Entradas etiquetadas como ‘hacer-el-amor’

Sexo de reconciliación: ¿Por qué los polvos post bronca son los mejores?

Querid@s,

¿Acaso el sexo de reconciliación no es la bomba? ¿Por qué los polvos post bronca, junto con los últimos, son los mejores?

Seguro que os ha ocurrido en alguna ocasión: El ambiente huele a bronca total, inminente. Él está echando mano de su potente memoria fotográfica y se está dedicando con precisión de relojero a ventilar todos y cada uno de los trapos sucios de los 90 que ya no vienen ni a cuento. Ella, compungida y a puntito de perder los estribos, ya parece un caballo desbocado, se encuentra en el dilema de abofetear al churri o coger el montante y largarse. Hasta que de repente se produce un cortocircuito. ¿La Tierra ha dejado de girar por unos segundos y cambia de órbita. En la habitación de la discordia la tortilla da la vuelta, cambian las tornas y el melodrama se torna en una apasionada secuencia declarando el alto al fuego. Esos dos que hace nada jugaban a ser los Rose pasan de tirarse los trastos a la cabeza a comerse la boca locamente, chuparse enteros, lamerse los cuerpos, rasgarse las vestiduras y lanzarse al lecho conyugal (quien dice lecho dice sofá, alfombra o lavadora) para protagonizar, sino una porno, una escena no apta para menores de edad. Vamos, un polvo de padre y muy señor mío.

Cuenta la leyenda que lo mejor de las broncas es cuando se alcanza la tregua, se entierra el hacha de guerra y se procede al polvo de reconciliación. Durante estos episodios post bronca la adrenalina corre por las venas y el final de la historia termina escribiéndose irremediablemente entre sábanas que acaban más revueltas que nunca.

Biopsicología de la emoción

La respuesta está en la biopsicología de la emoción. Esta ciencia explica las razones por las que disfrutamos de forma especial de los encuentros sexuales tras una riña. Las emociones son un fenómeno dinámico y altamente contagioso que se propagan fácilmente entre individuos. En la pareja sucede de forma mucho más intensa. Por eso no es extraño que en el terreno sexual, tras una bronca (liviana o monumental), ese contagio responda además a lo que se conoce como el paradigma de la transferencia de excitación.

Dolf Zillman contaba en los años 70 que “La excitación residual de una excitación previa se une a la excitación generada por la nueva excitación y atribuimos por defecto su causa a los acontecimientos del presente cuando realmente están en el pasado”. ¿Mande? Lo que este buen hombre (y tremendamente sabio) intenta explicar con su enrevesado lenguaje es que la razón de que vuestros polvos post bonca sean tan tremendos está en la excitación causada por el enfado previo.

No siempre vale

A través del sexo se sublima la agresión. Ciertísimo. Pero si no existen besos y ternura, el pifostio, el problema base vamos, no se solventa y el sexo no termina arreglando nada. Esta creencia popular que sostiene que todos los problemas se solucionan en la cama provoca que no pocas parejas dejen para mañana la resolución de sus malos rollos. Con esta postergación infinita de los conflictos de la pareja para un porvenir que jamás llega, el sexo se convierte en una terapia contraproducente. Hay que hablar, la comunicación es básica y no me cansaré de decirlo. 

En las parejas más estables y exitosas, esas que rezuman bienestar conjunto, compenetración y un exultante buen rollo, el sexo implica además de atracción física y pasión, sentimientos. Muchos y muy buenos. Difícilmente se pueden tener relaciones sexuales satisfactorias si existen problemas por ahí bambando y rendijas sin resolver. Si la pelea es monda y lironda el sexo puede ser un buen aliado para aligerar la desavenencia, pero si las broncas son continuas y esa necesidad de acabar en la cama después de discutir es permanece en el tiempo, el erotismo naufragará titánicamente. Y con ella la relación de pareja.

Hombres vs mujeres

Después de un capítulo de sexo de reconciliación hombres y mujeres funcionamos de manera distinta  A la mujer la bronca no se le pasa, mientras que el hombre actúa como si no hubiera pasado nada, rollo aquí paz y después gloria. Para evitar que el erotismo post bronca termine fusilando a la pareja hay que entender que hombres y mujeres tenemos estructuras psíquicas diferentes. ¡Ataques bienvenidos! Como siempre.

Aviso a os lectores y lectoras: Para un mejor entendimiento de los sexos, el hombre tiene que aceptar que la mujer no posee la capacidad de poner los problemas a un lado y follar como si no hubiera pasado nada. Y la mujer tiene que saber que los hombres sí pueden discriminar y que para muchos de ellos el sexo no es más que un resorte para desestresarse, relajarse y aliviar las tensiones cotidianas.

