Entradas etiquetadas como ‘relaciones de pareja’

#SonríealaVIHDA, hoy es el día Mundial de la Lucha contra el Sida

Querid@s,

campac3b1a1d_5

Hoy jueves 1 de diciembre se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, dedicado a difundir información (también a dar a conocer los avances contra la pandemia) y a concienciar a la población e instituciones gubernamentales sobre la amenaza del virus del SIDA. También hoy, más que nunca, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, FELGTB pide de urgencia un Pacto de Estado frente al VIH. Declaran la gravedad de que la discriminación “se produzca bajo la permisibilidad de las instituciones públicas”.

Excepto el Partido Popular, para variar, todos los partidos políticos firmaron dicho pacto en las pasadas elecciones, comprometiéndose a colaborar en la lucha contra el sida en España.

_campaa1d2_fec6b298

El Pacto de Estado frente al VIH, la discriminación y el estigma pretende estos seis objetivos:

Eliminar las barreras de acceso a la prueba de detección del VIH y otras ETS y asegurar que los tratamientos sean universales y gratuitos para tod@s.

– Retirar la catalogación del VIH como “Enfermedad infecto contagiosa”.
– Incluir en el programa académico español una asignatura sobre salud sexual y prevención que conciencie a las nuevas generaciones.
– Impulsar la investigación científica, epidemiológica y psicosocial.
– Crear y mantener asociaciones y entidades sociales que trabajan en la lucha contra el VIH.
– Conseguir que España cumpla la estrategia 90x90x90 de ONUSIDA garantizando los mecanismos necesarios en todas las CCAA para lograrlo.
No sé ustedes, pero personalmente no veo nada malo en estas propuestas para que el partido político de turno se niegue a aceptarlas.
 #SonríealaVIHDA
Para conmemorar el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, #SonríealaVIHDA es el hashtag que FELGTB utilizará durante todo el día de hoy en las redes sociales con el fin de reclamar “una implicación política real en esta causa” y visibilizar las metas alcanzadas, no sin ignorar el largo camino que todavía queda por recorrer. FELGTB quiere transmitir en Twitter y Facebook un espíritu positivo que no está reñido con la reivindicación. Los que quieran pueden enviar sus fotos sonriendo e indicando cuáles son sus motivos para sonreír en este día tan significativo, porque la enfermedad no es motivo para perder la sonrisa, sino para seguir luchando.

¿Se animan?:)

Que follen mucho y mejor.

Esas cosas un tanto bizarras que hacemos las mujeres cuando nos gusta un hombre

Querid@s,

A pesar de que no se me ocurriría contradecir aquello que dicen de que el amor es, junto al dinero y el poder, el motor que mueve el mundo, en nuestro haber del amor, las mujeres contamos con ciertas cosas un tanto bizarras que hacemos, y que probablemente no deberíamos hacer, cuando nos gusta un hombre. Sorprendentemente nos resultan ridículas a todas luces si las observamos en la piel de otra, amiga o conocida, pero cuando nos ocurre a nosotras, qué difícil nos resulta ver la viga en nuestros propios ojos.

Intuyo que a estas alturas del partido ya ha dejado de dormir abrazada a esa toalla sucia con la que aquel chico del instituto por el que estaba loquita se secó el sudor después de jugar un partido de fútbol cualquiera. Espero que no conserve aquella notita probablemente ya amarillenta que decía en una pésima caligrafía Laura, que pases un buen verano y eso. Firmado: LuisP.D.: Ahh, espero que el año que viene me sigas dejando los apuntes.

Pero lo que sí sigue haciendo es, entre otras cosas, imaginar cómo sería su boda con él.

mi-gran-boda-griega
Aquí están las rarezas que perpetramos las féminas cuando nos gusta un hombre.

1. Se nos ocurre la pésima idea de enviar mensajes “por error”. Déjeme decirle algo: por muy lista que crea usted ser, él sabrá que ese mensaje que supuestamente erróneamente ha acabado en su bandeja de entrada era completamente intencionado. Que lo sepa.

2. Hacemos como que pasamos. Esta estrategia de fingir que ese hombre le es completamente indiferente es la más penosa de todas las rarezas que se puede hacer. ¿Sabe qué pasa? Que se le ve el plumero. Sí, a usted también. Comprenderá que de nada sirve fingir desinterés y pasar olímpicamente del caballero en cuestión para después mirarle de refilón y poner cara de cordero degollado cuando le pide fuego.

3. Cuando estamos delante de ese hombre que nos gusta más de la cuenta solemos tocarnos a nosotras mismas en demasía, sin ser conscientes, pero todas lo hacemos. No tocamos el pelo, nos hacemos una coleta, nos la deshacemos, nos volvemos a hacer la dichosa coleta, etc…  Visitamos el aseo más de la cuenta para retocamos el maquillaje, nos ponemos gloss, nos arreglamos el vestido, nos bajamos el escote, metemos tripa y sacamos tetamen. Por si fuera poco procuramos contonearnos gráciles, otras veces en plan sexy. Se le le nota que usted lo que quiere es que le coma el tigre.

4. Cuando ocurre que estamos hablando del rey de Roma y resulta que por la puerta asoma, nos obsesionamos con hacernos notar. Que me vea piensa, pensamos, que se fije en mí, que ponga los ojos en mí. La que no le quita el ojo de encima es usted, haga el favor de controlarse. Por si fuera insuficiente su falta de disimulo, a veces incluso se anima, se viene arriba y sube la voz como quien no quiere la cosa para llamar la atención de ese hombre. Mal, muy mal.

5. Pretende, desconozco si lo consigue o no, ponerle celoso con otro/s. Esto no funciona querida, la verdad que no. Además se le volverá a ver el plumero, otra vez. Lo suyo ya es muy evidente.

6. Conversación monotemática. Este es uno de los peores de los síntomas, especialmente porque las que sufren los daños colaterales serán sus amistades, especialmente ellas. Apiádese de ellas que nada han hecho para merecer sus terribles monólogos. Que si me ha escrito, que si me ha invitado a tomar algo, que si me ha dejado su abrigo cuando tenía frío, que si dice que le gusto pero que me dice no eres tú soy yo. Sus amigas la quieren, procure no someterlas a tan vil tortura.

7. Nos hacemos íntimas de alguno de sus amigos. ¿Estamos locas o qué? Esta estratagema es rematadamente absurda y completamente inútil. Entienda que por hacer migas con sus amigos, esta repentina amistad, además de resultar altamente sospechosa, no le facilitará el acceso a su corazón. Dudo muy mucho que de este disparate suyo puede surgir algo bueno.

