BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Entradas etiquetadas como ‘el tamaño importa’

El tamaño del pene, ¿importa o no?

Autor invitado: Guillermo Reyes

Esta pregunta ha martillado la cabeza de los hombres desde siempre. La respuesta más popular es que si no tienes un pene grande no podrás satisfacer a una mujer. Pero, ¿qué tan cierto es eso? Vamos a saber la respuesta de la mano de una prostituta profesional.

Blithe Velour es (como ella misma se califica) una prostituta profesional además de sadomasoquista. En su profesión afirma haber tenido sexo con tantos hombres que ha visto todas las formas de pene habidas y por haber. Después de haber probado desde penes pequeños hasta enormes, curvos, flacos y cabezones ella llega a una conclusión: mientras que un pene logre mantener una erección, el tamaño y la forma no importan. Asegura que no hay un tamaño ideal y que la razón por la que los hombres están obsesionados por tener un pene grande tiene como trasfondo la pornografía en la que los actores porno lucen miembros bastante más grandes que el promedio. Pero se trata de eso, una industria que se vende por su imagen.

La microfalosomía o micro pene ya es un punto aparte, esta patología se refiere a los penes que miden menos de 7 centímetros erectos. Para estos casos se recomienda la asistencia profesional. Aunque existen hombres que aseguran que con ejercicios Jelqing como los de “Maestro del Pene han conseguido aumentar la extensión del miembro. En otros casos se ha precisado una intervención quirúrgica o faloplastia.

Siguiendo con la entrevista a Blithe Velour , otra cosa que dejó clara es que por más grande que sea un pene no garantiza que la mujer vaya a tener un orgasmo. Colocó en una balanza un pene grande en un lado y en el otro un amante audaz, que no depende ni confía únicamente en su miembro para producir placer en su pareja. La balanza se inclina del lado del amante audaz, pues según explica, durante el sexo, el hombre debe saber leer el cuerpo de una mujer e interpretar sus señales para saber qué le gusta y a dónde dar más placer.

Si un hombre depende sólo de su pene fracasará como amante, pues con frecuencia la mujer necesita más que la penetración para llegar al orgasmo. Blithe recomienda usar todo lo que encienda la llama y aporte placer; las manos, la lengua y los juguetes sexuales encabezan la lista de los mejores complementos para garantizar un clímax femenino. Para finalizar, Blithe Velour reveló qué tan cierto es que las mujeres hablan entre ellas del tamaño del pene en sus encuentros sexuales. Aunque a los hombres nos gusta llenarnos la boca sobre qué tan grande la podemos tener, las mujeres evalúan la experiencia sexual en conjunto. Lo que más valoran es el rendimiento de un hombre, cuánto tiempo dura en la cama, y con muy poca frecuencia sobre el tamaño de su pene.

En su entrevista afirmó que las mujeres no se preocupan tanto por cuánto le mide el pene a un hombre, que no hay un tamaño ideal para provocar un orgasmo femenino y que lo que más aprecian es que un hombre sepa interpretar las señales de placer de su cuerpo. Así que hombres, tomad nota y no nos preocupemos tanto por el tamaño sino por saber usar todas las “herramientas” para hacer explotar de placer a una mujer.

Y como dice Pepita, que follen mucho y mejor.

Más posts de Guillermo Reyes en www.maestrodelpene69.com

El pequeño libro de los grandes penes

Querid@s,

En mis investigaciones sexuales trasteaba hace no mucho en un sex shop de Nueva York. De soslayo reparé en un libro de bolsillo que me tentaba desde la distancia. Sería el título, sería la suntuosa-acaso sinuosa- fotografía, sería el color rosa palo de su soberbia portada. Sea lo que fuere me acerqué hasta ese libro que me estaba llamando ya hacía un buen rato. Me topé con esta joya bibliográfica. Y me vine arriba, como lucen sus protagonistas de armas tomar. Llevaba por título El pequeño libro de los grandes penes.

portada

Una vez adquirí mi ejemplar me dispuse a retirar el envoltorio, cuando endiabladamente sonriente descubrí que los calzoncillos del modelo iban con el plástico. Entonces vi en esa pequeña gran portada el que es el pene del hombre considerado como el ‘mejor dotado’ del momento: 27,94 centímetros. Toma jeroma pastillas de goma. Esta es una edición penial (la biblia fálica, lo llaman algunos atrevidos a los que nos les falta razón), una suerte de manual-galería-museo ideal para transportarlo en el bolso y otear entre sus páginas penes de infarto como quien no quiere la cosa mientra….¿hace que se dedica a otros menesteres de mayor envergadura? No lo creo.