No sé qué pensaréis vosotros de zanjar la riña con una sesión de sexo, pero desde luego follar es infinitamente mejor que acabar como los Rose. A ostia limpia.

 A follar a follar que el mundo se va a acabar.

Los efectos secundarios del amor explicados por la ciencia

Autor invitado: Carlos León Béjar

Quizás en algún momento de tu vida hayas estado locamente enamorado o enamorada, o tal vez cieg@ de amor, enfermo de amor. Estas expresiones son muy frecuentes y quizás no sabías que todas ellas tienen una base científica. Tu mente y cuerpo pueden verse muy afectados por sentimientos muy apasionados e intensos, podrían incluso cambiar tu manera de caminar o hablar. Así que continúa leyendo si quieres descubrir algún dato curioso que te podría hacer entrar en razón.

  1. El amor nos vuelve “tontos”

Según un estudio llevado a cabo en los Países Bajos por la Universidad de Leiden, se demostró que el amor muy apasionado reduce el control cognitivo, provocando graves problemas para conseguir concentrarse y haciendo muy complicado llevar a cabo tareas que requieren mucha atención.

Según el director de dicho estudio, el profesor Henk van Steenbergen, cuando uno comienza una relación es muy probable que deje de prestarle atención a ciertas cosas a las que antes se le daba mayor importancia. Esto se debe a que se utiliza una gran cantidad de recursos cognitivos para intentar llamar positivamente la atención de la pareja y se “pierde el control” por intentar llamar la atención de la persona amada.

  1. Te haces menos susceptible al dolor físico

Así que ya te puedes ir olvidando del paracetamol y similares, lo que necesitas es una buena dosis de amor…

El profesor: Arthur Aron, docente de psicología en la Universidad Brook de New York, redactó un artículo muy interesante en el que indica que cuando nos enamoramos en el cerebro se activan ciertas áreas que, curiosamente, son las mismas en las que intervienen los medicamentos para disminuir los efectos del dolor. Incluso el simple hecho de tomar de la mano a tu amor ya calma el dolor.

  1. El amor nos droga

Según las imágenes captadas por las resonancias magnéticas, al enamorarnos en nuestro cerebro se activa una red neuronal que está asociada a los efectos provocados por la cocaína, alcanzando ese estado de euforia tan característico que comparten los enamorados.

Según explicó en el canal CNN la profesora Lucy Brown, docente de neurociencia en la Escuela de Medicina Albert Einstein de New York, con el enamoramiento se alcanza aquella exaltación tan intensa que se parece tanto al efecto provocado por la cocaína.

  1. El ritmo cardíaco se ve afectado

Este efecto secundario es muy romántico ya que el ritmo de los latidos, cual metrónomo, se acompasa con el de la pareja. Así lo demuestra un estudio publicado en la International Journal of Psychophysiology.

  1. Ralentiza el paso al andar

Este efecto colateral ocurre especialmente en los chicos. Según varios investigadores de la Seattle Pacific University, los hombres tienden a adaptar su velocidad al andar para adaptarse a su chica. Lo cual no ocurre en las mujeres ni en los hombres cuando caminan junto a un amigo o amiga.

  1. Nos ciega

El conocido sesgo de atención inconsciente se produce cuando una persona enamorada, inconscientemente aparta su mirada de personas que son muy atractivas en el sexo opuesto. Así lo demostró el psicólogo Jon Maner de la Universidad de Florida.

  1. Preferencia por los tonos agudos

Esto ocurre tanto a hombres como a mujeres. Las mujeres adoptan un tono más agudo cuando están con un hombre muy atractivo. Lo mismo ocurre con los hombres, que de manera inconsciente, regulan su tono para parecerse al de su pareja. En cualquier caso se trata de una manera subconsciente de demostrar afecto.

  1. Provoca que las pupilas se dilaten

Seguramente imagináis que el espejo del alma es la cara, pero lo cierto es que son los ojos. Según un estudio llevado a cabo en la facultad de medicina de la Universidad de Pittsburgh, el amor provoca un estado emocional muy intenso que provoca la dilatación de las pupilas.

10 pelis para seguir aprendiendo sobre sexo

Querid@s,
El mundo del celuloide no sólo nos ha hecho pasar grandes momentos frente a la gran pantalla -o en petit comité frente a la pequeña pantalla ataviados con pantuflas, palomitas y manta-, sino que también ha sentado cátedra sobre unos cuantos asuntos sexuales. Mucho de nosotros, corregidme si me equivoco, descubrimos no tanto lo que es el sexo, pero sí múltipes facetas del erotismo y de nuestra propia sexualidad. ¿Quién no se ha que ha quedado prendado de algún beso de película o algún polvo de cine y ha deseado imitarlo con la pareja? ¿Quién no ha intentado imitar a Batman besando a la chica mientras baja por el muro de un edificio? Está bien, seguro que no a muchos, pero ¿quién no ha deseado ser Baby en esa habitación a media luz bailando con el desaparecido galán Patrick Swayze? Yo.
Tras haberos presentado en otras ocasiones listados de tremenda utilidad para la vida cotidiana como son las mejores escenas de sexo real en el cine o escenas más representativas del onanismo en el cine ha llegado el momento de hacer un recopilatorio de las perlas de alto contenido pedagógico con las que el séptimo arte nos ha ilustrado en materia de sexo. Hoy os traigo 10 películas para seguir aprendiendo sobre sexo.