¿O sí?

Que follen mucho y mejor.

¿Qué rasgos atraen más a hombres y mujeres? By Shakn

Querid@s,

Shakn es una dating app española que surge con la idea de conocer personas “reales” y “afínes”, poniendo al servicio del usuario herramientas para ver cómo es la otra persona realmente y no malgastar tiempo e ilusiones con perfiles falsos o usuarios incompatibles con los que apenas habrá tertulia o intereses comunes. Gracias a los “momentos”, funcionalidad innovadora en este tipo de apps, los usuarios comparten su personalidad, además de su música favorita, el último libro leído, fotografías o incluso notitas de voz.

thumbnail_prensa5

Esta app tan molona nos desvela los rasgos físicos que más atraen a hombres y mujeres. Y dice así:

Los hombres se sienten atraídos por la boca, el cabello, los ojos, el busto y la piel de la mujer.

La boca: Pocas cosas hay más irresistibles para un hombre que una boca femenina de lo más apetecible, con unos labios carnosos e hidratados (el gloss es mágico para esto, ya lo decía yo). El brillo de los labios se convierte en un arma de seducción letal que atrae a los hombres como la luz a los mosquitos. Esta boca, acompañada de una amplia sonrisa que transmita sinceridad, es una combinación ganadora.

El cabello: A pesar de que existen mujeres muy sexies con melenas cortas, los hombres siguen sintiendo debilidad por una mujer con cabello largo, sedoso y brillante. Respecto al color del cabello, no hay ninguna preferencia, aunque suelen gustar más los colores naturales que las melenas tintadas.

Los ojos: Unos ojos grandes y expresivos atraen más a los hombres que los ojos pequeños. Ellos prefieren los ojos castaños o verdes, asociados a la belleza clásica española.

El busto: Una de las partes más atractivas de la anatomía femenina es el busto. Al contrario de lo que se cree, no se busca que la mujer luzca unos senos excesivamente voluptuosos. De hecho, atraen más los pechos que no son demasiado grandes, pero resultan proporcionados con el resto del cuerpo.

La piel: Una piel luminosa, hidratada y con aspecto saludable resulta irresistible para ellos.

¿Y qué pasa con el cucu del que hemos hablado estos días? ¿En esto no se fijan ni hombres ni mujeres? Me extraña, la verdad. Fíjese en el siguiente vídeo. De todo lo mencionado, no estoy muy seguro de cuales son los atributos que ellos dos no pueden dejar de mirar.

Por su parte, lo que más les gusta a las mujeres de un hombre es la simetría del rostro, la mandíbula, los ojos, la altura y la espalda.

La simetría: Un hombre con un rostro simétrico es lo que más atrae a una mujer. El hecho de tener un rostro simétrico suele estar asociado con un signo de buena salud y genes de calidad.

La mandíbula: Se considera que un hombre es más varonil cuando posee una mandíbula angulosa y cuadrada. Si se asocia a unas mejillas altas y marcadas y unos labios carnosos, se convierte prácticamente en un imán para las mujeres. Eso sí, si se acompaña esta mandíbula con una buena sonrisa que transmita naturalidad y felicidad, se convierte en el pack ideal.

Los ojos: Unos ojos grandes y expresivos atraen mucho, pero lo que marca la diferencia es una mirada sincera y jocosa. Jaja, me río por no llorar. En cuanto al color, los hombres con ojos claros (azules, grises) gustan más a las mujeres que aquellos con ojos oscuros.

1r8olt0zrvluk

La altura: Los hombres altos suelen atraer más a las mujeres. Esto viene derivado de un sentimiento primario, en el que las mujeres suelen buscar protección en el hombre. Por ello, la mayoría de las mujeres buscan un compañero que sea más alto que ellas. Si para más INRI tiene una altura que les permite llevar tacones de vez en cuando, mejor que mejor.

La espalda: Poseer unas espaldas anchas es un signo de masculinidad y virilidad. Una silueta en forma de V, donde los hombros son más anchos que la cintura, suele considerarse fetén. Una vez más, está asociado también a esa visión tradicional de búsqueda de protección de las mujeres.

A mí lo que más me atrae en un hombre no son los ojos, ni el culo, ni el paquete, ni la cartera. A mí lo que más me gusta en un hombre y que me produce unas irrefrenables e incontrolables ganas de tocar, son las tabletas de chocolate. Además de un corazón que no le quepa en el pecho y muchas ganas de bailar.

¿A usted qué es lo que más le pone del sexo contrario, o del propio?

Que follen mucho y mejor,

Los mejores preliminares para volver loco a su hombre en la cama

¡Querid@s!

Allá por el mes de mayo comentamos los mejores preliminares sexuales para volver loca a una mujer. Ahora le toca el turno a esos prolegómenos que a ellos les pone como locos, y no estoy hablando de llevarse a su madre a vivir a casa o ponerse a cocinar como una descosida en medio de la noche. No se emocionen, la que propongo no pretende ser una guía infalible de remedios milagrosos. A cada uno le va lo suyo, y eso mismo que a un hombre le pone verraco a otro puede no hacerle ni pueñetera gracia. En esta humilde empresa solo trataré de aportar unos cuantos truquitos de andar por casa para encender a su hombre, y de paso, a la leona que habita en su interior.

Permítanme que insista. No hay soluciones mágicas ni antídotos universales, salvo que usted sea una hembra de armas tomar y una egoísta a la que le gusta gozar en la cama. Sin prejuicios, sin complejos, sin pudor, como esa mujer por la que a la de ya yo me cambiaba de acera.

milo

Milo Manara

Cariñitos para ellos

Eso de que los hombres son más simples que el mecanismo de un bolígrafo (especialmente en el terreno sexual) no lo veo claro del todo. Desde luego son menos complejos que nosotras, gracias a Dios. Pero eso no quiere decir que a todos les apasione llegar y meterla sin más dilación. A los caballeros también les agrada recibir cariñitos, que les colmen de besos, sentirse deseados, que les chupen el lóbulo, los dedos de la manos (algunos incluso de los pies), incluso las pelotas. No hagan ascos al arte de mamar, todo es cogerle el tranquillo. Ellos no son sólo una máquina hecha para penetrar, también tienen su corazoncito, y además de un pene hermoso y lustroso (unos más que otros), habitan un cuerpo en el que, si investiga usted con paciencia, descubrirá unas cuantas zonas erógenas. Y los mejores preliminares para volverle loco…

1. Póngale pasión. Un buen chorro de pasión es lo que hay que echarle al sexo, y a la vida también. Añadir este ingrediente a cualquiera que sea su receta sexual sí es infalible. Pasión, leñe, pasión. En todo lo que haga en este mundanal paseo que es la vida. Si le besa, si le abraza, si se enreda en él, si se lo come entero, o pone toda la leña en el asador o dedíquese a otra cosa.

