Entradas etiquetadas como ‘mansplaining’

El hombre que nos quiso explicar a las mujeres la diferencia entre vulva y vagina

Desde tiempos inmemoriales, hay una serie de hombres que nos explican el mundo a las mujeres. Debe ser algo que les pica en su interior, el mismo picor que les hace necesitar abrirse de piernas en el transporte público ocupando el espacio de la de al lado.

No, no es este. Pero me gustó su expresión risueña viendo el Facebook de Media Markt.

Hoy os traigo la historia de uno de esos casos. Uno sonado que llegó a hacerse viral el Twitter y mi reflexión al respecto.

Paul Bullen se encontraba pasando el rato en Twitter cuando vio un tema que le llamó la atención. “Mi vulva y yo: 100 mujeres revelan todo”.

El usuario, que según su descripción es escritor, editor e investigador, aclaró a la autora que la palabra correcta no era “vulva” sino “vagina”.

Hasta aquí, podría pasar la situación por alto si hubiera sido el caso de que la escritora del tuit hubiera cometido un fallo ortográfico (cosa que no hizo).

Para resolver la duda genital, una ginecóloga, la doctora Jennifer Gunter, acudió al rescate de la ortografía, y de las vulvas y vaginas del mundo, aclarándole a Paul Bullen que el término estaba correctamente empleado, ya que la serie de fotografías mostraba la parte externa del aparato reproductor femenino.

Vamos, que para los que no seáis muy fans de la terminología, los labios, clítoris, uretra y toda esa zona que os encontráis cada vez que bajáis a las profundidades de la entrepierna, es la vulva.

La vagina, como explicó la ginecóloga, que habiendo estudiado ginecología y dedicándose a ello, algo sabría (además de que tiene ambas cosas en el interior de sus bragas), es el conducto interno que se comunica con el útero.

Pero el bueno de Paul, erre que erre, continuó diciendo que no, que ni términos, ni términas, ni términes, que el lenguaje coloquial manda y que la palabra “vagina” es la que se utiliza.

En ese momento, la doctora Gunter, flipando en colores de que hubiera estudiado horas y horas en sus años de facultad el dibujito de los genitales femeninos para que viniera un usuario aleatorio de Twitter a corregirla.

¿Su contestación? Hacerle saber que le estaba haciendo mansplaining, el concepto que se utiliza para referirse a las explicaciones que dan algunos hombres (los que mencionaba al principio, no se me ofenda algún lector diciendo que “NO TODOS LOS HOMBRES”) a las mujeres de manera paternalista sin que las pidamos o necesitemos, solo porque entienden que, por ser hombres, saben más que nosotras.

Mansplaining es cuando, por ejemplo, estás tranquilamente entrenando en el gimnasio y te viene el cruasán de turno a explicarte como deberías hacer el ejercicio cuando tú eres monitor personal.

También cuando tu tío se pone a explicarte en las comidas familiares cómo deberías salir vestida o evitar ciertos lugares para que no te pasara nada, cuando tu padre te dice que a ver si te pides ya la baja porque claro, con siete meses de embarazo no deberías seguir trabajando o cuando después de pasarte dos años trabajando en una asociación cultural del vino, te llega tu cita a contarte con todo detalle cómo se cata.

Cualquiera podría pensar que en ese momento, Paul Bullen recordaría que está hablando con una ginecóloga y recularía, pero, no solo insistió en su razonamiento sino que alegó que el término “mansplaining” no era correcto en su caso haciendo mansplaining del mansplaining en una espiral de explicaciones que no desgarró el espacio-tiempo de milagro, respuesta ante la que la doctora, imagino, no sabría si reír o darse de golpes contra la pared.

¿La conclusión? La vulva es lo de fuera, la vagina lo de dentro, nadie te ha pedido explicaciones al respecto y, si tienes la urgente necesidad de explicar algo a tu compañera de trabajo/tía/amiga/madre/esposa/conocida/clienta/novia/hermana piensa primero:

  • ¿Me ha preguntado?
  • ¿Sé más que ella en este campo por experiencia?
  • ¿Sé más que ella porque me he informado al respecto?
  • ¿Sé más que ella porque soy una eminencia en ese campo?
  • ¿Estoy al 100% convencido de que la información que le voy a dar es nueva y relevante?

Si cualquiera de tus respuestas a estas preguntas es “No”, mejor cállate, porque de lo contrario, estás practicando el mansplaining. Y eh, noticias frescas, no necesitamos que nadie nos explique las cosas.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).