Entradas etiquetadas como ‘pene’

Candados para penes, nuevos modelos para juegos eróticos

No, no es broma. Es el producto estrella de la empresa CB-X: un candado para penes. Tal cual. La primera aplicación de la que hablan sus creadores es para prevenir infidelidades, en plan cinturón de castidad del siglo XXI, aunque sinceramente creo que lo dicen de coña. Cuando describen sus otros usos, en cambio, ya vas entendiendo mejor de qué va el rollo.

Se trata de una especie de funda de plástico resistente e hipoalergénica, con diferentes tamaños y acabados. En la parte más cercana a la base del miembro tiene un dispositivo para colocar el candado, de manera que solo podrá ser retirado por la persona que posea la llave. Y ahí es, según dicen, donde reside la gracia.

candado pene

Cb-x.com

“Lo están comprando hombre y mujeres por igual”, afirma la empresa, que divide en dos grandes grupos a sus compradores. Por un lado, fetichistas; por otro, parejas que quieren explorar su sexualidad y disfrutan practicando juegos sexuales. En este caso, se trataría del juego de la llamada “castidad forzada”.

Es decir, el responsable de las llaves tiene el poder, un control absoluto sobre el placer del usuario del candado, que tendrá a su vez que complacer a su “carcelero” para poder recibir la satisfacción que ansía. Algo en plan sufre mamón, devuélveme mi orgasmo. Aseguran, además, que también lo están empezando a usar sexólogos en terapias de pareja y en tratamientos personales de disfunción eréctil.

Pues nada oye, los más aventureros ya tenéis una idea más para regalar en estas entrañables fiestas. Yo, por mi parte, pecaré de tradicional. No es que quiera joderles el negocio, pero la verdad, gastarte 110 euros (sí, eso cuesta) en un trozo de plástico para que el muchacho en cuestión no pueda empalmarse a gusto y que pase las de Caín para orinar, pues no me pone mucho, la verdad. Eso o que me imagino a cualquier hombre desnudo con el cacharro metido en una funda de acabado madera o camuflaje al más puro estilo terminator y lo que me da son ganas de salir corriendo.

En fin.

A vueltas con el tamaño

Leo en las webs de numerosos medios que, cuanto más pequeños tiene los testículos un hombre, más tiende a involucrarse en el cuidado y crianza de sus hijos. A mí, personalmente, tal afirmación me provoca cantidades ingentes de escepticismo, pero es la conclusión de un estudio de la Universidad de Emory recién publicado por la prestigiosa revista Proceedings of the Nacional Academy of Sciences.

Cierto o no, la noticia me ha hecho volver irremediablemente al ya manido debate sobre el tamaño en lo que al sexo se refiere. En el caso del pene, las preguntas suelen girar en torno a si realmente importa, a si influye a la hora de dar placer o a si es verdad eso tan adolescente de que “más vale pequeñita y juguetona que grande y morcillona”. La verdad es que sobre esto los sexólogos ya han escrito ríos de tinta, como dice el tópico. Que si la estimulación está en el clítoris y con cuatro centímetros basta, que si lo que importa es el grosor por eso del roce “uniforme y constante”, que si a un pene demasiado grande le cuesta más alcanzar y mantener la erección…

penes2No digo yo que no sea verdad, pero al final, digan lo que digan los sexólogos, más allá de la técnica resulta que el tamaño, a veces, sí importa. Es una putada, pero es así. El otro día, sin ir más lejos, una amiga que llevaba varios meses en la más absoluta abstinencia me llamó emocionada para contarme que había conocido a un tipo muy atractivo e interesante con el que había quedado para cenar. Cuando le pregunté al día siguiente por su cita, no pudo ser más clara: “Me tocó talla mini. Se me escurría de la mano y dentro ni me enteraba. El pobre me preguntó dos veces si me había quedado dormida, y mira que me esforcé…”. No sé si sería para tanto o no, pero el caso es que no han vuelto a quedar.

Y no es la única. Ya sea por prejuicios, por fetichismo, por cuestión cultural o por ignoracia, lo cierto es que la mayoría de las mujeres con las que he alcanzado ciertos niveles de amistad han acabado por confesarme alguna anécdota sexual en la que hacían referencia al tamaño del pene. Que sí, que será un factor psicológico de percepción, pero hipocresías aparte, a muchas (y me incluyo) les tira para atrás que un tipo se baje los pantalones y que para agarrar su herramienta en el mejor de sus momentos basten dos dedos de una mano. Por no decir cuando le pides que entre y él, abochornado, te dice que ya está dentro. Tierra trágame.

No obstante, ninguna verdad es absoluta, y menos en el sexo. Lo mejor, en mi humilde opinión, es una buena combinación entre tamaño y buen hacer. Pero ya lo dice el dicho: la magia la hace el mago, no la varita. Para gustos los colores y para prejuicios, ya estamos los demás.