Por si les apetece verla entera.

2. ¡Comunicación! La comunicación lo es todo. Además de estimularle los cinco sentidos, dele un poco al sexy talking. Unos susurros al odio, una voz sugerente pidiendo guerra o declarando amor. Y si todo esto viene acompañado de un mordisco con premeditación, lujuria y alevosía en el lóbulo, mejor que mejor. Alguien sugirió que “la mejor forma de llegar a los ovarios es por la trompa de Eustaquio”. Quizás a las pelotas también. Hable con él, a veces susurrando, a veces directa, a veces ruda, a veces cariñosa, a veces tímida, a veces osada, a veces provocando, a veces riendo, a veces gimiendo. Les gusta que con una voz sexy le diga lo que quiere hacerle “aquí y ahora” y lo que quiere usted que él le haga. Esas cosas que le gustan, pero le da vergüenza reconocer.

3. Risas, sonrisas, páselo teta piruleta: A ver no es que follar tenga que ser una desternillante comedia, pero el sexo siempre es mejor si es divertido. Condimente la sesión con hilaridad y no tema mearse de la risa. Sin pasarse,  no es cuestión de que el polvo se convierta en una carcajada constante o pensará que está usted loca de atar. Que no le quepa la menor duda de que si él ve que es usted una disfrutona, una atrevida de la vida, se volverá crazy. No se engañe, un hombre al que le importa un bledo hacerla disfrutar apenas merece el título de hombre. O no le importa usted un miserable pepino.

4. ¡Sorpresa! Está claro que a cada uno nos va una cosa, pero a todos nos gusta que nos sorprendan. ¿O no? Improvise algo picante, un baile, una sesión de BDSM, en el que él sea su Marqués de Sade y usted acabe con los cachetes ensangrentados y maniatada a la pata de la cama.

historie-do

Opciones menos sangrientas son vestirse con un conjuntito mono, llévese el consolador a la cama o invita a una tercera persona a a fiesta, a ver cómo se queda. A algunos hombres les agrada que les metan el dedo por el culo, así sin previo aviso. No sé, pruebe, aunque para estos menesteres de penetración anal, quizás sea mejor para todos preguntar antes de meter el dedo en la llaga. Algo menos delicado es que le haga usted al afortunado una sesión en la que combine el contorsionismo y el funambulismo, a ver lo que sale. Lo más seguro de todo, dentro de la actividades con facto sorpresa, es que se ponga usted mirando pa Cuenca, que él ya sabrá qué hacer con usted. Seguro que se lleva una alegría.

5. Siguiente nivel: Si quieres hacer rugir a su tigre, no le va a bastar con follar en la manida posturita del misionero y hacerle una mamadita monda y lironda. Le toca demostrar que además de abrirse de piernas, está usted también dispuesta a abrir su concupiscente mente. Abrace con entusiasmo las nuevas experiencias, demuestre que usted no le tiene miedo a nada. Demuéstrele que es usted una valiente, una chica todo terreno, una mujer de armas tomar.  ¿Quién dijo miedo? Usted no querida, porque usted sabe lo que es buena, sabe a lo que ha venido y usted se ríe en la cara del peligro. Estás preparada para pasar al siguiente nivel. La cuestión es si él realmente lo está.

6. Que viva la hembra que lleva dentro. Todo lo que les he contado está muy bien (o no, para gustos los colores), pero sobre todo saque a la hembra que lleva dentro. ¿Cómo? No se ralle, no se vuelva loca pensando en el pacer del otro y céntrese en usted. Responsabilícense de su placer, no del ajeno. No se trata de que se la traiga al pairo el gozo del otro, pero que cada uno que se centre en su sexualidad, y Dios en la de todos. Tendrá un efecto perturbador, se lo aseguro.

7. Y para terminar, fólleselo. No estoy diciendo que sea él quien la folle, sino que sea usted la que se lo folle a él. Literalmente.

Que follen mucho y mejor.

Bodas sin novio ya disponibles en Japón

Querid@s,

Japón es un país extraño, raro de cojones diría yo. Como poco es diametralmente opuesto a nuestra querida España. Hace poco una amiga volvió de vacaciones del país nipón y me comentó, entre risas, las excentricidades que ahí descubrió. Además de los restaurantes donde usted puede comerse el culo de una señorita, sepan que hay bares para acariciar gatos por horas, empresas que ofrecen a los más orgullosos alguien que presenta sus disculpas en su nombre (con llanto incluido, si así lo desea el cliente), o la animalista Unagi Travel que se lleva a tus peluches de vacaciones, por si andan demasiado estresados con sus quehaceres diarios. Vean.

¿Estamos locos o qué? Pero el último grito en servicios raros de cojones tiene que ver con el amor. Escúcheme señora. Usted que lleva planeando su boda al detalle desde que su prima lejana contrajo matrimonio. Usted que ya sabe la canción que bailará con su marido para inaugurar el baile, usted que sabe hasta a quien regalará el ramo y el destino de la luna de miel. Usted que desea imperiosamente casarse, pero -un pequeño detalle sin importancia- no tiene con quien, deje de preocuparse porque ya puede casarse. Lamento decirle que no en España, todavía estamos en servicios nupciales, pero si en Japón. ¿Dónde sino?  

Resulta que existe una agencia de viajes japonesa que le llevará al altar sin necesidad de pasar por él. ¿Cómo se queda? La revolucionaria agencia de viajes que brinda este extraño servicio nupcial se llama Cerca TravelDate la oportunidad de sentirte como una princesa en la preciosa y encantadora ciudad de Kyoto es cómo anuncian este servicio llamado Kyoto Solo Wedding exclusivamente dirigido a las mujeres. Nos ofrece la posibilidad de enfundarnos en un traje de novia, pasar por el altar y poder inmortalizar para siempre toda la experiencia en un álbum de fotos. En sus seis primeros meses este servicio contó con más de 130 clientas. Poca broma.

¿Cuánto cuesta la broma?

El precio de este servicio ronda de los 2.500 a los 3.000 euros.

bodaa

¿Cuál es el plan?