“6 sesiones de sexo” (2012), Ben Lewin

Esta película en su  momento me puso los pelos de punta. Esta es una historia real, por supuesto. El poeta y periodista norteamericano Mark O’Brien falleció en 1999. Sufría una discapacidad que le tenía postrado en una camilla eléctrica y confinado toda su vida a un pulmón de acero. Debido a su tetraplejia nunca había estado con una mujer. Pero un buen día decidió poner fin a ese impedimento. No quería abandonar este mundo sin sentir en su piel de que iba eso del sexo. A la inverosímil edad de 38 decidió perder su virginidad y para ello recurrió a una terapeuta sexual para que le echara una mano con su iniciación.

“Prime” (2005), Ben Younger

Me encanta la temática de esta película. Esta comedia romántica habla sobre la diferencia de edad en el amor, suculento asunto sobre el que más de uno tiende a chismorrear como alcahuetas y prejuzgar porque sólo lo conocen de oídas. Está bien, la gente se aburre muchísimo (pero muchísimo) y con algo ha de entretenerse, mejor que sea cotilleándole la vida al prójimo que cometiendo alguna fechoría penal. Al lío. Una mujer de 37 años recién divorciada conoce a un chico de 23 recién salido de la Universidad. La mujer, que siente que lo que le acontece no es normal, acude a su psiquiatra para contarle la historia. Casualidades de la vida, la psiquiatra resulta ser la madre del muchacho y la trama se lía parda. Pero la mejor parte de la película no es el enredo amoroso, sino todas las dudas que le asaltan al graduado. ¿Dónde está el punto G? ¿Cómo lograr que una mujer se corra? Tranquilo amigo, muchos hombres bien entrados en años siguen sin saberlo.

“Kinsey” (2004), Bill Condon

“Lila dice” (2004), Ziad Doueiri

La historia narra la vida sexual de una adolescente que pronto descubre los juegos de la seducción y todo lo que puede conseguir con su cuerpo.

“Lucía y el sexo” (2001), Julio Medem

Lucía trata de olvidar un amor del pasado. En la historia de Lucía el sexo juega un papel importantísimo.

“El hombre que mira” (1994), Tinto Brass

La cinta habla de las miserias del sexo cundo se torno adictiva a través de historias cruzadas; un exhibicionista, un profesor casado con una ninfómana y otro profesor que mantiene relaciones sexuales de alto voltaje con una alumna.

Conversaciones con la otra mujer” (2005), Hans Canosa

Una pareja se conoce en la boda de un hotel en Nueva York para entablar una interesante conversación. Inevitablemente la charla termina en la cama. En esta historia ¿Quién es el cazador? ¿Quién es la presa?

“Love” (2015), Gaspar Noé

El director intenta retratar el amor sexual de una pareja sin tapujos. La película confirma que el amor también se demuestra con sexo.

“Emmanuelle“(1974), Just Jaeckin

Con escenas explícitas de sexo, masturbación, violación y una polémica escena en la que una mujer se introduce un cigarrillo en la vagina, el estreno de Emmanuelle fue todo un escándalo al considerarse X. La película relata el descubrimiento sexual que una mujer de la diplomacia francesa experimenta mientras se encuentra de viaje en un lugar diferente y extraño. 

“Nueve semanas y media” (1986), Adrian Lyne

Sobra cualquier tipo de presentación. En su día causó gran revuelo. No pocos televidentes fueron reacios (siguen sin serlo a fecha de hoy) a aceptar aquellos bailes eróticos y sesiones de sexo oral en lugares públicos.

Cuánto nos ha enseñado el cine sobre sexo. Tanto si pretendéis aprender sobre vuestra propia sexualidad como si simplemente os dedicáis al visionado de estos largometrajes con fines meramente lúdicos, esta inquietante selección de películas más que eróticas es un excelente plan de peli sofá. A estas alturas del año, sin manta, claro.

A follar a follar que el mundo se va a acabar.

El World Pride Madrid 2017 ya ha comenzado

Querid@s,

Se acerca la fiesta. Como canta ese trovador de románticas letras y bandera vasca, hablo de Doctor Deseo, Bailando en tus calles, me pierdo en tus bares, hay vicio en elambiente… la fiesta está caliente…. ay!

