Entradas etiquetadas como ‘nudismo’

Naturist Cleaners: Se buscan mujeres para limpiar casas desnudas

El Reunido Unido, tras el Brexit, vuelve a dar de qué hablar, y es que una empresa británica ofrece servicios de limpieza desempeñados sólo por mujeres. Desnudas. La compañía se llama Naturist Cleaners («limpiadores naturistas») y ofrece, según sus propias palabras, «un servicio de limpieza profesional con creencias naturistas». Limpieza general como quitar el polvo, recoger los trastos, pasar la aspiradora, regar las plantas, hacer las camas, poner la lavadora, planchar o limpiar las ventanas. Vamos, la porno chacha (disculpad el improperio, pero no lo he inventado yo) de toda la vida. El cliente puede mirar, observar y deleitarse todo lo que quiera mientras no se acerque demasiado ni toque a la limpiadora, pues la empresa afirma que bajo ningún concepto las mujeres podrán ser grabadas, fotografiadas o tocadas. Todo un detallazo, sí señores.

El uniforme de las señoritas tiene poca tela. Guantes y zapatillas son las únicas prendas que las mujeres contratadas podrán llevar mientras se dedican a sus labores. Según declaró la propietaria Laura Smith a The Telegraph, la compañía busca mujeres “de todas las edades y apariencia” para limpiar en casas privadas. A cambio de limpiar en cueros, 52 euros por hora. “Las limpiadoras desnudas limpian de verdad, no lo están fingiendo, así que el cliente recibe el beneficio de una bonita experiencia y de una limpieza profesional durante una hora o por el tiempo que haya pagado” apunta Smith.

La empresa ofrece al cliente la posibilidad de elegir a la empleada que le dejará las casa como los chorros de oro. Para facilitar la selección, podrá ver fotografías de las mujeres de la base de datos  y elegir a la que más le convenga. Si alguna de vosotras, no olvidéis que a vosotros no se os contratará, queréis ganaros unas libras, es necesario rellenar un formulario en la web, subir unas fotos en bikini o directamente desnudas y, por supuesto, vivir en la Gran Bretaña. Para justificar el sexismo a la hora de la contratación, la propietaria argumenta que la mayoría de sus clientes son hombres solteros y algunas parejas, y que, por lo general, no buscan a otros hombres para realizar estas tareas. No os preocupéis por la discreción y la confidencialidad, tal y como exige la Ley de Protección de Datos, los datos personales de los clientes y de los trabajadoras son confidenciales.

Naturist Cleaners ofrece una interesantísima tipología de servicios: con el cliente desnudo, con la limpiadora desnuda y con ambos desnudos. La compañía, pionera en este tipo de servicios, asegura que sus clientes son, principalmente nudistas y que lo que ofrecen nada tiene ver con el sexo. Ni con el machismo o el sexismo añadiría yo, porque fíjate tú por dónde que no contratan a hombres para tan pulcros menesteres.

A follar a follar que el mundo se va a acabar.

Bienvenid@s a Erotikaland, el primer parque erótico festivo (y sexual) de Latino América

Querid@s,

Con la canícula estival asomando por la esquina comienzan a proliferar los festivales de música. Como me gustan a mí y que rabia me da perdérmelos todos ellos este verano por no hallarme en España. Por estas latitudes, salen por un auténtico ojo de la cara y parte del otro. Qué le vamos a hacer. Pero además de los festivales musicales, ya los empieza a haber de sexo. Solamente en Brasil podría florecer una idea parecida. Se llamará ErotikaLand y será el primer parque temático erótico de América Latina. No obstante, el de la tierra del plátano tropical, el café, la samba o la capoeira, no será el primer parque de su especie. En Corea del Sur existe Jeju Loveland, un enclave donde se funden arte y erotismo. Pero eso ya es otro cantar.