El plan consiste en ponerse en la piel de una novia real y pasar por una experiencia similar a la que se vive el día más feliz de nuestra vida. El excéntrico servicio tiene una duración de dos días, con una noche de hotel incluida, en los que un equipo de profesionales asesorarán en todo momento a la novia para que todo salga a pedir de boca. Se desarrolla así. 

DIA 1:

13:00 Preparativos con el coordinador en la estación central de Kyoto donde podrá discutir sus deseos y preferencias.

14:00 Traslado a la tienda de vestidos de novia Ayumi y selección del vestido de sus sueños. Podrá escoger entre el tradicional kimono o el vestido de novia blanco de toda la vida. El personal se encargará de que el vestido afortunado le quede como un guante.

16:00 Si se decanta por el vestido de novia, nuestro diseñador la guiará en la preparación de un ramo especial para su día especial.

17:00 La acompañaran a su hotel. Si se siente nerviosa y no quiere cenar sola, el coordinador le hará compañía. Eso sí, tendrá que apoquinar. ¿Quién dijo que la cosa fuera gratis?

novia

 DIA 2:

09:00 Reunión con el coordinador en el lobby del hotel.

09:30 Rendez-vous en Karin, el acogedor taller del estilista. Sesión de maquillaje, peluquería y vestuario. No se apure, estos momentos efímeros serán inmortalizados por un hacendoso y profesional fotógrafo.

11:00 Cuando esté bella cual estrella y lista, la llevaremos hasta la localización de la foto (El Jardín Japonés).

13:30 Vuelta a Karin, que tiene que devolver el vestido, qué se pensaba. De paso la desmaquillaran (si quiere). Podrá charlar con el fotógrafo y el coordinador mientras toma una taza de té y verá las fotos por primera vez. Le enviarán las fotos en un usb y un mini album en un mes.

14:00 Se acabó lo que se daba.

Por último, aunque lo habitual es que la mujer aparezca sola en las fotografías, la agencia ofrece la oportunidad de salir acompañada de un “novio de turno” para dar mayor realismo a la experiencia. Todo un detalle.

Los del país del sol naciente ya no saben ni que inventar. Que no vayan de modernos, que Carrie Bradshaw ya se casó con ella misma hace unas cuantas temporadas. Pero aquello no fue amor, se casó por unos zapatos. Aunque bien visto si lo fue. El fetichismo es un tipo de amor como otro cualquiera.

P.D. Algo me chirría en este Solo Wedding. ¿Qué hay de la noche de bodas?

Que follen mucho y mejor.

Sexo durante la regla. ¿Guarrada o lo más natural del mundo?

Querid@s,

Aunque con Silke los días rojos parecían ideales días de paseo en bicicleta en la que te puede pasar de todo (y además ala vez), esto de menstruar es un auténtico coñazo.

 

Yo creo que Silke se pasó tres pueblos. En vez de colocarse una compresa en la bragas, a mi me da que se le fue la mano con los tripis, de lo contrario no entiendo ese viaje suyo tan excitante en un día de regla.

Para la mayoría de nosotras, esos días que surgen de vez en mes son unas malditas jornadas en las que nos sentimos indispuestas, pesadas, poco limpias y aseadas, incómodas y muy poco deseables, e incluso las más exageradas quieren morir durante esa sangrienta semana. En fin, en esos días, además de que nos importa  una soberano pepino a qué huelen las nubes, las cosas del follar se complican mientras tú no dejas de sangrar, y sangrar, y sangrar.

Hace unas semanas estaba de tertulia con una amiga cuando le pregunté.

-¿Qué fue del colombiano con el que whatsapeabas?

-Pfff, pues al final muy mal. Después de ponernos calents una larga temporada con sexting, que si guarradita por aquí, fotito sexy por allá, al final el chico vino a verme.

-¿Y qué, cuenta ,qué paso?

– Pues que yo tenía un poco de regla, a ver no estaba en plena regla, sino que sangraba un poquito, sabes, esos días premenstruales que manchas un poco. Pues  empezamos a calentarnos y cuando me la metió y se la sacó un momento, vio que la punta la tenía un poco manchada de sangre y me dijo. ¿Tienes la regla? Le dije que me tenia que bajar en brevas, no sé, que sí.. Y entonces va el tío y me dice que ya no quería follar,que le daba no sé qué, y se piró. ¿Cómo lo ves? Con todas las guarradas que me decía, porque es que era guarro guarro Pepita, y ahora resulta que  por un poquito de sangre de nada (te juro que había manchado cuanto apenas), el tío va y se raja. Menudo fiasco.

 A los pocos días me envío un whatsapp.

¿Estaba pensando en mandarle esto al colombiano, cómo lo ves?

Es que el sexo no es para gente escrupulosa. El sexo es un intercambio de líquidos, de fluidos, de saliva, aliento y olores fuertes, orina, semen, mierda, sudor, microbios, bacterias. O no se es. Si sólo es ternura y espiritualidad etérea entonces se queda en una parodia estéril de lo que pudo ser.

La cita es de Pedro Juan Gutiérrez. No lo veía claro. Estoy rematadamente de acuerdo con el mensaje, pero pensé que no valía la pena. Mandar la hiriente cita a toro pasada a un chico que ni te va ni te viene, no le veo el sentido, la verdad. Además pensará que eres una resentida porque él no quiso follar y tú te quedaste con las ganas. Además, aunque no nos haga gracia, está en todo su derecho a retirar su pene si ve comienza a observar que por tus partes asoma, aunque tímido, ese liquido color rojo Barberá y decide marcharse, como la tránsfuga ex alcaldesa valenciana, con su música a otra parte.

Para muchas mujeres y hombres, follar en esos días rojos es un tabú y representa una auténtica cochinada. Otros bichos raros sienten absoluta fascinación por la menstruación, que se torna fetiche, y se vuelven locos ante la posibilidad de echar un polvo regado con ese vino tinto que es la sangre menstrual.