Por primera vez en la historia Madrid será la capital mundial del Orgullo. En la ciudad el ambiente espera ser todo poderoso y el mapa abarrotado de gente procedente de diferentes países unidos por una preciosa causa común: reivindicar mientras lo pasan teta. El programa comenzó ayer 25 de junio y las actividades se prolongarán hasta el 2 de julio y entre las múltiples actividades habrá conciertos gratuitos al aire libre,  7 escenarios diferentes, fiestas, arte, cultura y deporte. Todo ello en torno al barrio de Chueca y algunas de las principales calles de Madrid.

Bajo el #worldpride2017, World Pride Madrid 2017 será la gran fiesta mundial del Orgullo LGBTIQ para celebrar, debatir y mostrar la diversidad sexual. El acto principal será la manifestación que tomará las calles del centro de la ciudad del próximo 1 de julio y por la que se espera que desfilen más de tres millones de asistentes y un impacto económico de más de 300 millones de euros. Con estas cifras no debe extrañarnos que muchos se cuestionen si se ha vendido la bandera arcoiris, convertida hoy en día en reclamo comercial por todo tipo de marcas,sean o no defensoras o gay friendly. Pero ese es otro debate en el que no voy a meterme.

“Viva la vida” es el lema elegido como estandarte del Orgullo, que coincide con dos aniversarios emblemáticos de la comunidad homosexual: los 40 años de la primera manifestación por los derechos de los homosexuales celebrada en 1977 en el país y los 25 de la fundación de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB).

Para el gran día todavía tenéis que esperar un poco. Aquí tenéis la programación de World Pride Madrid 2017. Espero que asistáis y que lo hagáis con orgullo. Ya me contaréis. Yo por mi parte ya me he pegado mi correspondiente jarana y cumplido con mi asistencia a la manifestación que tuvo lugar en Chicago el sábado pasado, donde he festejado y defendido junto a miles de manifestantes, fiesteros y ciudadanos implicados la causa del Orgullo.

Aquí os dejo parte del documento gráfico de cómo fue el Orgullo al otro lado del charco, en la ciudad del viento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Viva la Vida!

Y a follar a follar que el mundo se va acabar.

3 fantasías sexuales para este verano. ¡Hazte con la tuya!

Querid@s,

El verano ya llegó. Y con él un inquietante incremento del apetito fantasioso sexual. Ya sabéis a lo que me refiero. Al 75% de los españoles le aumenta el apetito sexual en verano. Son los jóvenes de entre 18 y 39 anos los mas dispuestos a disfrutar nuevas sensaciones en el periodo estival.

Los meses de verano son una época del año en la que existe una mayor predisposición a desatar la pasión y darle rienda suelta a las fantasías sexuales. La razón es bien sencilla. La gente sale más, las terrazas se llenan, las calles se abarrotan de gente y todos andamos más calientes que de costumbre. Al sol del Lorenzo las ocasiones para el encuentro sexual se multiplican exponencialmente; los solteros se comen más roscos y las parejas estables tienen tres veces más relaciones sexuales en verano que en invierno.

Hoy os traigo tres fantasías sexuales ideales para este veranito. Si la canícula resulta insoportable…

1. Sexo al aire libre. Si aprietan el calor y las ganas aprovechemos sin más dilación las bondades con las que la Madre Naturaleza ha tenido a bien obsequiarnos durante nuestro paso por este ingrato valle de lágrimas. Antes de que nos lo carguemos todo, aprovechemos cada arbusto, colina o montaña. Saquémosle el jugo a la playa, el lago, la caminata entre el follaje del domingo o la tienda de campaña durante la escapada rural del fin de semana.

2. Sexo en el agua. Yo sólo con pensarlo se pe pone la piel de gallina.

3. Sexo en la discoteque o en el chiringuito. Después de unos tragos y unos dancings en la pista de baile nada entra tan bien como darse un buen revolcón con alguien que nos encienda.

A follar a follar que el mundo se va a acabar.

¿Cómo es el sexo de los casados?

Querid@s,

¿Cómo es el sexo de los casados?

He observado que después del matrimonio, las personas dejan de ser curiosas decia Antón Chéjov. Gabriel García Márquez consideraba que el problema del matrimonio es que se acaba todas las noches después de hacer el amor, y hay que reconstruirlo todas las mañanas antes del desayuno. Yo creo que el sexo no es la máxima prioridad en una relación de pareja pero si no hay es una mierda. La admiración, la amistad y el respeto van por delante. El sexo puede ser mejor o peor, puede ser modesto y misionero o hacerte que veas las estrellas. Eso si, tiene que haber sexo. Sin sexo, la pareja no tiene sentido alguno. Podemos ser amigos o compañeros, pero nada más. Salvo que seáis asexuales claro, pero en este tema no voy a meterme hoy.

