Entradas etiquetadas como ‘propósitos sexuales’

Si quieres mejorar tu vida sexual, cumple estos 8 propósitos en 2020

Es el último día del año. Y, como mandan las buenas costumbres, estoy haciendo balance: 2019 ha ido genial en la cama. Me he atrevido con posturas, con fantasías, con juguetes…

LELO FACEBOOK

Mi objetivo para el año que viene está claro, seguir mejorando como amante y convertirme en maestra jedi del sexo (¿se nota que hace poco vi ‘Star Wars’?).

Conseguirlo está tan solo a ocho propósitos de distancia, resoluciones que van a ser mi guía sexual en los nuevos años 20 y que quiero compartir con quienes siempre estáis ahí, al otro lado de la pantalla.

Porque por mucho que las haya escrito para mí, todos deberíamos seguirlas los siguientes 365 días:

    1. Darle al slow sex. Darle mucho. Darle sin prisa. Darle porque quiero que el placer y el deseo se conviertan en el presente y en lo más importante, en vez de la búsqueda del orgasmo.
    2. Los mal llamados ‘preliminares’ no son entrantes, sino plato principal. En 2020 quiero disfrutar con cada práctica, sin presiones, situándolas todas al mismo nivel. Que la penetración deje de ser el centro de la vida sexual.
    3. El clítoris, la asignatura pendiente. Ha sido el año de darle todo el protagonismo gracias a los succionadores. El reto para nosotras es conectar con nuestro órgano del placer no solo con estimulación mecánica. El de ellos, ponerse las pilas para hacerle la competencia (de una vez) al juguete sexual.
    4. Beber un vaso agua después de tener sexo. Estimula la vejiga (acuérdate de que hacer pis es casi obligatorio si eres mujer para eliminar las bacterias) y te hidrata después del esfuerzo físico.
    5. El tamaño del pene no es importante. A ver si en 2020 rompemos con el mito sexual de que solo nos sentimos satisfechas con tallas XXL.
    6. Salir del dormitorio. Soy la primera en hablaros de las prácticas en la cama o entre las sábanas, pero lo cierto es que este año toca dejar el colchón a un lado y probar el resto de estancias. Las superficies te sorprenderán (especialmente la de la encimera de la cocina).
    7. Es el momento de cumplir fantasías, en la variedad está el gusto. Es algo que puedes conseguir o bien llevando a cabo esas ilusiones que solo existen en tu imaginación o con juegos aplicables al ámbito sexual.
    8. Viva el romanticismo en la era consumista y digital. Deja el móvil, los regalos de Amazon y las historias de Instagram, en 2020 toca recuperar las muestras de amor más analógicas. Que vuelvan los post-its en la página del libro que está leyendo, la repostería casera o más ‘te quiero’ en el espejo.

View this post on Instagram

¿Ya habéis leído mis 8 propósitos para mejorar la vida sexual en 2020? 1. Darle al slow sex. Darle mucho. Darle sin prisa. 2. Los mal llamados ‘preliminares’ no son entrantes, sino plato principal. 3. El clítoris, la asignatura pendiente. Ha sido el año de darle todo el protagonismo gracias a los succionadores. 4. Beber un vaso agua después de tener sexo. 5. El tamaño del pene no es importante. 6. Salir del dormitorio. Las superficies te sorprenderán (especialmente la de la encimera de la cocina). 7. Es el momento de cumplir fantasías, en la variedad está el gusto. 8. Viva el romanticismo en la era consumista y digital. Los tienes desarrollados en mi último post de #ElblogdeLilihBlue 🌹❤️

A post shared by Duquesa Doslabios (@duquesa.doslabios) on

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Mis propósitos sexuales para 2018

Mi 2018 empezó, como uno de mis últimos post del año, en la habitación de un hotel, en la undécima planta de uno con vistas a la Castellana de Madrid.

PIXABAY

En la cama king size dormía una mujer, una de mis personas favoritas, después de una de esas noches surrealistas que solo suceden al lado de las buenas amigas que más que amigas son hermanas de otra madre.

Este 2018, francamente, ha tenido uno de los mejores comienzos que recuerdo de mi vida.

Y como soy mujer de costumbres, y aprovechando que mi amiga continuaba inmersa en su primer sueño de 2018, empecé a pensar en los propósitos del nuevo y recién estrenado año.

Los generales los tengo ya pensados desde finales de 2017, pero quería enfocarme en aquellos más personales, esos que involucran más que cabeza, corazón.

Así que para 2018 me he propuesto besar más, besar todo lo que pueda y en general. Besar más a mi familia siempre y cuando la tenga cerca, besar a mis amigos, besar a mi pareja hasta el hastío, hasta que proteste de tanto beso. Besarle hasta que mi versión quinceañera sienta que me estoy pasando de dar besos.

Me he propuesto, también, cumplir más fantasías sexuales y repetir aquellas que ocupan los primeros puestos de mi lista de favoritas. Da igual si alguna parece una locura, como esa del año pasado en la que por los pelos nos pillan. De hecho quiero atreverme a hacer una insensatez, una imprudencia o un disparate (dentro de los límites de la salud, por supuesto).

Este año voy a trabajar en la calidad aprendiendo más de sexo, informándome de lo que me produce curiosidad para quitarme los pocos miedos o bloqueos que pueda tener al respecto (o que pueda tener mi pareja).

Porque uno de mis objetivos principales va a ser trabajar la conexión emocional, seguir repitiendo los “hablemos de nosotros” que sirven para sincerarnos acerca de cómo nos encontramos dentro de la relación.

Y, por supuesto, este 2018, voy a seguir queriendo con todo el corazón cuya carne siempre echo por completo en el asador. Voy a seguir con esa manera de amar sin condiciones ni límites que me ha traido tanta felicidad estos años y espero que me la traiga también en los venideros.

Ya llevo dos días queriendo y casi no puedo esperar a seguir queriendo a mi pareja durante otros 363 días.