Gustos aparte, durante esos días reglosos nos sentimos enorme deseo sexual. Yo personalmente vivo con permanente furor uterino, más lubricada que de costumbre. No puedo evitar andar cachonda todo el día y con ardientes e incontrolables deseos de que me penetren. No cualquiera claro, que ya sé que muchos de ustedes piensan que soy una guarrilla en toda regla. Y no sólo eso, la investigación rompe una lanza a favor del sexo durante la regla. Investigadores han descubierto que el sexo durante este momento del mes brinda dichosos beneficios para la mujer, casi tanto como beber semen como una descosida

Si les pica el gusanillo, háganlo sin miedo. De lo contrario, apeense sin dramas. Eso sí, normalicemos de verdad esto de la regla. Una vez al mes, a las mujeres en edad de reproducirnos, nos sale sangre de la pepitilla. Esto es lo más normal del mundo y de ninguna de las maneras es algo asqueroso ni de lo que tengamos que avergonzarnos. Sangrara forma parte del ciclo de la vida. Esa sangre es parte de un proceso de creación de esas pequeñas criaturas que se crean en el interior del cuerpo de las mujeres, los bebés. Esa sangre también es el rastro de mi útero no fecundado y es tan vital para la conservación del ser humano como esos micro duendes denominados espermatozoides. Y a pesar de esta impepinable y a todas luces verdad, se escapa a mi entendimiento por qué razón se considera la sangre menstrual un líquido más sucio que esa cochambrosa acuosidad blanquecina que se acumula todos los santos días en el pito de los hombres.

 ¿Cómo lo ven ustedes? ¿Se meterían en faena con la regla de por medio? Anden y mójense.

Sólo quiero decirles que en esos días, nuestro mundo pende de un hilo.

!Qué sabrán ellos por muy bien que canten!

P.D.: Querida, si está usted en ese sanguinario episodio del mes, anímese. Si no quiere animarse, al menos escuche las mejores canciones para los días de menstruación.

Que follen mucho y mejor.

Bye bye Brangelina, Angelina Jolie y Brad Pitt se dirvorcian

Querid@s,

Ya es oficial. La pareja más mediática de Hollywood se divorcia. Lo suyo, me refiero al matrimonio, ha durado lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the Rocks. Ya saben.

Desde que se conocieran en el rodaje de Mr. and Mrs. Smith hace ya la friolera de 12 años, y cuando se cumplen dos años de su aniversario de bodas, el matrimonio de Brad Pitt y Angelina Jolie termina. Angelina no se anda con chiquitas y reclama la custodia de los seis hijos, y como Tomb Raider, tiene intención de pelear con él hasta el final. Le ofrece visitas semanales para ver a los niños. Todo un detalle por su parte. Jolie se niega en rotundo a que Brad tenga la custodia legal de sus hijos y rechaza la custodia compartida, lo que, inevitablemente, creará una (nueva) guerra entre los dos. No hay que ser muy listos para vaticinar que Mr. y Mrs. Smith van a acabar como el rosario de la aurora. Aquel rodaje vaticinaba un final sangrante, sin reconciliación que valga. A ver quién es el chulo que va ahora y hace Mr. y Mrs. Smith, segunda parte.

La actriz ha solicitado el divorcio en la corte de los Ángeles, la que debe de ser la más ajetreada del planeta en cuestión de desavenencias matrimoniales. Los medios rumorean que la Jolie, hasta la pichereta del buenorro de Brad, quiere dejar Hollywood (debe de ser durísimo trabajar ahí) y dedicarse a cuidar de sus hijos y su trabajo humanitario. Mientras, Brad está totalmente volcado en su carrera como productor y actor. Como ven, cada loco con su tema. Lo suyo son al parecer las distancias insalvables de la que fue la pareja más sólida, guapa a morir y envidiada de Hollywood.

hola

Tras un montón de humo y morbosos titulares, comenzó la chismología que tanto nos gustan los seres humanos: que si Brad abusa de ciertas sustancias (alcohol y marihuana), que si no se ponen de acuerdo en cómo educar a su multitudinaria descendencia, que si Brad necesita terapia para su permanente mal humor; que si ella está muy oca, que si él le pone a ella los cuernos con la actriz Marion Cotillard, algo que la bella francesa desmiente. Por otro lado, amigos de la pareja han asegurado que la actriz también estaba hasta el moño del consumo de marihuana y alcohol del actor. Con lo que ella ha sido en sus tiempo mozos! Pero ahora están los niños, y ella le quiere bien lejos. Según su abogada, Laura Wasser, Angelina no quiere ningún tipo de beneficio económico y renuncia a su derecho como esposa. Al menos no le va a sacar el tuétano.

Según el «New York Post», que de cotilleo y cosas del cuore entiende cantidad, Jolie habría tomado la decisión de divorciarse al descubrir la relación extra sentimental de su maridito con la estrella franchute. Le explico. Brad Pitt y Marion Cotillard estuvieron en Gran Canaria y Fuerteventura para rodar la película «Allied», una historia de amor ambientada en la Segunda Guerra Mundial. La película narra la historia del oficial de inteligencia Max Vatan (Brad Pitt), que se encuentra en el norte de Africa con la combatiente de la resistencia francesa Marianne Beausejour (Marion Cotillard). 

Los rumores del amorío entre Brad y Marion comenzaron a disiparse en Londres, ciudad elegida por los actores para dar rienda suelta a la locura del amor. Se ve que a la luz de Lorenzo, la calidez de las Islas Canarias y el buen rollito entre ambos desató la pasión de la parejita. La bella Jolie debía de andar con la mosca detrás de la oreja. Imagino que Brad no estaría cumpliendo con sus obligaciones sexuales como esposo, andaría distraído, extraño, distinto, ausente y comportándose como se comportan los infieles que no quieren ser pillados. La actriz, que de tonta no tiene un pelo, sospechaba que el adulador Pitt estaba tonteando con la actriz francesa Marion Cotillard. No es de extrañar que a Angelina, que ya sabe de lo que va el asunto de los rodajes con chicas guapas, algo le oliera a chamusquina.

mr-and-mrs-smith-5

Iracunda contrató los servicios especiales de un detective privado. Muy de drama de Hollywood todo, ¿no creen? El detective, al parecer, terminó informando a Jolie del affaire de su esposo con la francesa. Por si fuera poco, le chivó también que en el rodaje de la bélica película no escaseaban las drogas duras, ni las prostitutas rusas, confirmando las sospechas de Angelina. Hasta aquí hemos llegado Brad, digo yo que diría ella a él. Según lo que le dijo el detective a Angelina, Brad le estaba poniendo los cuernos. Curioso, lo mismito que ocurrió 12 años antes, cuando el actor le puso una linda cornamenta a la pobre Jennifer Anniston para lanzarse a los brazos de la exuberante Sra. Smith. Aquella escandalosa historia de cuernos conmovió al mundo, yo desde luego no he vuelto a ser la misma. Hoy se repite la misma historia, pero ahora la cornuda es la mismísima Angelina Jolie.

Querida, siento el mal trago, sobre todo si el rumor es cierto. Tampoco ayuda mucho que el mundo entero nos hayamos enterado de que supuestamente luce una cornamenta más lustrosa que la ganadería de Sepúlveda. Ahora le ha tocado a usted, querida. ¿Acaso pensaba que no iba a hacerle lo mismo? Cómo somos algunas mujeres, siempre pensando que podemos cambiar a los hombres.