La frecuencia sexual de los casados

Según revela un estudio de la Universidad de Chicago (por aquí sigo) de 1994 publicado en The Wall Street Journal, casi el 80% de las parejas casadas tienen relaciones sexuales varias veces al mes o más. No obstante conviene tomarse los estudios sobre sexualidad humana con relativo escepticismo, porque en lo que a juegos de alcoba se refiere la gente siempre miente. En general, -no me echéis a los lobos-, los hombres se comen una y cuentan veinte. Y las mujeres nos comemos veinte y contamos una. Ironías de la vida.

Dicho lo dicho los datos arrojados por los estudios en la materia revelan que “la frecuencia sexual media es de unos 3,2 encuentros sexuales a la semana en el primer año de convivencia de una pareja. Durante ese primer año, por lo general, está presente el más infalible de los afrodisíacos, el enamoramiento. Tanto ellos como ellas presentan unas ganas locas de estar juntos y enredados en una constante intimidad en el que el resto del mundo no importa. Pero con el paso de los días, las semanas, los meses, los años, el verse la cara todos los días, pasar tanto tiempo juntos que ni siquiera hay tiempo para echarse de menos, va pasando factura.

Durante el tercer año la media de relaciones sexuales desciende a las 1,9 por semana y a partir de ese tercer año la frecuencia sexual de las parejas disminuye drásticamente hasta un irrriosorio 1,1 encuentro semanal. Los tres años simbolizan un hito en la relación, ya que a partir de ese momento el enamoramiento decida plegar alas y se esfuma. Si el amor es sólido, la pareja se consolida, si es un amor de garrafón las parejas experimentan crisis y episodios turbulentos en su relación. Algunas se van al traste y para las que sobreviven, la frecuencia sexual comienza a decaer. El deseo disminuya, al menos uno de los miembros siente deseos de acostarse con otra persona, y la pasión se ahoga entre broncas maritales, facturas y el monstruo de la rutina, a veces intolerable.

Personalmente las cifras se me antojan demasiado escasas, aunque se rumorea que la explicación tiene toda la lógica del mundo. El matrimonio en si no es un factor que afecte negativamente al deseo, lo que sí constituye un elemento decisorio es la convivencia. Cuando no convivimos, las ganas de verse son constantes. Recuerdo cuando yo andaba enamorada por primea y última vez y juro que lo único que quería era estar pegadita a él las 24 horas del día, su compañía siempre me sabia a demasiado poco. Le echaba de menos incluso antes de que se marchara y a todas horas ansiaba que los demás desaparecieran y que nos quedáramos solos para colarme entre sus piernas y dormir pegada a él para toda la vida. Pero cuando los deseos se hacen realidad y realmente tienes que ver, por narices, al otro todos los días, ayy amigos, las cosas cambian. Vaya si cambian.

Como reza el viejo chiste: “¿Por qué el soltero/la soltera está siempre delgad@ y el casado gordo/ la casada gorda? Porque el soltero/la soltera al llegar a casa, abre la nevera y dice: “Siempre lo mismo” y se va a la cama. Mientras que el casado/ la casada , se va a la cama y dice: “Siempre lo mismo”. Y abre la nevera”.

Factores del deseo sexual

La fantasía es el motor principal del deseo sexual. No hay nada mejor para alimentar la libido que fantasear, cuanto más mejor. Nada aviva más el fuero interno que la conquista de pensamientos eróticos. Hasta aquí todo claro, pero otra cosa muy distita y más difícil es mantenerlo en el tiempo. Para eso no basta con quererse, hay que desearse para salvar la monotonía. Sin pasión el amor acaba desvaneciéndose o convirtiéndose en algo que a algunos puede valer como sucedáneo. Amistad, compañía, pero nunca amor. Al menos no del bueno.

¿Y si no hay ganas?

Para muchos casados es una verdadera hazaña echar un polvo con su pareja debido a un porrón de historias: los hijos que no le dejan a uno tiempo para nada, los respectivos trabajos, las rendijas del amor que la pareja se profesa, la falta de tiempo y de tranquilidad, las reyertas maritales…Pfffff, como para agobiarse y que el deseo se esfume pensaréis algunos. Puede ser pero no entiendo que a uno se le extingan definitivamente las ganas de hacer el amor con la persona a la que quiere. El sexo no es una obligación y que me encierren si algún día digo lo contrarioQue un día estoy cansada y no me apetece, vale. Que otro día no le viene en gana a él, pues bien también. Pero cuando la renuncia al sexo es sistemáticamente, cuando las faltas de ganas son constantes, tenemos un problema querid@s. Y de los gordos.

