Entradas etiquetadas como ‘edad’

“A los 50 lo que quieres es dormir”

Firma invitada M.C.M.E. para El blog de Lilih Blue

“Cuando nos enamoramos, queremos compartir todo con esa persona: nuestros sentimientos, intelecto y apetencias sexuales giran a su alrededor. Nos las prometemos felices y nos lanzamos a una vida en pareja, mediante contrato o sin él. La duración del enamoramiento es limitada: “no es bueno estar en la nube todo el rato” nos aseguran los expertos en química cerebral. Pero el amor permanece y nos aventuramos en una etapa criando hijos, que llenarán nuestras noches y días.

GTRES

Nuestra vida como pareja se puede ver reforzada o debilitada, porque nuestra prioridad son esos pequeñines a los que hay que cuidar. Vamos sumando aniversarios mientras los hijos crecen. Tal vez ya ni los celebres, o te regale, después de olvidarse los últimos años, un jersey horroroso y le dices que muy bonito, (pobre, que ya que se acordó).

Con el paso del tiempo cimentamos la soñada vida común, acumulando experiencias gratificantes y agravios. Las discusiones pueden ser un “más de lo mismo”, porque, nuestra memoria, no permite que nos olvidemos de antiguos rencores, que saldrán una y otra vez, cuando surja un desencuentro.

Nos volvemos tan previsibles, que es fácil dejarnos llevar por la rutina. Es posible que un silencio denso, insoportable, esté multiplicando la distancia, a una escala cósmica, del espacio que separa las butacas en las que sentados, veis alguna pantalla. Y pasan lustros, décadas, y te ves en la mitad de tu vida, con el tiempo lleno de ocupaciones.

¿Y el tiempo para el sexo? Las amistades te dicen: “A los cincuenta lo que quieres es dormir, o prefieres leer un libro antes que ponerte al tema, o tienes más ganas que tu pareja, que ya casi ni te mira“. Igual estáis instalados en la falsa calma de los que llevan tiempo juntos y apenas comparten sus inquietudes y mucho menos sus ilusiones, y ya ni siquiera discuten porque les parece un esfuerzo inútil, y el sexo esporádico.

Como dice la canción de Luz Casal: “Y no me importa nada, nada…escucho tus bobadas acerca del amor y del deseo… Que rías o que sueñes, que digas o que hagas… Por mucho que me empeñe… Que vengas o que vayas…”

La pareja necesita tiempo para compartir ideas, afecto y el deseo sexual, porque si no, su vida puede resumirse en un compartir piso, con derecho a roce o no. Buscar tiempo para los dos, para hablar de lo que pensáis y sentís. Poner en común para mejorar. Elegir actividades para disfrutar juntos. Planificar un viaje. Revisar todo lo que se puede cambiar. Olvidar lo que no permita avanzar. Organizar una cena o comida romántica de vez en cuando. Hacer todo aquello que os impulse a seguir adelante juntos, porque creáis que merece la pena.”

El sexo no importa a partir de los 50, según el Tribunal Supremo de Portugal

Una vida sexual limitada a los 50 años. Eso es a lo que pueden aspirar las mujeres en Portugal, según se desprende de la sentencia que acaba de emitir el Tribunal Supremo del país vecino. La resolución de la que hablo, que ha dejado ojiplática a gran parte de la sociedad lusa y, afortunadamente, ha despertado todo tipo de críticas, se refiere al caso de una mujer que fue operada a esa edad de una cirugía vaginal por un problema de glándulas y que, por un error médico, quedó imposibilitada para mantener relaciones sexuales.

GTRES

GTRES

Dolor crónico agudo e incontinencia urinaria completan el cuadro, pero total, la tipa ya tuvo dos hijos, que es al fin y al cabo el fin último del sexo, y a esa edad ya no folla ni Dios y, si lo hacen, es poco y mal, así que, ¿qué más da? Ironías aparte, es algo parecido a lo que les ha debido de pasar por la cabeza a los jueces de este tribunal, que tienen entre 56 y 64 años, en vista de su veredicto. En este, deciden rebajar la indemnización atribuida a la señora en más de 60 mil euros, con el argumento de que “en la fecha de la operación ya tenía 50 años y dos hijos, es decir, una edad en la que la sexualidad no tiene la importancia que asume en edades más jóvenes”. De esta manera, el precio de la vida sexual de esta mujer ha quedado fijado en 111.000 euros. No importa cuantas veces lo lea, sigo sin dar crédito. Y luego dicen que hemos avanzado…

Yo no sé cómo son las personas con las que se relacionan esos jueces, pero puedo asegurar que muchos hombres y mujeres que conozco tienen vidas sexuales más plenas y satisfactorias a los 50 que a los 20, libres ya de complejos, prejuicios y comeduras de tarro varias. Así opina también la Asociación Portuguesa de Mujeres Juristas (APMJ), que ha reaccionado indignada al veredicto y ha recordado que “la edad potencia el pleno goce” de la sexualidad. Así, exigen que se revise la sentencia, a la que consideran inconstitucional por ir “en contra de los derechos sexuales y reproductivos, que son derechos fundamentales personales, protegidos y tutelados por la Constitución de la república y por el Derecho Internacional de los Derechos Humanos”. La asociación cree que ni la edad ni la maternidad impiden el ejercicio de tal derecho y que “la práctica sexual no se agota ni se reconduce de modo exclusivo a la procreación”.

Que a estas alturas haya que dejar claro este tipo de cosas, que haya siquiera que debatirlo, es tan indignante como desalentador. A la pobre mujer le han jodido la vida, pero no sé quién me da más pena, si ella o los que han emitido la sentencia.