Entradas etiquetadas como ‘río de janeiro’

Ingrid de Oliveira, la saltadora expulsada de la Villa Olímpica por practicar sexo la noche antes de saltar (a la fama)

Querid@s,

Para que conste en acta que ni exagero ni les miento, las sesiones de sexo que ya les vaticinaba que tenía lugar en los JJOO más de lo que ustedes se pensaban, ha salido a la palestra mediática. Supongo que ya son conocedores de la olímpica noticia, pero de sobra saben que me gusta perseverar en los menesteres que tienen que ver con el meneo y los placeres venéreos. Resulta que la saltadora de trampolín brasileña Ingrid de Oliveira ha sido expulsada de la Villa Olímpica. Y no por dopaje precisamente, sino por abandonarse a una maratoniana batalla sexual con su compatriota, el remero Pedro Gonçalvez. Aunque esta vez alguien se ha ido de la lengua y lo que ha ocurrido en la Villa Olímpica, lejos de quedarse en la villa, se ha hecho viral.

Esta es ella.

ingrid

Preciosa. Y este es él.

pedro

Muy apañado también.

El culebrón comenzó en la noche previa a la gran final de dobles desde el trampolín sincronizado de 10 metros del sábado pasado donde Ingrid competiría junto con Giovanna Pedrosa. Al parecer, la joven atleta pidió a su dupla en saltos ornamentales y de habitación que la dejara a solas en el cuarto que ambas compartían en la Villa Olímpica para poder disfrutar de unos momentos íntimos con el fornido Gonçalvez (23). Pedrosa se negó rotundamente aduciendo que al día siguiente tenía que competir. Según los testigos, de Oliveira la sacó a patadas de la habitación. Otros dicen que a golpes. Lo que en principio iba a ser uno rapidito seguido de un tris amoroso se convirtió en una noche loca.

Y de tórrida pasión. Mientras, Pedrosa apenas pudo pegar ojo en el sofá, donde acabó confinada. No sabemos si por lo incómodo que siempre resulta conciliar el sueño en los sofás o por “el escándalo sexual” que apenas a unos metros protagonizaban los olímpicos amantes.

Así, como “escándalo sexual” es la manera generalizada en la que los medios se refieren al revolcón olímpico de los dos atletas brasileños. Pues yo le digo a los medios que no me parece de lógica, ni justo, sino todo lo contrario. Muchas ganas de generar morbo edulcorado a costa de otros, -corrijo, de otras-, y una treta mediática de lo más barata y desorbitada. No me sean tan exagerados. Follar no es un escándalo sexual, compartir cópula con alguien que te atrae o al que amas profundamente es una de los mayores placeres de esta vida. 

Al día siguiente se presentaron en la piscina y aunque saltaron del trampolín, la efectividad de ambas se vio considerablemente mermada. ¿La culpa fue del cha cha cha? El rendimiento de Ingrid dejó bastante que desear, despertando incluso risas entre el público asistente. Intuyo que tampoco ayudaría mucho el hecho de que Pedrosa no pudiera dormir a pierna suelta la noche de los hechos. Entre unas cosas y otras, el dúo brasileño arribó a la final con un puntuación de 280.98 puntos. Tras la derrota, a Pedrosa le faltó tiempo para ir corriendo e informar al Comité Olímpico de lo ocurrido. ¿Es una auténtica chivata o creen que la chica tiene derecho al pataleo?

Un pequeño detalle. Pedrosa y De Oliveira se hicieron con la plata en los Juegos Panamericanos de Toronto el pasado año. Aquellos eran buenos tiempos y desde entonces la relación entre las dos ha ido de Guatemala a Guatepeor. Llegaron a Río casi sin dirigirse la palabra. ¿Qué incomodo, no creen?, pero el trabajo es lo primero y apechugaron como profesionales que son. Hasta la nochecita, pues la maratón sexual de la joven ha supuesto la ruptura definitiva de la dupla Oliveira-Pedrosa.

Las autoridades han procedido a su expulsión inmediata de la Villa y de los Juegos Olímpicos por falta grave, concretamente por haber tenido “una maratónica noche de sexo,” según palabras literales de Pedrosa. El Comité Olímpico considera poco disciplinarias este tipo de pernoctaciones. Sólo espero que le valiera la pena el polvo, porque desde luego le ha salido caro a la del país anfitrión. Medallas perdidas aparte, creo que en este punto se nos escapa algo.

Me pregunto, cuestionándome seriamente si de verdad hay algo que se me está escapando o los tontos son ellos. Esos comisarios olímpicos que optan por señalar con el dedo a la culpable, expulsando a lo loco a cabezas de turco para lavarse las manos. ¿Y de paso expurgar los remordimientos de conciencia? ¿A él no le va a cantar nadie las cuarenta? ¿Nadie penaliza al remero o qué bemoles ocurre? Por su parte, Gonçalvez (no olvidemos que es el tercero en discordia en este asunto y con el que la sensual Ingrid compartió a partes iguales el dichoso revolcón) no dice ni que esa boca es suya, porque alega que él de su vida privada no habla. ¿Ni siquiera para hablar en su favor?