Tanto la vida de soltero como la de casado tienen sus grandezas y sus miserias. Ya lo dijo otro listo, esta vez fue Petronio hace más años que Matusalén. Te puedes casar o quedarte soltero, pero te arrepentirás de las dos cosasEspero que no tenga razón.

¡A follar a follar que el mundo se va a acabar!

El sexo adelgaza, está claro

Querid@s,

Pongámonos un poco físicos hoy.

Las mujeres hacen/hacemos lo imposible por conseguir que parezca que los años no pasen. También los hombres, claro está, pero hoy vengo a hablaros del caso particular de las féminas. Las chicas, y más en estos días pre estivales, nos hacemos con lo último en cremas rejuvenecedoras y tratamientos carísimos, nos apuntamos a extenuantes clases de spinning y nos pasamos a la comida sosa y sin gracia para mantener la línea. Para mí, tonterías. ¿Qué pasa si os digo que existe una manera divertida y placentera de perder peso? Pues existe, porque la mejor manera de deshacerse de los michelines y rejuvenecer se puede conseguir sin moverte de la cama?

La operación bikini ha comenzado y con unas simples sesiones de sexo podemos conseguir quitarnos esos kilitos que nos sobran, solos o en compañía. Con un orgasmo podemos perder hasta 127 calorías, 500 si se practica en la ducha y más de 60 si nos abandonamos a un beso apasionado. Hacer el amor adelgaza, oigan. El sexo consigue acelerar los latidos del corazón, dilata los vasos sanguíneos de las zonas genitales, acelera la respiración y provoca un sinfín de contracciones beneficiosas para la salud. Al fin y al cabo practicando sexo conseguimos lo mismo que con cualquier ejercicio físico.

El órgano que nos mantiene en línea; el clítoris

El clítoris es el único órgano del cuerpo femenino cuya finalidad es producir placer; unas 8.000 terminaciones nerviosas que conectan toda una red de terminaciones nerviosas. ¡Guau! Más impresionante todavía es que el 75% de las mujeres necesiten estimularlo para alcanzar el orgasmo y que sean más propensas ‘‘a llegar’’ solas que en pareja. Visto lo visto no podemos dejar que se nos escapen los orgasmos. Es por eso que la diseñadora y cofundadora de la ya conocida por vosotros Bijoux Indiscrets, Elsa Viegas, desarrolló Twenty One, el diamante vibrador dedicado exclusivamente al placer femenino. Con solo pulsar un botón, Twenty One os pone en bandeja el orgasmo ideal y todos sus beneficios.

 

¿No es una preciosidad? Toda una joya.

Un diamante para ella

Ademas de correros gloriosamente esta joya orgásmica permite dulces sueños, repara el tejido corporal y nos hace parecer más jueves. Es el secreto de la eterna juventud, bueno eterna tampoco, no nos engañemos, pero si alarga la vida uno cuantas primaveras. Con cada orgasmo el apetito se modera y se siente una euforia inmediata gracias a la liberación de las saludables endorfinas. Además el diamante es perfecto para conseguir el aumento de Immunoglobulin A e impulsar nuestro sistema inmune. Perder peso y conseguir una vida saludable nunca fue tan fácil. Basta con saber disfrutar de los “pequeños” placeres de la vida”.

Ya lo decía yo, follar adelgaza. Y bailar también.

A follar a follar que el mundo se va a a acabar.

Librería de Orgasmos Reales: así suena un orgasmo femenino de verdad

Querid@s,

Atended. 30 personas escuchan dos orgasmos. ¿Cuál es el real y cuál es el fingido?

El 22,5% de las mujeres españolas no llega al orgasmo nunca o casi nunca durante las relaciones sexuales y muchas se sienten tan presionadas para alcanzarlo (y alcanzarlo del modo en que sus parejas masculinas están esperando) que el 52% acaban por fingirlo de vez en cuando, y el 11,8% siempre, algo de lo que, por supuesto, el 84% de los hombres no son conscientes. ¿Por qué? Aquí hay  algunos por qués. Según Ana Lombardía, Sexologa y Terapeuta de Sex Academy Hay muchas personas con dificultades para llegar al orgasmo en pareja. Muchas de estas personas lo consiguen con facilidad masturbándose a solas pero, cuando están en la cama con sus parejas, no lo consiguen. Aunque es frecuente escuchar esto en boca de mujeres también hay muchos hombres a los que les sucede.” De ahí que “La gran mayoría de las mujeres ha fingido un orgasmo en uno u otro momento de su vida. A veces llega un momento en que estas mujeres se cansan de simular su placer y quieren empezar a disfrutar de verdad.

“Un estudio de Bijoux Indiscrets descubrió la influencia de la ficción en la manera en la que los españoles practicamos sexo y creó la Librería de Orgasmos.”