Una pequeña apostilla, si me lo permiten. No sé, pero yo creo en el karma (Jennifer Anniston también, de hecho le echa a él la culpa de todo), y que en este vida cada uno recoge lo que siempre. Para bien y para mal.

La deliciosa Cotillard, tercera en discordia en toda esta escandalosa historia de infidelidades celuloides a la que tanto y tan bien nos tiene acostumbrados Hollywood, desmiente tajante toda relación sentimental con el actor y declara que sigue con su pareja con quien tiene un hijo y al parecer espera otro. “Está devastada, no es cierto”, ha dicho un representante de Cotillard.

La que no se me olvida en este asunto es Jennifer Anniston. Ella debe de andar a lo suyo, más feliz que una perdiz, pero digo yo que la noticia no le habrá dejado indiferente. Yo creo que cuando se ha enterado de la primicia, se ha debido de quedar con esta cara. La del minuto 54. Impagable, acordará conmigo.

Ahora quiero preguntarles algo. Les pido que sean sinceros. ¿A ustedes esta noticia les resbala, les resulta un drama (piensa Mira que hacían buena pareja, tan guapos, tan ricos, tan majos, si ellos no han durado, de qué me sirve creer en el amor….oh Dios, el amor no existe), o por el contrario, no sé como decirles, les congratula de algún modo? Que no va a ser todo de color de rosa. ¿Como ciudadanos de a pie versus las celebrities e influencers, viajeros de metro en lugar de propietarios de limusinas privadas, usuarios de compañías aéreas de bajo coste frente a dueños y señores de sus propia flota de aviones hidroaviones, veraneantes en un piso de 80m2 en multipropiedad en la atestada playa de Gandía, en lugar de esos pudientes millonarios que coleccionan mansiones – en las que ni siquiera viven- en Mallorca, Ibiza, Miami, Nueva York, Los Alpes, la Toscana, la  Costa Azul y Marbella, no le produce alegría, en el fondo y en la superficie más evidente, contemplar cómo los jodidamente ricos, rematadamente guapos, y estrellas del celuloide, también sufren de las mismas desgracias que el resto de los mortales. ¿Que se jodan?

De alguna forma ver que también han plantado a Brad Pitt despierta una mueca de…¿Cómo llamarlo? ¿Satisfacción? Me atrevería incluso con placer, de ese que le hace uno sentirse muy a gusto consigo mismo y con el cosmos. Entre los dos ostentan 400 millones de dólares, que sufran un poquito, ¿no creen? No obstante, lamento decirles que las penas con pan son menos penas, por si estaban ustedes embalándose y acurrucándose gozos en ese formidable placer que provoca la desgracia ajena. Pero 400 millones de dólares – millón arriba, millón abajo- dan para muchos panes que aliviaran penas.

En fin, Bangelina bye bye. Los dos guapos más guapos de Hollywood (y del planeta diria yo), dejan de luchar juntos para luchar el uno contra el otro. Y parece que van a matar, una pena.

los-pit-unidos-jamas-seran-vencidos

Que folle mucho y mejor.

Otros 6 trucos (aún más infalibles si cabe) para superar lo suyo

Querid@,

¿Qué tal la resaca?

Imagino que piensa que con los truquitos que le he dado piensan no va a ser suficiente. Lleva usted todo el santo fin de semana regodeándose en bucle en el fango de la melancolía . Déjelo ya, en serio, es bochornoso, lamentable, ridículo. Sé que piensa que lo suyo es diferente, lo suyo mucho más serio, de acuerdo. Antes de continuar, deje de referirse a lo suyo como lo suyo. ¿Capicci? También es ridículo. Estoy convencida de que lo está pasando muy mal y realmente necesita un milagro. Ya no puede más, ya no puede más, siempre se repite la misma historia. Está bien.

Temiéndome lo peor, voy a compartir con ustedes otros 6 trucos infalibles para salir vivito y colenado de esta.

7. Celos

Esa chiflada estrategia de intentar provocar celos en el ex es una pésima idea, además de  resultar de lo más patético. Y sobre todo, no funciona. Comerse el morro y tontear con alguien delante del ex no es digno. Por favor, no lo haga.

8. Salga allende de su zona de confort. Mande a la mierda su hábitat natural, cambie de look, rásguese las vestiduras, sueltese la melena, vaya a bailar bachata -si no le gusta- y si le gusta plantéese que es usted un hortera. Aproveche sus horas (que ahora han quedado muertas) para conocer gente nueva. Viaje, váyase a cualquier otra parte, aunque solo se atreva a coger el cercanías e irse al pueblo de al lado. Cómprese una moto o una bicileta y márchese de paseo.

La verdad es que da igual donde, simplemente cambie de aires y a otra cosa mariposa. Ponga rumbo a lo desconocido, no temas y atrévete a soñar de n nuevo. Todo con el fin de crear nuevos recuerdos y olvidarse de esos malos pensamientos que aparecen a destiempo, esos fantasmas que se le aparecen a escupirle su recuerdo, y de paso a tocarle los huevos. Con el amor, con la soltería, o ir de flor o en flor o de capullo en capullo, pero no me llore más. Piense que ya llorara mañana.

9. Un clavo saca otro clavo.

Aunque suene a frase de manual, me manifiesto completamente de acuerdo. Eso sí, no se enganche a un clavo ardiendo. Echarse novio o novia de nuevo nada más terminar una relación no es la mejor de las ideas. La cosa no suele acabar bien si lo que usted intenta es llenar el vacío con el primero o la primera que se pasea. Creo que todos necesitamos un respiro, cada uno el suyo, para aprender de los errores (seguro que los ha habido), mimar su maltrecho corazón y reconstruirse uno después de la ruptura, que digo yo que algo le habrá desmontado.

Dese tiempo y no se precipites en tener una nueva relación. Las prisas no son buenas en las cosas del querer. Como decía mi tía Isabelin (DEP), Amor y mortaja del cielo bajan.

10. ¿Cómo quedamos? ¿Cómo amigos? De ninguna de las maneras.

