Entradas etiquetadas como ‘igualdad en la cama’

El hombre “cruz”, se tumba en la cama y espera que hagas todo el trabajo tú

Me hace mucha gracia el término “estrellita” o “estrella de mar”, un concepto que les he oído en varias ocasiones a algunos amigos haciendo referencia a compañeras de cama que, según ellos, su único movimiento de acción fue subirse al colchón y quedarse abiertas de brazos y piernas durante la faena.

FACEBOOK CALVIN KLEIN

¡Ay, si yo os contara!

En el mundo femenino existe un equivalente que he decidido bautizar como el hombre “cruz”.

El hombre “cruz” por no hacer, no se quitaría ni los calzoncillos. Se tumba mientras tú tienes que hacer 69, flor de loto, paja, mamada, mamada hasta la campanilla, paja cubana si las tetas te alcanzan y, si te dejas, sexo anal, porque como todas sabemos, siempre está el listo que intenta meterla por detrás.

Que aunque luego te venga con el “Perdona, que me equivoco de agujero JEJE” tú sabes más que de sobra que la única equivocación ha sido la tuya por traerte ese elemento a casa.

El nivel de presión de las películas porno que sentimos en nuestros momentos de intimidad es tal que es como si tuvieras que prepararte una performance para que te admitan en Juilliard más que para un rato divertido.

Y bueno, no hablemos ya de pedirle al hombre “cruz” que caliente un poco el horno. Lo máximo que hará, si eso, es tocarte un poco por encima y susurrarte, a los dos minutos, con el calentón adolescente en plena efervescencia (sí, aunque tenga 36 años): “Venga va, vamos a hacerlo ya”.

Pues mira chato, esto no es una farmacia 24 horas que con darle al timbre ya tienes quien te atienda, aquí tienes que dedicarle un momento.

Pero es que no has dado con un tío cualquiera, has dado con el hombre “cruz” y si ya se resiste a preparar el terreno con la mano, mejor ni hablemos de la lengua.

En el remoto caso de que consigas que baje, dará los lametones como si estuviera evitando que el helado goteara al suelo y volverá a subir, pirulo en mano (por aquello de seguir con las metáforas de alimentos) con menos ganas de jugar a las comiditas y más de darle al teto.

Aunque su concepto de acción, claro, es el concepto de relajarse mientras tú te dedicas a controlarlo todo. Mira, me río yo de conducir vigilando los pedales, el volante y los espejos retrovisores.

Echar un polvo a cuatro patas boca arriba mientras te tocas las tetas y controlas que tu melenaza no le asfixie la cara al mismo tiempo que mantienes un ritmo que se llevaría el reconocimiento de tu monitor de spinning, deja la dificultad de conducir al nivel del chupete.

Así que para todas aquellas mujeres que vayáis a encontraros con un hombre “cruz” tenéis dos opciones, o bien ponérsela a él y tacharle para siempre de la agenda o bien darle la vuelta a la situación y que le toque esa noche “cara” echándolo a suertes.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)