Bijoux Indiscrets, juguetería sexual a nivel mundial, realizó un estudio donde descubrió que durante el orgasmo, los gritos, gemidos y jadeos, se han convertido en un código propio de comunicación durante el sexo. ‘Ficción vs Realidad en el sexo‘, el primer estudio sexual de España que nos descubre que un 65% de los españoles tiene una visión ficcionada del sexo, ya sea por las películas pornográficas o por las películas románticas.

Además del orgásmico vídeo Bijoux Indiscrets lanzó hace unos meses la Librería de Orgasmos Reales, un lugar que ya ha recibido mas de 1.700.000 visitas y donde las mujeres tienen la posibilidad de subir sus orgasmos grabándolos y compartiendo de forma anónima el sonido de su orgasmo real para iniciar una conversación que permita romper los tabúes sobre la sexualidad femenina.

ANÁLISIS DE RESULTADOS

El proyecto cuenta ya con 750 orgasmos reales que proceden de 51 países diferentes, incluidos algunos conocidos por su cultura represora de la sexualidad femenina como India, China, Arabia Saudí o Pakistán y otros más liberados como Corea del Sur o los países occidentales. De hecho, España, Estados Unidos, Alemania, México y Colombia son las cinco nacionalidades que más han contribuido con sus orgasmos, mientras que Estados Unidos, Alemania, China, España y México han sido sus principales “consumidores“.

El país más activo ha sido España. Los orgasmos reales se han escuchado más de 2,4 millones de veces y han sido compartidos en redes sociales en 4.900 ocasiones. Entre los orgasmos más escuchados se encuentran los titulados “MY TIME IS FOR ME“, “ÉCLAIR” o “PLEASE, DO IT“, que han sido escuchados más de 30.000 veces cada uno. Podéis escucharlos en la biblioteca de orgasmos de Bijoux Indiscrets. Las grabaciones, que eran acompañadas de pequeñas descripciones para dar contexto a nuestro estudio sobre la realidad del sexo, han permitido a Bijoux conocer las preferencias de mujeres de todo el mundo respecto a zonas erógenas, lugares preferidos para practicar relaciones o para masturbarse, e incluso sensaciones y estados de ánimo que provoca un orgasmo. Gracias a un programa llamado Data Art, el sonido de cada orgasmo se convierte en imagen única e irrepetible que puede descargarse, haciendo de cada orgasmo una obras de arte.

Bijoux Indiscrets

“La mayoría de los orgasmos de la librería se alcanzaron en soledad (42%).”

De los orgasmos subidos el 74% de los orgasmos se alcanzaron con la estimulación del clítoris, el 27% con el punto G, el 19% con senos o pechos y un 4% jugando con las piernas. ¿Cómo? Utilizando las manos, 22%, un vibrador, 20% o mediante la penetración, 15%. La mayoría de los orgasmos de la librería se alcanzaron en soledad (42%) pero también hubo parejas (18%) y algunos tríos (1,1%). El 13% se grabaron en la cama, un 4,4% en el sofá, el 1,5% en el suelo o 1,1% en la cocina, así hasta alcanzar una larga lista de lugares que incluye el trabajo (1,9%) o un coche (1,2%). Éxtasis (32%), estremecedor (12%) o impulsividad (9,3%) son los principales conceptos que se asociaron a la práctica del sexo en nuestra plataforma.

Más de 700 mujeres de todo el mundo se han atrevido a grabar y hacer público su orgasmo real. ¿Os atrevéis a dar voz a la diversidad del placer femenino? Sube tu orgasmo aquí mismo y que se corra la voz.

A follar a follar que el mundo se va a acabar.

What happens in Vegas stays in Vegas

Querid@s,

Así da la bienvenida al visitante la urbe del pecado fabricada a base de cemento, luces de neón, casinos, barras de striptease y sueños en la que diversión y dinero son los únicos dioses a los que adorar. Las Vegas literalmente parece de cartón piedra cuando uno la pisa por primera vez y la contempla de lejos mientras se aproxima a su locura. Precisamente por la sin city me dejé caer el pasado fin de semana. Yo y otros tantos miles de turistas, pues Las Vegas es el destino vacacional escogido para lunas de miel, escapadas románticas y cómo no, para las consagradas parrandas en las que parece que el lema sea que el mundo se va a acabar mañana y hay que tirar la casa por la ventana.

