Juzgad sino vosotros mismos.

Katy, Leiza, Lyly y Aki

 

Katy, de rasgos europeos y penetrante mirada, es sexy y sexual. Mide 170, luce melena rubia, morritos calientes y un escote de infarto.

Leiza, africana, es la particular diosa de ébano del prostíbulo. Mide 168 y tiene un cuerpo escultural.

La dulce Lily es la asiática del staff, mide 161 y su aspecto es aniñado e infantil. Según describe la propia web, es “delgada, suave, con cintura de avispa y pecho totalmente natural al tacto. Su rostro angelical y su inocente mirada te cautivarán. ”

Y para los fans del manga, tenemos a Aki (165cm), el personaje de anime japonés. De pecho voluptuoso y una larga melena azul, esta muñequita de tez blanca y suave, viene con unos modernísimos cascos incorporados.

No sé cómo contempláis todo esto, yo no sé todavía qué pensar. La verdad es que muy normal no lo veo, y aunque todas ellas son preciosas y el parecido con una mujer de verdad le deja a uno pasmado, o pasmada, no dejan de ser seres inanimados, muñecas, mujeres de mentira, objetos de plástico que ni sienten ni padecen. Y eso de follarse algo que no sea un ser humano no lo veo. Por mucho que intente abrir mi mente y ser progresista, más ancha de miras, no acabo de verlo claro. ¿Quién iba a imaginar que aquel tema de Aqua vaticinaría un desconcertante futuro en el que algunos hombres mantienen relaciones sexuales con una barbie sexual? Y encima pagan por ello.

¿Será que ha llegado la era de plástico?

Bueno, cosas peores se han visto.

A follar a follar que el mundo se va a acabar.