Todo el mundo puede cometer un error”, dijo Ingrid pidiendo disculpas a su compañera y a todo aquel que se haya sentido ofendido por su actuación. Disculpas aceptadas, que no has matado a nadie. La joven todavía no lo tiene todo perdido, ya que aún tiene derecho a combatir por el puesto en la delegación brasileña para las próximas competiciones internacionales. Esi sí, nadie puede negar que la brasileña ha salido algo perjudicada en esta tórrida polémica que rezuma MACHISMO por todas partes. Y se mire por donde se mire. De nuevo #micromachismo, incluso en los Juegos Olímpicos.

¿A ustedes que les parece la noticia? Yo no me mojo más.

P.D.: Ingrid, no sé si el talante austero del Comité Olímpico te impedirán saltar más en los Juegos Olímpicos, o si de lo contrario seguirás luciendo figura y talento por los trampolines. Pero chica, a lo hecho pecho. Has saltado a la fama. Y no solo olímpica.

saltar a la fam

Que follen mucho y mejor.

Sexo en las Olimpiadas: Lo que sucede en la villa se queda en la villa

Querid@s,

Las treinteañeras de espíritu veinteañero decimos que los treinta son los nuevos veinte. Pues ahora la Villa Olímpica es la nueva Las Vegas. “Lo que sucede en la villa se queda en la villa“, afirma Summer Sanders, ganadora del oro en 200 metros mariposa en Barcelona 92. Y es que los deportistas olímpicos vienen a la Villa no solo a correr y desempeñar sus respectivas categorías deportivas con esmero, sino que aprovechan estos días de competición para marcarse sesiones sexuales de campeonato. Los atletas lo corroboran, el sexo se respira por doquier.

“Hay mucho sexo. He visto gente practicándolo al aire libre, en la hierba que hay entre los edificios, dice Hope Solo, portera de la selección femenina de Estados Unidos.

“La villa se convierte en el centro del sexo más grande en el que he estado nunca, algo salvaje”, indica el bracista Eric Shanteau.

Noticia-153239-condones

“A los deportistas nos gusta ir de fiesta cuando se ha acabado la competición. Aunque realmente la marcha empieza la noche de la inauguración de los juegos, si no compites hasta pasados unos días. A primera hora de la mañana siguiente puedes ver cómo va volviendo la gente a las habitaciones” confiesa Melanie Wrights, dos veces Olímpica. “Pensad que nos hemos pasado muchos meses sin probar una gota de alcohol. Ni siquiera hemos salido por las noches. Y cuando todo eso se ha acabado…es como si no hubiera un mañana. Están por un lado las fiestas que organizan los patrocinadores y marcas publicitarias…y las que brotan ‘espontáneamente’. Y créeme…son una barbaridad”.

En esta torre de babel erótico festiva los del país del Fettuccine se llevan el oro. “Los olímpicos somos aventureros; gusta tener sexo con alguien que no habla su idioma. Y en cuanto a los dormitorios…los italianos son particularmente ‘invitadores’: dejan la puerta abierta así que podemos ver a esos cuerpazos en ropa interior”.

No es de extrañar que estos deportistas de élite se abandonen al desmadre y placer sexual. Imagino que debe de ser muy sacrificado ser uno de esos 10.500 deportistas de élite que viven tres semanas en una villa repleta de bellas musculaturas y cuerpos esculturales, y no caer en la tentación de echar una canita al aire. ¿No se apuntaría usted a la gran orgía?

Los organizadores saben como se las gastan los olímpicos en estas juergas. El COI se ha echado la manta a la cabeza y ha distribuido 450.000 condones para promocionar el sexo seguro en la Villa Olímpica.

personal-space-olympic-village-07-1-1024x683

Haciendo cálculos, la división me sale a 42 condones por deportista, el triple de los que se repartieron en Londres. Como les digo, el reparto de preservativos no se ha inaugurado en Río y desde que el COI se dedicara a lanzar cargamentos de condones entre los jóvenes deportistas, así han sucedido las cosas:

  • En los juegos de invierno de Vancouver se utilizaron 70.000 sólo en una semana.
  • En Seoul 1988 fueron 8.500. De hecho, se encontraron tantos preservativos usados en los tejados que tuvieron que prohibir tener sexo en el exterior.
  • En Barcelona 1992 se repartieron 50.000.
  • En Sydney 2000 regalaron 70.000…y tuvieron que encargar de urgencia 20.000 más.
  • En Beijing 2008 regalaron 100.000 y también se quedaron cortos.
  • En Londres 2012 fueron 150.000, 15 por deportista.
  • Hasta hoy. Para más INRI, sepa que en toda la ciudad de Río se han repartido nada menos que 9 millones de preservativos.

Un auténtico desmadre. Pero, ¿a qué se debe este considerable aumento de preservativos regalados entre el personal olímpico? No tengo ni idea, será que Brasil es única? Independientemente de los motivos, esta realidad de sexo en exceso y lujurioso desmadre no hacen sino corroborar que los verdaderos juegos no se ven por televisión. Ojalá algún día. Mientras tanto, de perdidos a Río.

Que follen mucho y mejor