Todo parece posible en la ciudad del pecado. Salvo matar

El ritual es casi siempre el mismo aunque cada uno vaya a lo suyo; hoy toca desfasar y mañana tocará recuperarse como buenamente se pueda con la esperanza de que los pasos propios le guíen a uno de nuevo a otro puerto en el que pecar. La mayoría de los que se acercan hasta las Vegas lo hacen casi siempre con el fin de desinhibirse (algunos ya vienen desinhibidos) y luego aquí no ha pasado nada. What happens in Vegas stays in Vegas, ya se sabe. Rendición y pecado, eso es Las Vegas. La lujuria, la primera de ellas. La soberbia del cliente que a golpe de tarjeta puede comprar todo lo que se le antoje. La envidia de carnes prietas y cuerpos que rezuman juventud. La pereza del mirón que delega su placer en los juegos sexuales de otros. La avaricia del que quiere beberse la noche y fundirse hasta el último gramo de cocaína. La gula saciando adicciones en cualquier parte. La ira de aquel para el que la rendición a estos pecados es solo un sueño inalcanzable.

Un paseo por el Strip

En la calle más transitada de Las Vegas, The Strip, se suceden letreros de neón de hoteles-casinos y barras de striptease que invitan tanto a hombre como a mujeres a disfrutar del espectáculo. Abundan fiestas maratonianas que no defraudan donde se sirven botellas de fino champagne cuyos precios pueden sacarle a uno los ojos de sus órbitas y casinos con opciones de juego que pueden arruinarte o convertirte en millonario en solo una noche. ¿Alguien da más?

En Las Vegas, y no solo en el Strip, todo es una aventura fascinante en busca de ese sueño americano que uno ya no sabe ni en qué consiste. Al menos yo ya no lo sé. La ciudad del pecado es un tótem, un homenaje a los días de las juergas de drogas, sexo y alcohol sine díe y sin duda simboliza el exceso más o menos legalizado. Neones luminosos que anuncian burdeles y barras de striptease. Una ciudad paradójica en la que a pesar de vender sexo continuamente, la prostitución es ilegal.

La ciudad es un paraíso para el hedonista. También para empedernidos ludópatas, juerguistas, puteros, putas o millonarios a los que les sobre el dinero y deciden desprenderse de un buen fajo de billetes lanzándolos para histeria colectiva del resto de los mortales a la piscina de la pool party del club Encore, por ejemplo, mientras pincha David Guetta.

¿Qué pasa realmente en Las Vegas?

Quizá tendría más sentido plantearse la pregunta de otro modo. ¿Qué no pasa en Las Vegas? Que le pregunten al staff de los hoteles que han visto desfilar todo tipo de personajes y sido testigos oculares de las situaciones más inverosímiles. Los empleados hablan de tener que enfrentarse en sus tareas cotidianas de limpieza a preservativos usados, vómitos, jeringuillas, suites literalmente arrasadas y todo tipo de basura que abandonan huéspedes insensatos y desconsiderados. Seguramente colocados con cocaína o alguna novedosa sustancia psicotrópica. Otros empleados comentan cómo la gente practica sexo en público, en medio de la sala de juegos de algún casino o en las piscinas de los hoteles.

Bajo esa imagen de glamour y diversión que ofrece Las Vegas a primera vista, que no te engañen. La ciudad oculta, y no precisamente en sus profundidades, una realidad oscura y camuflada que ríete tú de la edulcorada trilogía de “Resacón en Las Vegas”. En el submundo de la ciudad siguen abundando excelsas orgías amenizadas a base de drogas de diseño, esclavismo sexual y campamentos subterráneos de mendigos. Estos son otros mundos, pero no olvidemos que también están en Las Vegas.

¿Qué queréis que os diga? Sí vi excesos, muchos y de todo tipo. Vi cómo un americano que celebraba su cumpelaños se fundía 50,000 dólares en una enorme botella de Don Perignon. Contemplé bajarse de una limusina a un caballero acompañado de al menos 7 escorts. Admiré con envidia un par de bellezas mulatas contoneándose completamente desnudas y tapadas únicamente por cubre pezones dorados que aceptaban ser retratadas junto al turista por el módico precio de 5 dólares. Me escandalicé al ver como un joven masturbaba a una joven en una piscina atestada de gente. Pero del mismo modo observé parejas tomando una copa tranquilamente, grupos de amigas paseando por el Strip y familias disfrutando de un picnic de domingo en el Red Rock Canyon. Un padre de familia afirmaba con rotundidad que Si nos olvidamos del Strip, Las Vegas es una ciudad maravillosa y tranquila. Aquí he criado a mis hijos.  

Las Vegas es un microcosmos único en el que convive lo más indeseable y florido de Estados Unidos, y parte del extranjero Y en ese espectro de la sociedad se entremezcla todo lo demás. Para bien o para mal Las Vegas es única y sería una pena que te perdieras el libertinaje de sus noches y el exceso en todas sus versiones posibles. Si tienes tiempo (y dinero) pasea por las calles de la ciudad con más pecadores por kilómetros cuadrados de América y que sea lo que Dios Quiera. Y respira tranquil@, la ciudad sabrá guardar tu secreto.

A follar a follar que el mundo se va a acabar.