Si los planes siguen su curso establecido, este mega parque (solo para adultos) dedicado al más lujurioso entretenimiento estará listo para finales del próximo 2017, en la ciudad de San Pablo. Como es lógico, ErotikaLand, antes de haberse inaugurado, ya está dando de qué hablar, pues que no todo el mundo ve con ojos tiernos la temática de este futuro enclave dedicado a los placeres venéreos. “No queremos ser conocidos como la capital del sexo”, confesó Matheus Erler, miembro del partido democristiano de Piracicaba –región que acogerá este sicalíptico proyecto,- y mostró su preocupación de que este parque de atracciones se convierta en un reclamo para “individuos depravados”.

Erotic-Park-edit

Mauro Morata, uno de los ideólogos de esta peculiar iniciativa, afirma que con este proyecto de alto voltaje pretende terminar con algunos tabús en torno al sexo (además de forrarse, diría yo) y ha dejado muy claro que este proyecto nada tiene que ver con la prostitución. “Esto no va a ser Sodoma y Gomorra, que quede claro”. “Sabemos que es un proyecto muy ambicioso, pero nuestra intención es hacer que el sitio de un punto turístico internacional”, afirmó Paulo Meirelles, otro de los socios de ErotikaLand.

Uno de los principales atractivos de este parque erótico festivo será un fastuoso cine en 7 Dimensiones donde se proyectarán películas porno en cabinas individuales en las que los concupiscentes espectadores podrán disfrutar de “aromas y vibraciones” de agarra y no te menees, entre otras sensaciones estimulantes. Ya me lo estoy imaginando yo. Qué placer subirse a un fantasmagórico tren y dejarse un@ asustar por esbeltos cuerpos semidesnudos, torsos de mármol y esculturales siluetas sudadas bailando al ritmo de lo que sea que suene.

Y al final de la jornada, después de tanto vaivén y ajetreo sexual, qué mejor entretenimiento que acercarse al puesto de algodones y llevarse a la boca un refrigerio en forma de una gran nube rosa y fálica. Me pregunto si sabrá a pene. Para los que no quieran dejarse ver, habrá una rueda de la fortuna, es decir, una cabina privada en donde el visitante podrá ponerse a sus anchas para ponerse las botas mirando y no ser visto, como un auténtico mirón. Y, como no podría faltar en cualquier parque temático que se precie, una piscina nudista en la que atemperar tanto devaneo sexual o acaso humedecerse en medio de tórridos juegos salvajes.

En cambio, los visitantes echarán en falta un hotel en el que amancebarse. Y es que, según Mauro Morata, el parque se ha concebido como un espacio que acerque al sexo de forma lúdica, una propuesta para pasar el día de forma divertida y curiosa, por lo que las relaciones sexuales estarán prohibidas en su interior. No lo veo eso yo tan claro.

Con un presupuesto de 19 millones de euros, esta lasciva infraestructura de más de 150 mil metros cuadrados será capaz de “llevar al delirio” a más de 3000 visitantes diarios. El parque tendrá museo y actividades para adultos, como coches de choque con forma de genitales, un tren fantasma, piscina para nudistas, salas de cine X, restaurantes eróticos de comida afrodisíaca, teleférico, sector de juegos sexuales, plaza de esculturas y un larguísimo etcétera que no les adelanto para que lo vean con sus propios ojos. El requisito es simplemente estar dispuestos a desembolsar 87 euros por entrar al Jardín del Edén. Pero ojo, siempre y cuando sea usted mayor de 18 años. Esta Disneylandia del sexo tiene su propio happy end. Y es solo para adultos.

Que follen mucho y mejor.

Cenas en casa completamente desnudos

Todos andamos en pelota picada por casa en algún momento del día. Al entrar o salir de la ducha, mientras elegimos la ropa, cuando nos quitamos el pijama… Si encima es verano o hace mucho calor, más aún. El umbral del pudor de cada uno es variable, como todo en la vida, pero en este caso también depende de con quien compartamos casa. No es lo mismo vivir solo que en pareja, con compañeros de piso o con tres hijos adolescentes, y claro, eso afecta a nuestras costumbres.