The Little Book of Big Penis está disponible en tres idiomas: inglés, francés y alemán. Pero, ¿a quién le importa que no esté disponible en nuestro idioma?

penistime

 

«Estimados señores –comienza la carta de nuestro corresponsal imaginario–: El problema no estriba en que no aprecie el Big Penis Book, sino quizá en que lo aprecio demasiado. Ahora, cuando salgo de casa sin él, me siento inquieto, y los largos viajes de negocios son simplemente una tortura. ¿No sería posible publicar una versión de dimensiones más reducidas pero llena a rebosar de hombres con genitales de generosísimas proporciones, un libro que no forme un bulto sospechoso en mi equipaje de mano? Y ya puestos, ¿no podrían editarlo en un formato asequible, visto que ando tan escaso de fondos como de imaginación para crear hipotéticas cartas al editor.»

Dicho y hecho. Así surge la versión menuda y de bolsillo del Libro de los Penes Grandes. También sacaron a la venta una edición en 3D. Eso sí, ésta es una versión más costosa, pero vale los casi 40 dólares que cuesta. Pasen y vean. Vean. Les pongo el enlace para que lo vean con sus propios ojos y juzguen por ustedes mismos si lo que en sus paginas se exhibe falta a la verdad.

The Little Book of Big Penis reúne a más de 150 modelos excepcionalmente bien dotados de entre las décadas de 1940 y 1990 e incluye fotografías de Bob Mizer, de AMG; David Hurles, de Old Reliable; Rip Colt, de Colt Studio; Craig Calvin Anderson, de Sierra Domino; Hal Roth, de Filmco; Jim Jaeger, de Third World Studios; Falcon Studios; Mike Arlen, Fred Bisonnes, Carlos Quiroz y Charles Hovland en una edición que no llega a diez dólares. También enseñan polla modelos como Ronald Sprague o David Pattmore y estrellas del porno de la talla de Rocco Rizolli o John Holmes y su mítico pene de 35 centímetros. Las imágenes han sido tomadas en su mayoría, de revistas descatalogadas de los años 70, colecciones privadas o archivos históricos. Todos los hombres que aparecen en este libro tienen una cosa en común: sus pollas miden 20 o más centímetros de longitud.

Page_po_little_book_of_big_penis_05_1202141445_id_500579

No es este el primero de la serie de insólitos y extraordinarios ejemplares de la siempre controvertida editorial Taschn, a las órdenes de Dian Hanson, pues otrora vieron la  luz “The Big Penis Book 3D”, “The Big Book of Legs”, “The Big Book of Pussy”, “The Big Butt Book”, “The Big Book of Breasts 3D“. En sus paginas, más ilustradas que repletas de texto que no vendría a ilustrarnos mejor lo que haya que ilustrar, no les quedará otra que abandonarse a la belleza de primerísimos planos de las partes pudientas, impúdicas y privadas más grandes y apetecibles del planeta Tierra.

Este deleite para los sentidos hecho libro no hace sino confirmar lo evidente. A pesar de eso que muchos afirman con rotundidad y gesto tajante de que el tamaño no importa, a Dios gracias para unos, y desafortunadamente para otros, la que vivimos ahora es una época en la que se rinde veneración por las pollas grandes. Cuanto más grandes mejor.

Desde este rincón del mundo brindo por todas ellas.

P.D. Si alguno dispone de un cachivache de semejantes proporciones, que me avise. Se lo ruego.

Que follen mucho y mejor.

¿El tamaño (del pene) importa?

Querid@s,

A colación de aquel post sobre los 10 mejores trucos (infalibles) para saber cuánto le mide sin preguntar descaradamente, me veo en la difícil tesitura y en la obligación moral de decirles algo. El tamaño no importa. Estoy bromeando, claro que sí que importa. Además también les importa a la mayoría de los hombres, de lo contrario no les afectaría tantísimo el asunto, no se pondrían hechos unos basiliscos al escuchar comentarios al respecto, ni se pondrían unos cuantos centímetros extra a la hora de alardear de su colita.

