Entradas etiquetadas como ‘joder’

Querido capullo

(Si prefieres escucharlo leído por mí, dale al play)

Voy a hacer algo que nunca pensé que haría contigo: te voy a dar las gracias. Gracias por llegar a mi vida y, por qué no, gracias también por destrozarla.

No me malinterpretes, no es que lo necesitara. Nadie necesita en su vida un capullo y menos aún si nos paramos a pensar en lo devota que fui yo contigo.

PIXABAY

Pero claro, cómo iba yo a saber que me encontraba delante de un capullo cuando me desarmaste con esa sonrisa de pillo, no es como si lo llevaras en la frente escrito o como si hubiera sabido que en tu cartera tenías el carné de capullo integral, de esos con un master, especializados en joder.

En el fondo me río, me río por no llorar, porque pensaba que ya a mi edad sabía reconoceros desde la distancia, a kilómetros, a millas, a años luz. Pensaba que ese radar que me he construido a prueba de capullos saltaría en cuanto alguno se me acercara.

El problema es que los capullos sabéis cómo esquivarlo, sois capullos con piel de cordero, el capullo definitivo, la evolución, el 2.0.

Quiero decirte que ya está, que no te guardo rencor, que no importa si me jodiste más fuera de la cama que dentro de ella, que no pasa nada por las mentiras que me he comido de primer plato, segundo y hasta de postre con cuchara, porque ya me he dado cuenta.

Me he dado cuenta de que eres un capullo. Y si bien no puedes cambiar, yo si puedo decidir dejar de sentirme mal por ti.

Estoy agradecida porque gracias a ti he descubierto que soy indestructible, que aún despedazada, puedo recomponerme de nuevo. Que lo hermoso de un corazón es volver a juntarlo usando oro para mantenerlo unido. ¿Y sabes qué? El resultado, no podría ser más bonito.

Querido capullo, no te equivoques. No quiero que te justifiques conmigo para que te sientas bien contigo mismo. Perdiste tu crédito de tantas motos que te he venido comprando. Además que compré todas sin excepción. Compré “Eres la única”, compré “Me he enamorado de ti”, compré “Quiero pasar contigo todos los días de mi vida”. Fíjate si era una buena clienta que hasta te compré el “No volverá a pasar” y la de “Esta es la última vez”. Te compré tantos “Te quiero” que cuando descubrí que no me estabas vendiendo algo verdadero, sino un artículo falso, de imitación, empecé a encontrar las taras en todos los demás.

Y así terminamos la relación, descubriendo que tú estabas vacío y yo, de llena de mentiras, empachada.

Aún con todo, que tus todos son nada en realidad, quiero darte las gracias. Porque me has enseñado que aunque tú eres un capullo de serie, no todos sois iguales.

Gracias porque tenía que toparme con un capullo para apreciar realmente a alguien original, alguien de diseño, de edición limitada, alguien especial.

Duquesa Doslabios.

p.d.: También aplicable a las capullas.

Hollywood se despelota

Querid@s,
Felicidades con retraso a todas las mujeres del mundo. Espero que sepan disculparme. ¿Cómo han celebrado este día tan femenino? Yo manifestándome a favor de nuestros derechos al igual (para que sean los mismos que los de ellos) y en contra de la violencia de genero, esa en contra de las que muchos deciden guardar silencio. Y ya se sabe que el que calla otorga. ¿Y ustedes a qué se han dedicado en tan señalad@ día y noche? La Kardashian (Kim), que no se anda con chiquitas, lo ha celebrado por todo lo alto. KK vuelve a despelotarse por enésima vez ante sus fans. De esta guisa celebró el Día Internacional de la Mujer en su cuenta de Instagram donde subió esta instantánea en la que aparece desnuda acompañada del hashtag “#liberated”.

Pero aquí no queda la cosa, porque a falta de una, ha posado en una segunda foto en la que la vemos como Dios la trajo al mundo. KK se ha hecho su selfie – como todo hijo de vecino- de su cuerpo serrano frente al espejo de su baño/vestidor (de esto no estoy muy segura). La muchacha Kim aparece haciéndose ese selfie ante el espejo y apuntando con su iPhone, se toca en plan sexy el cuello, ladea la cara, pone carita de “este cuerpo pide guerra” y morritos de alubia. Mete barriga y saca culete. Eso sí, dos barras negras, literalmente, censuran sus partes más íntimas. Pechito y lo que está por debajo del ombligo. Lo más jocoso es un mensaje que tiene bastante gracia. Al menos yo y  más de 850,000 personas de este planeta se la vemos: ‘Cuando estás en plan “no tengo nada que ponerme”…Jajaja ¡Me parto!’

La que se parte soy yo.Pero la celebrity parece que se ha pasado de lista porque probablemente la foto tiene más años que Matusalén. Para ello me baso en la comparación de las dos fotos, en la que una sale morena y en otra rubia de bote, tono oxigenado que la modelo lucía hace ya unos meses. Desde que KK diera a luz hace un cuatrimestre, se ha mantenido alejada de los flashes. Hasta ahora que amenaza con volver. Ha hecho dieta (la mejor de todas sigue siendo la del pollo, ustedes ya me entienden) y luce cuerpazo para envidia nuestra. Y de la mala.

Nunca tendremos suficientes desnudos de Kim Kardashian

Este selfie ha desencadenado un porrón de tweets y memes impagables. Uno de los más retwitteados ha sido el del brillate PaddyPower. Sin cortarse un pelo, al igual que KK, propone a la celebrity el envío de unas bragas con el siguiente mensaje: “Envíanos un DM y te enviamos unas bragas. Te vas a morir sin nada encima con este tiempo”.

No son pocas las estrellas de Hollywood que comparten un loco afán por quitarse la ropa a la primera de cambio. Así hemos visto muy ligeritas de ropa Katy Perry, Lea Michele, Jennifer Aniston, el ángel de Victoria’s Secret Rosie Huntington, Lindsay Lohan, Miley Cyrus, Demi Lovato y Rihanna, conocidas todas ellas tanto por sus carreras artísticas como por el exitazo de sus imágenes calentitas. ¿De dónde viene esta manía de algun@s de desnudarse? Puro afán exhibicionista.

Además de poner burracos al personal, conquistar a más seguidores, caldear el ambiente, crear polémica, no pasar desapercibidas, tener más éxito que las dem@s, levantar pasiones y generar envidias. Si se me olvida algún leit motiv del desnudos de nuestras celebrities, hablen.

Pero la verdad es que a quién le importan los motivos. Esta moza recia, como dirían los lugareños de mi pueblo, es muy cómoda de ver y a much@s les ha alegrado el día y a otr@s, es seguro, la noche. Y al que no le guste que no mire.

Que follen mucho y mejor.