Eso de quedar como amigos es como una peli de ciencia-ficción y la mayor mentira de la humanidad. El timo de la estampita. Vamos, digo yo que si a uno le dejan, de lo último de lo que tiene ganas es de hacerse amigo de aquel cretino que le ha roto el corazón. Esta usted en pleno duelo, déjese de tonterías. Para amigos los que le van a tener que tolerar hasta que se le pase a usted el disgusto. No conozco a nadie (mínimamente en su sano juicio) que mantenga una relación de sincera amistad con su ex, al menos, no inmediatamente después de la ruptura. Deje que pase el tiempo, y cuando ya no le importe como antes, y aun así siga queriéndole en su vida, inténtelo si quiere. Ya me dirá qué tal.

11. No se cierre al amor. Eso es absurdo, ilógico y una mamarrachada, es como ponerle puertas al mar. Recuerdo que después de la tormenta siempre llega la calma y que zas, cuando menos se lo espere, el amor volverá a llamar a la puerta de su maltrecho corazón. Y es que tras una ruptura de esas que te dejan jodido una buena temporada, el miedo se apodera de uno y solo de pensar que le vuelvan a hacer daño, nos cagamos de miedo. No sea tonto o tonta, de sobra saben que el que no arriesga no gana y si se cierras al amor y lo espanta como si fuera una fastidiosa mosca , el amor, como usted bien comprende, no podrá entrar de nuevo en tu vida. Si el amor asoma tras su puerta, vámonos, no se lo piense más.

12.¿Y si…?

¿Y si se la cruza por la calle, si l@ ve con otro@, si ya ha rehecho su vida? Esta es la parte más jodida de todas querid@, no le voy a negar lo evidente. Escúchela a ella que sabe de lo que habla.

En cristiano, quítele hierro al asunto y no dramatice en exceso. No voy a caer en frases de manual (las detesto) ni en típicos tópicos y decirle que no le merece, que usted es mejor y aquel que ha despreciado su amor, que solo le daba migajas, no le llega ni a la suela del zapato. Puede que sí, puede que no. ¿Quién soy yo para juzgarle a usted y al verdugo de su alma? Lo único que puedo decirle es que todo pasará y que sobrevivirá.

Un buen amigo me dijo hace años “Pepita, no malgastes tu tiempo deshojando margaritas.” Ahora soy yo la que se lo dice.

Sé que tiene miedo, está petrificado. Sigue pensando que nunca podrá vivir sin esa persona a su lado. Pase de capítulo a la de ya. Ahora toca empoderarse para curarse. Vuelva a mirarse al espejo, dele al play y digale eso de:

Y ahora vete, date-media-vuelta-y-sal-de-mi-vida. ya no eres bienvenido nunca mas, ya no eres mi numero uno, 
¿Quien trató de romperme con deseo? 
¿Creíste que me derrumbaría? 
¿Creíste que caería y moriría? 
¡Oh, yo no! 
Sobreviviré 
¡Si! 
Mientras que yo sepa amar, 
podré vivir sin ti, 
¡Tengo toda mi vida para vivir! 
¡Tengo todo mi amor para dar! 
Sobreviviré 
Sobreviviré 
¡Si, si! 

Toma toda la fuerza que tuviste 
y no te desmorones, 
estoy tratando de reparar las piezas 
de mi corazón roto. 
Y yo ¡Oh! pase tantas noches 
sintiendo lastima por mi mismo, 
solía llorar, 
pero ahora tengo mi cabeza en alto 
y me verás con 
alguien nuevo, 
ya no soy ese estúpido 
enamorado de ti, 
tu pensabas que esto acababa de pasar, 
y esperabas que estuviera libre, 
pero ahora estoy guardando todo mi amor 
para alguien que me ame.

Insisto. Se le pasará, sobrevivirá. Todos lo hacemos.

POST DATA: Casi se me olvidaba incluir esta advertencia en esta guía de andar por casa de cómo olvidar a ese ex al que quiso con locura. Si en esta ocasión es usted el abandonador, el malo o la mala de la película, háganos a todos un favor: NO MAREE. Si ha decidido poner punto y final a su relación, sea consecuente y no joda la marrana. No sea como el perro del hortelano que ni come ni deja comer.

Que follen mucho y mejor.

Hay amores que matan. Está bien, pero no éste, no a usted

Querid@,

Y morirme contigo si te matas
Y matarme contigo si te mueres
Porque el amor cuando no muere mata
Porque amores que matan nunca mueren.

De eso nada, monada. En forma de poesía ciertamente son palabras sentidas, hermosas, incluso preciosas diría yo. Pero en la vida real es un drama dantesco. Hay amores que nunca mueren, supongo que así es. Otros simplemente se terminan, se esfuman, se consumen y acaban muriendo. ¿Pero eso de que hay amores que matan? Si todavía no ha muerto de amor, hipótesis altamente probable, ¿qué me dice?

¿Se les acabó el amor de tanto usarlo? como cantaba -como nadie- la Más Grande. El amor se ha terminado, o peor aún, le han dejado tirado como una colilla, le han abandonado como si fuera usted un indeseable trasto o un mueble viejo que ya no sabe uno ni dónde colocarlo. Esta usted bien jodido. Desde que le dejó tiene usted un terrible aspecto, come menos -o más- que antes, se pasa el día pegado a un pañuelo inundado de mocos y lágrimas mientras llora como un muffin y escucha esa música de esa de cortarse las venas que perjuró millones de veces que jamás atendería, y cuando le da por salir a la calle, vaga sin rumbo con cara de ido o de ida.

Por si esto fuera poco, se encuentra usted enfadado, triste, iracundo, intratable, nostálgico, todo a la vez. Por si fuera poco, está usted intratable y no hay quien le tosa. Ya no sabe qué hacer, va a volverse usted loco (pero muyyyyy loco) y siente como que se ahoga en un estado manifiestamente catatónico, descendiendo a los infiernos. Es una  verdad innegable, está a punto de tocar fondo.

central

Mi más sincero pésame. No me gustaría estar en su pellejo. Pero aquí no estamos para lamentarnos ni para consentir que siga usted paseándose (más bien arrastrándose) cabizbajo y con la mirada perdida por la vida. No, de ninguna de las maneras. Aquí estamos para salir adelante, para que usted se arranque (por bulerías o no). Pero antes de ir al grano, quisiera hacer una reflexión. Que yo sepa, nadie muere de amor. Afortunadamente, convendrán. Morir de amor, aunque suene de lo más romántico y poético, ya no se lleva. Está pasado de moda, como las hombreras, los pantalones de campana o las carpetas forradas de fotos de los protagonistas de Sensación de Vivir. Hablo en serio.

