Entradas etiquetadas como ‘hablar de sexo con pareja’

Comunicación en la cama: lecciones básicas del idioma que se aprende sin ropa

La sincronización entre las sábanas va mucho más allá de llegar al orgasmo al mismo tiempo. Es aprender a leer e interpretar lo que quiere la otra persona.

Y ponerlo en práctica, por supuesto, haciendo de los dedos, lengua o genitales las herramientas de escritura sobre el tapiz de la piel para probar que hemos entendido su lenguaje.

SavageXFenty

Aunque llegar a entenderlo a la perfección es un proceso de traducción por el que podemos perdernos al principio.

No se nos enseña a atender a las necesidades sexuales de otra persona. Y tampoco a prestarles atención.

Conocemos las propias gracias a las terminaciones nerviosas que nos indican que la visión de esa lengua enroscada en nuestro pezón nos excita.

Pero conocer cómo afectan nuestros intentos de dar placer es un ejercicio no ya de empatía -ponernos en el lugar de cómo podemos tocar o acariciar-, sino también de escucha activa y, sobre todo, de memorizar.

Se puede esperar al momento de acción. Aprovechar la cercanía de una oreja para susurrar al oído un sugerente “Quiero que me hagas esto”.

Pero también exprimirlo y usarlo como juego hablándolo en otro momento. Se puede convertir en una conversación subida de tono por WhatsApp o en directo.

Expresarnos de forma sincera recordando qué nos ha gustado más de lo que han puesto en práctica sobre el cuerpo es un estímulo positivo ideal para potenciar esa memoria.

De la misma manera que un “Sí”, “Sigue”, “Más rápido” o “Despacio”, esas las palabras comodín que sirven de ayuda, pero también de aliciente.

Los sonidos, gemidos y miradas son grandes indicativos de los que dar rienda suelta cuando llega el momento de disfrutarse.

Incluso no encontrando las palabras es fácil interpretar cuando la respiración se acelera o el cuerpo comienza a arquearse.

La forma no expresada de decir “Vas por el buen camino”.

Personalmente, encuentro excitante por partida doble cuando te cogen la mano -o la parte del cuerpo que sea- y te indican cómo hacerlo a su gusto.

En ese movimiento silencioso (cargado del morbo de saber que lo que hagas a continuación siguiendo sus indicaciones, va a ser acierto asegurado) es tan instructivo como estimulante.

Ya que cada uno tiene unos gustos distintos, podemos mostrarlos guiando, indicando o incluso mostrando cómo hacerlo.

Doy fe de que ver una masturbación en vivo y en directo es la manera más efectiva de que se quede grabada la lección en la retina.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).