La cuestión del tamaño del pene ha sido objeto de debate desde los albores de la humanidad. Para aquellos que defienden a capa y espada lo que habita en el interior de su bragueta ninguneando la importancia de una buena talla de verga, tengo malas noticias. Un estudio concluye que las mujeres prefieren a los hombres con un gran falo. ¿Y qué estudio es ese? Pues el estudio empírico que extraigo yo tras conversar con sinceridad con las mujeres que conozco y con mis amig@s. Antes de continuar, lo que deberíamos plantearnos es ¿para qué importa? Pues simple y llanamente para dar a ese hombre o esa mujer mayor placer, bien vía anal, vaginal o a la hora de introducírsela en la boca.

Personalmente, me gustan grandes, me gusta sentirlas dentro, que sean consistentes y que me llenen. La misma presión que les gusta a ustedes caballeros sentir en el pene cuando penetran una vagina, un ano o una boca – esa que les hace cerrar los ojos y correrse- es la misma que nos gusta sentir a l@s demás mientras la tenemos dentro.

Algunas cifras

A priori, unos datos empíricos desenvainados a partir de estudios realizados por Universidades de renombre, que sé que les gusta mucho. La longitud media de un pene erecto es de 13,12 centímetros, según un estudio llevado a cabo por un equipo de investigadores del King’s College de Londres y de la Maudsley NHS Foundation Trust. Este estudio recoge además que la longitud media de un pene flácido es de 9,16 cm. Los estudios demuestran igualmente que un pene flácido que mide menos de 7’5 cm aumenta su tamaño aproximadamente un 260% en estado de erección, mientras que uno mejor dotado sólo crece un 165%. Ya hablaremos de estas distintas tipologías de penes en otra ocasión, que hoy la cosa no da para tanto. Por tanto, ríanse ustedes señoras y señores ante aquel que con una seguridad insultante se pasean en cueros presumiendo de misil. Perro ladrador poco mordedor.

Otros estudios empíricos arrojan datos ciertamente reveladores que vienen a re confirmar lo que ya todos ciertamente sabemos desde que el mundo es mundo. Como imaginaban, el tamaño del pene erecto varía sustancialmente de una raza a otra. Y sí, como pensaban, los negros son los que la tienen más grande y musculosa. Y sus testículos son los más lustrosos. Tienen el pack completo.

Groso modo, las dimensiones del falo erecto son las siguientes según las distintas etnias planetarias:

  • Orientales: entre 10 y 14 cm de largo y 3 cm de grosor.
  • Caucásicos: entre 14 y 15’2 cm y 3’8 de grosor.
  • Negros: entre 16 y 20 cm de largo y 5 cm de grosor.

España se encuentra dentro de la media, con un tamaño de 13,85 cm. Los mejor dotados son los habitantes del Congo, con una media de 17,93 cm. En las antípodas de las dimensiones fálicas están los indios, con una media de 10,24 cm. Angelitos.

Resulta que una nueva investigación realizada por biólogos australianos -además de la mía propia- confirma que, en efecto, las mujeres se sienten atraídas por hombres con penes grandes.  «Los biólogos creen que antes de que los seres humanos modernos, el Homo sapiens, lleváramos ropa, las mujeres utilizaron el tamaño del pene como un factor en la elección del mejor compañero posible para la reproducción, pero pocos datos se han añadido para apoyar esta hipótesis», afirma Michael Jennions, uno de los autores de la investigación. Para corroborar si en nuestros tiempos ocurriría lo mismo, los investigadores mostraron a 105 mujeres jóvenes 50 siluetas varoniles con penes de distintos tamaños y anatomías. No había duda, las participantes preferían algo que las dejara con la boca abierta. ¿Caballo grande ande o no ande?

¿Para que nos vamos y les vamos a engañar? Cuanto más grande, mejor. De nuevo, dentro de los limites de cada ano, boca o vagina. Si no cabe, no cabe.

Claro que el tamaño no lo es todo, ni siquiera es lo más importante. Nadie ha dicho lo contrario, así que no pongan en mi boca palabras que no he pronunciado. Nadie cuestiona la potencia y el rendimiento sexuales ni el dominio de las artes amatorias de cada uno, independientemente de las dimensiones del miembro viril. Pero importa.

Y quien se pica ajos come, de toda la vida.

Que follen mucho y mejor.