Entradas etiquetadas como ‘lluvia dorada’

De la cama al hospital: prácticas sexuales que pueden ser (muy) malas para la salud

No es que esté obsesionada con la limpieza, pero hay veces que más de uno se ha presentado a una cita con unas uñas que tenían más roña que el suelo de una discoteca.

Y sí, admito que ha sido determinante a la hora de decidir si dar un paso más (en ese caso darlo yo, pero en su dirección contraria).

GTRES

Lo que tenemos entre las piernas es muy delicado. No solo a nivel de sensibilidad, también porque es una zona con alto riesgo de infectarse.

Hay tres básicos que deberían ser nuestra peculiar tabla de mandamientos sexuales (qué blasfemo queda ahora que lo leo escrito): cuidado personal, limpieza y seguridad.

Depende de la propia persona tener todo bien aseado y al punto, controlando que no hay infecciones venéreas, granos extraños, bultitos que deberían ser examinados por expertos… En definitiva: prestando atención y acudiendo a las revisiones de rigor.

También se consigue tanto con el cuidado personal como manteniendo una vida sexual segura. La protección es la mayor aliada para esos casos.

Si incluyo también la limpieza es porque unas uñas sucias, juguetes que no estén debidamente higienizados o incluso las manos sin lavar (especialmente ahora) pueden ser focos de infección.

Y eso solo si os hablo del sexo más convencional. No me olvido de las prácticas que son caldo de cultivo de bacterias.

Sí, me voy a meter en la parcela de los juegos de dominación y sumisión -que pueden incluir prácticas de riesgo- o de las peculiares filias como son la coprofilia (excitación a través de las heces) o la lluvia dorada (lo mismo, pero con la orina).

Si hay alguna lesión en la piel o si hay contacto con tejidos de la vagina, es más que probable que se contagie alguna infección. Y, en el caso de los excrementos, puede derivar en enfermedades más serias.

Lo mismo que puede suceder si hay contacto con la boca o los ojos.

Son sustancias que expulsa el organismo para eliminar los desechos, de ahí que contengan microorganismos perjudiciales que, una vez ingeridos, o bien causan enfermedades o transmiten otras patologías (la disentería bacilar o la hepatitis son fácilmente transmisibles a través de las heces).

¿Significa eso que quienes encuentren de su gusto estas prácticas deberían descartarlas? Para nada, pero sí realizarlas con cuidado, excluyendo las zonas del cuerpo que he mencionado y extremando la limpieza antes, durante y después.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).