Desde que Romeo y Julieta la liaran parda allá por el siglo XVI y se mataran los dos así sin ton ni son, no he conocido a nadie que se haya muerto de amor. Bueno, están también los amantes de Teruel. Cuenta la leyenda la historia de amor entre dos jóvenes turolenses, Isabel de Segura y Juan Diego Martínez de Marcilla. Además de tonta ella y tonto él, la palmaron los dos por no darse un buen beso a tiempo. Dejemos a los muertos descansar en paz y ocupémonos de usted, que vaga como puta por rastrojo y sumido en un perenne valle de lágrimas tras esa tortuosa ruptura amorosa con la persona amada.

Escúcheme y siga a pies juntillas (o no me haga ni puñetero caso) estos pasos infalibles para salir airoso – dentro de la desgracia- de una demoledora ruptura sentimental.

    1. Deje de escuchar música que le hará sentirse más miserable aún si cabe. Haga oídos sordos a esos cantares que le envalentonen para cometer una insensatez. Les hablo de canciones como esta.

Puestos a escuchar penas del corazón, mejor esta dulce condena.

Parece que no está tan mal, oiga. En cuanto a usted, aproveche hoy (ya que se pone, mañana también) para llorar. El viernes se despertará con los pasos infalibles para salir airoso – dentro de la desgracia- de una demoledora ruptura sentimental.

Que follen mucho y mejor.

¿Quién paga en la primera cita?

Querid@s,

Por fin han quedado y ha llegado ese momento que se define como la primera cita, término horroroso y a la vez anhelado si le gusta a usted alguien y desea quedar con él o ella a toda costa. Comen/cenan, comparten los platos como tortolitos, hasta se dan el uno al otro de comer. Beben, hablan de sus cosas y brindan por los dos, por la vida y porque no haya que ir a votar una tercera vez.

Entre unas cosas y otras las horas pasan y el restaurante quieren apagar las luces y que ustedes se vayan por donde han venido. Es la hora de pagar la dolorosa.

¿Quién paga en la primera cita?

GREASE

David Frederick, profesor de la Universidad de Chapman de California, EEUU, realizó en 2013 un estudio titulado “Research on Which Gender Pays for a Date Shows Changing – but Also Resistance to Changing – Conventional Gender Norms”. El estudio analizó cómo reaccionaron 17.000 personas en una primera cita a la hora de pagar la cuenta. He aquí los resultados:

  • El 84% de los hombres dijo que corre con los gastos, no sólo en la primera cita sino también en las que le siguen.
  • El 64% de los hombres expresó que prefiere pagar a medias.
  • El 44% de los hombres manifestó perder el interés por una mujer que no se ofrece a compartir la cuenta.
  • El 76% de los hombres que aceptó que la mujer corriera con la mitad de los gastos confesó sentirse culpable o incómodo después de la cita.
  • El 57% de las mujeres se ofreció a pagar la mitad o la totalidad de la cuenta.
  • En el 39% de estos casos, el hombre rechazó la propuesta y corrió con los gastos.

Por su parte, Matthew Hussey, el couch experto en citas para mujeres deja muy claro a su público femenino lo que él piensa.

Estamos de acuerdo querido. Puede que esté chapada a la antigua en algunos asuntos, pero cuando se trata de la primera cita agradezco que sea él quien invite. El hecho de que el hombre se ofrezca a invitarme en el primer encuentro lo considero un gesto de caballerosidad, de elegancia, de buena educación y saber estar. Como lo haría uno de esos amantes de antes. Aunque si al final acabamos pagando a medias, tampoco me parece un drama. No se puede salir a cenar con un hombre y esperar que sea él quien invite, al igual que un hombre no debería hacerlo porque se supone que es lo que tiene que hacer y no porque le apetece.

Eso sí, un hombre que se escaquea y consiente que sea yo la que pague, no lo quiero para mí. No me negaran que retirarse al baño en el momento en que el camarero llega con la cuenta no es ninguna “lección de caballerosidad”.

No obstante opino sinceramente que si un hombre está de verdad interesado en una mujer (porque quiere follársela a cuatro patas, porque quiere conocerla de verdad o porque cree que es la mujer de su vida), se ofrecerá encantado a invitarla a cenar o a lo que sea que quiera compartir con ellaReconozcámoslo, aunque no estemos de acuerdo. Lo cortés no quita lo valiente, y eso tampoco quita que yo me ofrezca sinceramente a pagar a medias. Y que él francamente insista en invitarme. Además, después de la cena y si todo va como la seda, digo yo que habrá que tomarse una copa ¿No? Incluso dos. Esas corren de mi cuenta, por supuesto.

¿Y las citas venideras si la cosa funciona entre los dos? En la fase en las que las citas se suceden de manera espontánea, natural y sin complicaciones, creo que pagar es una cosa de dos: hoy por ti, mañana por mí, a medias, hoy invito yo y punto, a la próxima pago yo, etc…

Ya les he dicho que creo que no está de más que el caballero pague en la primera cita, salvo que él sea pobre como una rata y tú ganes más que los sinvergüenzas que nos representan en este país de pandereta. Obviamente es una hipérbole, pero ya me entienden. Aprovecho para rogarles que se sumen a esta petición de cambio de la plataforma Change.org en forma de misiva dirigida a SM el Rey Felipe VI: Que como Jefe de Estado suspenda inmediatamente y con caracter retroactivo de empleo y sueldo a todos los políticos españoles del Congreso y el Senado, hasta que no formen un Gobierno en España. Que también devuelvan el dinero cobrado desde que fueron elegidos en las primeras elecciones.

Volvamos al lío. Una vez descorchada la primera botella de vino y si tras varias cenas, ella ni se ofrece a pagar ni paga, me parece que no es una mujer educada ni respetuosa. Todo lo contrario, tiene una cara que se la pisa. Una mujer que espera y quiere que el hombre apoquine siempre, ni tiene educación ni vale la pena. Confiar en que un hombre pague siempre no es justo y lo único que demuestra es que es usted una aprovechada. Y usted caballero si tiene la mala fortuna de toparse con una mujer así, huya. Hágalo antes de que sea demasiado tarde, porque está usted ante una de esas sirenas por las que aquel soldadito marinero perdió la cabeza, esas que dicen te quiero si ven la cartera llena.

Además es machista, y si usted señora sigue esperando que ellos siempre paguen la dolorosa, que no le extrañe que ellos sigan esperando que usted le lave la ropa y le planche los calzones. Los clichés nunca fueron buenos. Una mujer como toca insiste en pagar su parte, invita al otro con gusto porque le sale del corazón, incluso amenaza cordialmente con no dejarse volver a invitar. Esta corre de mi cuenta.

Que follen mucho y mejor.