Entradas etiquetadas como ‘pubis’

El pelo vuelve: adiós pubis imberbes

Paren las maquinillas de afeitar, esto es un atraco. Bueno, quizás no llegue a ser un robo a gran escala pero sí que podemos hablar de un cambio de tendencias capilares.

GTRES

Por mucho que la industria del porno se empeñe en hacernos pensar que entre las piernas de una mujer solo hay llanuras desiertas sin un solo pelo a la vista tras el que refugiarse bajo su sombra, la realidad es muy diferente.

El pelo está volviendo lenta pero inexorablemente como han vuelto Los Increíbles o los collares de conchas este verano. Y aunque todavía estamos lejos de volver al arbusto púbico setentero, empieza a avistarse pelo de nuevo.

Las personas cuyas profesiones están dedicadas a ver pubis a menudo lo han confirmado. Ginecólogas que, entre citología y citología, asisten impertérritas al crecimiento silencioso de esos pelos.

Trabajadores en centros de estética escuchan sorprendidos cómo sus clientas ya no quieren todo al cero o aquella especie de cresta mohicana en medio del pubis como si fuera una pista de aterrizaje.

Y aunque de la depilación de las ingles todavía nadie se ha pronunciado (la brasileña sigue reinando), el triángulo de las bermudas comienza a repoblarse. Ambos sectores han coincidido en que no es un repoblamiento frondoso, sino uno a ras de dermis, como esa vegetación baja que crece en los arcenes.

Lo importante es que el pelo vuelve a verse como lo que era, una cosa normal. Y que, afortunadamente, cada persona es libre de llevar como le dé la gana su entrepierna.

Duquesa Doslabios.

(y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

En cuestión de sexo, ¿con o sin pelos?

Pubis rasurados, ingles brasileñas o mata salvaje. Y lo mismo aplicado a piernas, axilas o torsos masculinos. Aunque seamos sinceros: el tema afecta mucho más y de lleno a las mujeres. ¿Tabú, moda, higiene, cuestión cultural? Sea como fuera, el debate al respecto, casi siempre polémico, no tiene fin y parece que está más candente que nunca.

maniquíes con pelo púbicoLa última vuelta de tuerca sobre el asunto la ha dado la firma American Apparel, que esta misma semana, para su campaña de San Valentín, ha vestido a los maniquíes de su tienda de Manhattan con sus prendas de ropa interior. Esto no tendría nada de especial si no fuera porque estas figuras mostraban una gran cantidad de vello púbico.

El objetivo, según los creadores de la campaña, es mostrar “la crudeza y el carácter real de la sexualidad”, cuenta The Hufftington Post. No digo yo que ese no fuera el objetivo, pero la firma es famosa por otras campañas publicitarias impactantes, y desde luego, esta vez han vuelto a conseguirlo. Los habitantes de la Gran Manzana se quedaron alucinados, y nadie que pasara por delante de los escaparates se ha mostrado indiferente. La gente se paraba a hacer fotos y el asunto saltó a las redes sociales, donde pronto se convirtió en el centro de comentarios a favor y en contra. Polémica servida y objetivo logrado.

vello púbico

GTRES

Más allá de lo estrictamente publicitario, el debate de fondo sigue siendo el mismo. ¿Mejor con o sin? “Invitamos a los transeúntes a explorar la idea de lo que es ‘sexy’, considerar cuán cómodos se sienten con la forma femenina natural”, decía la directora creativa de los escaparates. Pero, ¿es sexy lo natural? Cada vez son más los que creen que debería serlo. Paloma Goñi, una periodista y bloguera española, es una de ellas. Por eso decidió hace tiempo dejar de depilarse, como contó hace unos meses a 20minutos: “Lo más común es que me digan que soy una puerca y que es anti-higiénico lo que hago”.

El caso es que yo, por más que pregunto, no encuentro a una sola chica que haya optado por la estrategia de Goñi. Muchas por convicción, porque los pelos corporales y púbicos les horrorizan, pero una cantidad importante de ellas reconoce que es por falta de valentía. “No es fácil desafiar los cánones establecidos”, me dice una amiga. “Y si tienes pareja y confianza con ella todavía, pero si estás soltera y sales a ligar, no te digo nada…” Eso sí, todas reconocen que es un engorro.

En cuanto a los chicos, lo mismo. Alguno he encontrado que me diga que le da igual, pero la mayoría de aquellos a los que he preguntado reconocen que unas piernas y unas axilas femeninas llenas de pelos les tiran para atrás. En el pubis ya he encontrado más matices. Casi todos lo prefieren “recortadito”, pero los hay que se pirran por el rasurado completo. Y sí, también ha habido alguno al que dice ponerle “el felpudo de toda la vida”.

Por la parte que me toca, ni tanto ni tan calvo (nunca mejor dicho). Es un engorro, sí, maldigo a quien lo inventó, pero no soy tan moderna como para ir con las melenas al viento, que le vamos a hacer. Aunque el rasurado estilo barbie tampoco es lo mío. Tampoco me he apuntado aún a la depilación láser. Ya sé que es muy cómoda y tal, por eso de que es para siempre, pero es que cuando veo a la mitad de mis amigas con el asunto en plan bigotito de Hitler, pienso: ¿ ¿Y qué harán todas estas que se han depilado hasta el alma si dentro de unos años vuelve a ponerse de moda la mata?