Os meto este rollo porque siempre me he tenido por una persona de mente abierta y dispuesta a luchar contra sus propios prejuicios, pero hace unos días me enfrenté a una situación que me ha hecho pensar a este respecto. Todo empezó con el programa ese de Cuatro, Adán y Eva, en el que según tengo entendido la gente busca pareja en una isla desierta completamente desnudos. Tengo que reconocer que no lo he visto, pese a la curiosidad, más que nada por falta de tiempo. Un par de minutos, a lo sumo. El caso es que mas allá de gustos y opiniones, el tema da para el debate y, como no podía ser de otra manera, ha servido de carnaza en cenas, copas y charlas entre amigos y conocidos varios, a los que siempre sondeo en busca de posibles posts.

GTRES

GTRES

Más pronto que tarde la conversación trascendió al programa en sí y los interlocutores acabamos inmersos en una ardiente discusión entre defensores y detractores del nudismo. Ahí estaba yo, que en verano aprovecho siempre que puedo para quitarme la parte de arriba del biquini, defendiendo el derecho de la gente a tomar el sol como le da la gana frente a varios que decían sentirse “agredidos” de alguna manera si alguien se tostaba a su lado en la playa como Dios lo trajo al mundo. En cuanto a si poder o no hacer top-less en una piscina pública, la discusión se calentó aún más.

Y lo cierto es que, aunque bañarse desnudo en el mar y luego secarse al sol es maravilloso, no soy yo muy de quedarme en pelotas del todo en la playa, por muy nudista que sea. No termino de sentirme cómoda, qué le voy a hacer. Cateta que es una… Depende de la compañía y de la playa, en cualquier caso. Pero al final, como con todo, se trata de una cuestión de sentido común, en mi opinión. Este verano, por ejemplo, estaba yo con unas amigas en una playa de Portugal. El sitio era precioso, con kilómetros de arena blanca y aguas cristalinas, pero claro, en pleno agosto el chiringuito de rigor no podía faltar. En torno a él se aglutinaban las familias con niños pequeños y la gente se partía la cara por conseguir una cerveza. Hasta allí nos acercamos mis amigas y yo a comprar agua cuando vimos llegar a una pareja. Extendieron sus toallas a las puertas del chiringo, se quitaron toda la ropa y empezaron a darse crepita el uno al otro. A ella debía de preocuparle bastante que a su amorcito se le quemara el manubrio, porque hay que ver los meneos que le daba… Lo mismo podría decirse de él con las tetas de su amada. Los niños tenían los ojos como platos y sus escandalizados padres ni te cuento. Y digo yo, puestos a elegir, ¿no habría sido mejor tumbarse a disfrutar del verano y del amor unos metros más allá? Porque mira que había playa…

En fin. Pero a lo que iba, que me pierdo. Tras mucho divagar y mucho discutir todo esto con un grupo de personas a raíz del dichoso programa, acabé aceptando la invitación de alguien para ir a cenar a casa de unos amigos suyos que practicaban el “nudismo casero”. Así lo llamó. La idea era que yo lo conociese de primera mano, pudiera hablar con ellos, etc. Me pudo la curiosidad y acepté. Error. Gran error. Que no es que no fueran majos, no, eran majísimos, pero nada más abrir la puerta de la casa y ver a ese señor y a su barriga como un Adán cualquiera con una cuchara de madera en la mano y una paño de cocina colgado de un hombro, supe que me había equivocado. Todos allí, sentados alrededor de una mesa de centro, de esas bajitas, y yo no podía dejar de pensar en lo fácil que era que algún vello de esos pubis que tenía en frente, bien frondosos, por cierto, acabara en el cous-cous de pollo con verduras o en la ensalada con vinagreta de miel. Y como esos pensamientos me quitaron el apetito, no paré de darle al vino para mantener las manos ocupadas. Cuando me invitaron a quitarme la ropa entendí que había llegado el momento de agradecer la cena y marcharme. Al final salí de allí como una cuba y convencida de que eso del nudismo casero no es para mí. No si tengo invitados, quiero decir.